Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 18
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Noé' - A su imagen y semejanza

     Plagas, castigos, pruebas a vida o muerte y, como en el caso de Noé, diluvios universales. Esas era el pan nuestro de cada día del Dios del Antiguo Testamento. Una deidad vengativa y cruel con aquellos a los que creó a su imagen y semejanza. Todo lo contrario de la figura divina y redentora que se nos muestra en el Nuevo Testamento tras el advenimiento de Jesucristo, su hijo reencarnado.

    El director de 'Cisne Negro', Darren Aronofsky, ofrece una meticulosa, elaborada y costosa interpretación del archiconocido episodio de Noé. Desde su cándida infancia hasta su estado de abuelo y patriarca de una estirpe elegida por Yahveh y bendecida por una lluvia que no por anunciada deja de tener su devastadora y apocalíptica congruencia narrativa en la historia del Arca más famosa del mundo, tras la que buscó y encontró Indiana Jones.

    Noé viene dispuesta a arrasar, con un reparto lleno de estrellas, efectos visuales a raudales y una historia que nunca nos cansamos de ver, especialmente en estas fechas de Semana Santa, por la mezcla de curiosidad y morbo que crean las historias bíblicas. Sin embargo, la película no ofrece nada de lo que promete.

    Pesada en ocasiones, en mayor medida por la cerca de dos hora y media de metraje, ofrece demasiada información y propuestas como para dejarse arrastrar, sin más, por las imágenes. Tanta caída en desgracia, tanto nombrar  a Dios, la evocación de ángeles caídos, de elecciones dolorosas, tanto sacrificio, renuncia y culpa acaban saturando al espectador que no sabe si dejarse llevar por el mero espectáculo o si debe tomar partido por algún personaje.

    El reparto cumple, aunque en ocasiones alcanzando la mediocridad. Russel Crowe ('El hombre de acero') y Jennifer Connelly coinciden de 13 años después de 'Una mente maravillosa', por la que ella ganó el Oscar. Parece que el 13 sí les ha dado mala suerte, aunque realmente es el bochornoso guión lo que empaña las interpretaciones de estos dos grandes actores. Otro duo repetidor son Logan Lerman y Emma Watson que vuelven a verse tras 'Las ventajas de ser un marginado'. El primero apenas sobrevive al diluvio, siendo Watson la única que logra aportar algo de humanidad y credibilidad a su personaje y a la película entera. Algo que admirar teniendo en cuenta la presencia de Sir Anthony Hopkins ('Hitchcock') como el hombre más longevo del mundo pero que apenas sale en el filme.

    Dejando de lado los diferentes prejuicios e ideas preconcebidas queda disfrutar del puro espectáculo visual y de la repesca de personajes arqueológicos, pero cuesta obviar que todo ello no deja de ser un estéril ejercicio de estilo más forzado que bien resuelto, más ruidoso que sutil. Hay un exceso de efectos visuales y un notorio déficit en la construcción de los personajes y los distintos conflictos que van más allá de lo previsible. Cumple a la perfección como gran espectáculo, pero a poco atento que se esté, la obra sabe a poco y deja un indigesto regusto a comida basura que llena sin alimentar y empacha pero sin satisfacer.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook