Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 22
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Tierra prometida' - El demonio del gas natural

    Hace poco, el Parlamento de Cantabria prohibió una técnica denominada fractura hidráulica (fracking), que posibilita aumentar la extracción de gases y petróleo del subsuelo. En otras Comunidades Autónomas como Castilla y León ya se están planteando medidas similares, mientras que algunas formaciones políticas han solicitado su prohibición a nivel nacional debido al gran peligro medioambiental que la práctica de esta técnica acarrea.

    En ‘Tierra prometida’ una empresa llamada Global Crosspower Solutions está dispuesta a todo con tal de conseguir que los habitantes de McKinley, un pueblo de Pennsylvania, les vendan sus tierras para poder extraer gas natural. Steve Butler (Matt Damon), un comercial de la empresa, empieza a tomar conciencia de los oscuros manejos de Global y se replantea su posicionamiento entre los intereses de sus empleadores y los habitantes. 

    La cinta es la tercera obra escrita por el propio Damon tras ‘El indomable Will Hunting’ y ‘Gerry’. Es también su tercera colaboración con el director Gus Van Sant, que también dirigió los dos filmes anteriormente citados. El mismo director de la oscarizada ‘Mi nombre es Harvey Milk’ afirma que “si alguien quiere sobrevivir en el seno de la industria cinematográfica, tiene que aprender a tragarse el orgullo de vez en cuando”. Por ese motivo, cada vez que se estrena una película dirigida por él, uno ya no sabe qué esperar, si es el último grito en el séptimo arte o si se trata de una muesca más en la filmografía del director. Esta vez deja de lado los problemas de la juventud y distintas cuestiones sociales (‘Elephant’, ‘Descubriendo a Forrester’) para presentarnos el problema del fracking en una película que bien podría haber realizado cualquier artista anónimo. 

    La tierra en medio del negocio y el pueblo, esa es la definición de una presión social y económica extrapolable a nivel mundial, representada por Van Sant en una tierra prometida en la que profundizar sobre la actualidad y la comparación con otras generaciones que han vivido por siempre del campo, el paso de los años es el cambio del país y el gas natural el elemento principal elegido para la ocasión. El objetivo es tratar de enseñar los movimientos de las multinacionales, y como el valor de los acres en vidas tranquilas y humildes puede incrementarse con esas promesas de ganancias para todos. 

    Todo es una ilusión, incluso para el protagonista. La película no es ni mucho menos un entramado de conflictos y beneficios en planes de empresarios y profesionales de la economía. Es un filme sencillo que deja grandes sensaciones sin buscar hacer el suficiente ruido, tratándose de una película medianamente inteligente, y en ocasiones graciosa, que posee un mensaje global y un final propio del director.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook