Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 22
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'No' - La campaña que derrocó a Pinochet

    En 1988, Chile seguía gobernada por Augusto Pinochet, desde que en 1973 diera un golpe de estado contra el gobierno democrático de Salvador Allende. La presión internacional en aquellos años finales de los años 80 obligó a convocar un plebiscito para que los chilenos eligieran entre seguir siendo gobernados por Pinochet o bien para iniciar un tiempo de cambio, obligando a que el dictador se retirase paulatinamente con el fin de democratizar el país.

    Si en 2011 George Clooney contaba en ‘Los idus de Marzo’ los entramados de una campaña política siguiendo a Gosling como director de comunicaciones, Pablo Larraín deja de lado el thriller para plantar cara, incluso con tintes cómicos, a la dictadura de Pinochet. Para ello presenta a Gael García Bernal como ejecutivo de publicidad, que es contratado por los líderes de la oposición para que lleve la campaña del NO, que acabará derrocando al dictador, donde ello deberá agudizar su ingenio y darle un enfoque novedoso a la campaña y hacerla atractiva. El director, que tras sus películas 'Tony Manero' y 'Santiago 73, Post Mortem', cierra así una trilogía sobre la dictadura chilena. 

    La película es que en el fondo cuenta la historia del enfrentamiento entre dos creativos de publicidad, que además trabajan en la misma agencia, siendo el creativo de la campaña a favor del sí a Pinochet el jefe del creativo de la campaña a favor del no a Pinochet. Por tanto no deja de ser una lucha entre las antiguas formas y las nuevas, entre el maestro y el discípulo.Los partidos que forman la coalición de izquierdas usan en cierta forma las técnicas de marketing de las sociedades capitalistas y liberales para estudiar a su público objetivo, sus necesidades y deseos, con el fin de preparar un producto que se venda, es decir, que se vote. En ciertos aspectos, esta película es muy recomendable que sea vista por gente a la que le interese el marketing y la publicidad. 

    A pesar de la oposición del régimen chileno y los pocos recursos que tenían los partidarios del no, éstos fueron capaces de diseñar una campaña televisiva muy innovadora para aprovechar los escasos 15 minutos diarios que tenían en la franja nocturna de la televisión. El éxito de la campaña ayudó a que Chile tomara otro rumbo político a partir de entonces. Esta película es la historia de esa campaña, de cómo surgió y de quién la ideó para que los opositores a Pinochet pudieran ganar en contra de todos los pronósticos. 

    Basada en la obra de Antonio Skármeta, 'El plebiscito', y tras dos años de investigaciones y entrevistas, se fue fraguando un atractivo guión, donde el filme toma su tono y color, siendo el principal atractivo el montaje. Gael García Bernal se pone en la piel de René Saavedra, un cínico y exiliado ejecutivo publicitario al que no le importa la política, sólo quiere vender bien sus productos. Un protagonista alejado del compromiso político para intentar dar una visión más amplia que la sesgada que podría ofrecer alguien de determinado por el sector político, ofreciendo una visión menos moralizante de lo que suelen ser este tipo de películas. 

    Es innegable el parecido entre ‘No’ y ‘Argo’. Las comparaciones son odiosas. Son las dos caras de la misma monedas, dos maneras diferentes de contar un conflicto político. 'Argo' opta por una estética ochentera, donde Ben Affleck deja claro su preferencia por lo estético, no crea unos personajes que parezcan reales, el único personaje trabajado es el protagonista. Pero consigue una película fácil de digerir y entretenida. En cambio, 'No', es una clase de historia. La película de Pablo Larraín opta por una estética que permite que las imágenes reales no desentonen con el metraje. Durante las dos horas que dura, no hay un momento en el que el espectador piense que está viendo una película. Esa estética consigue que el mensaje le llegue más fácilmente y no lo saque de la magia del film. 

    Finalmente decir que la nominación de esta cinta al Oscar a la mejor película extranjera en 2013 está totalmente justificada. Aunque ‘Amour’, de Michael Haneke, tiene todas las papeletas a priori para llevarse ese Oscar, pero quizás la campaña del NO vuelva a dar el campanazo, esta vez, en otro tipo de votaciones.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook