Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 27
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Marea letal' - El gran tiburón blanco

    En 1975, Steven Spielberg estrenó su famosa película ‘Tiburón’. Desde entonces, el mundo del cine no ha hecho otra cosa más que intentar repetir el éxito del rey Midas de Hollywood, cosa que no suele salir muy bien para dichos films: ‘Deep Blue Sea’, ‘Open Water’, ‘Muerte en las profundidades’, ‘Tiburón: 3D’ o incluso las secuelas de la cinta original del director (que estrenó en el pasado mes de enero ‘Lincoln’), que fueron rodadas por director menores.

    El amante de los océanos, John Stockwell, como ya demostró con ‘Al filo de las olas’ e ‘Inmersión letal’, vuelve a sumergirse una vez más en las profundidades marinas con ‘Marea letal’. Si en la primera cinta trató el tema del surf, en la segunda los tesoros marinos, en esta última le ha llegado el turno al otro gran tema que se plasma en los films plasmados en los océanos: los tiburones.

    ‘Marea letal’ cuenta la historia de una pareja (Halle Berry y Olivier Martínez) que trabaja estudiando a los tiburones. En una de sus salidas tienen un percance donde muere un amigo devorado por un escualo. Esto les afecta emocionalmente y deciden separarse. Al año, ella se encuentra sin dinero y a punto de perder su barco, aparece su marido con una suculenta oferta de un millonario, que quiere nadar con tiburones, fuera de las jaulas habituales. A pesar de las reticencias iniciales, acabará accediendo por la necesidad económica.

    A historias simples, personajes clichés. Eso debieron pensar los guionistas al establecer unos personajes poco trabajados con unos estereotipos preestablecidos y que no aportan prácticamente nada a la trama. Y es que la película carece de gran interés. Tan sólo la salva su lado técnico: su lado documental, los tipos de planos, los movimientos de la cámara, la iluminación y las imágenes de los tiburones, que apenas necesitaron recurrir a la magia del croma. La historia tiene poco donde rascar, por lo que las casi dos horas de metraje se hacen interminables y más para un desarrollo cuyo desenlace es altamente previsible.

    Halle Berry se pone el traje de buceo para demostrar su talento dramático dentro y fuera del agua. Pero lamentablemente la oscarizada actriz luce mejor fuera de agua que dentro de ella. Es verdad que con el status que tiene, puede permitirse experimentos como éste, pero la fama es también como un gran tiburón blanco. Si no mantienes la cabeza bien fuera del agua, puede acabar mordiéndote el caché.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook