Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 18
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Ocho apellidos vascos' - Gazpacho a la vasca

    Que somos un país de contrastes, no se nos escapa a ninguno. Sumergidos en el tópico regional antediluviano, vivimos con los clichés grabados a fuego en nuestra piel y, sin saberlo, en nuestro subconsciente. Por ello, se agradece que de vez en cuando corran vientos frescos contra nuestro estancamiento mental, y nos recuerden que una de las virtudes de los tópicos, es su facilidad para resultar satirizados y ahogados en la ironía.

    Así nace 'Ocho apellidos vascos', la nueva película de Emilio Martínez-Lázaro ('El otro lado de la cama') que se ha convertido en el mejor estreno español en taquilla tras 'Lo Imposible'.

    Con la complicidad de un comediante puro como es Dani Rovira, la sensualidad de la bella Clara Lago ('La cara oculta'), y el manejo de la pantalla de dos inminencias como Carmen Machi ('Pájaros de papel') y Karra Elejalde ('También la lluvia'), 'Ocho apellidos vascos' permite aliviar tensiones sobre nosotros mismos, dando la libertad de disfrutar de una película que pretende ser la catarsis de los pensamientos más retrógrados de nuestra sociedad. Y aunque su desarrollo decaiga en un último tercio trazado de manera gruesa y convencional, su arranque es tan soberbio, que bien merece una oportunidad, pues estamos ante una clara muestra del buen momento de forma del cine español, que cada vez derriba más barreras que parecían arraigadas en las raíces de nuestro cine.

    Habrá quien se sienta ofendido, y habrá quien considere que estamos hablando de una película basura. Pero este filme no es más que un intento por borrar los fantasmas de la intransigencia y el conservadurismo moral, además de un seguro de carcajada durante la poco más de hora y media de metraje. Un canto a la autoparodia nacional y a saber reírse de nosotros mismos, da igual seas un andaluz gracioso, un madrileño chulo, un vasco cabezota, un canario aplatanado o un catalán agarrado.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook