Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 27
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Una bala en la cabeza' - El retorno de Sly

    Este año está siendo el del retorno del viejo cine de acción. Por un lado, 'El último desafio', significó el regreso del hijo pródigo del género, el Gobernator Schwarzenegger, luego del descansó que se tomó para creerse el nuevo Ronald Reagan. Con 'Un buen día para morir', mostraba otra vez su camiseta sucia y desgarrada el inefable John McClane. Y con 'Una bala en la cabeza' (Bullet To The Head), Stallone prueba suerte con un proyecto original, luego de robar exitosamente en estos últimos años con sus probados 'Rocky', 'Rambo', y su apilada de viejas glorias de geriátrico 'Los Mercenarios'. Desafortunadamente, en este menú de tres platos, solamente el entretenido ''western'' dirigido por el coreano Kim Ji Woon, entregó un producto bueno.

    En 'Una Bala en la Cabeza', Stallone es Jimmy Bobo, un sicario que ha sido contratado para acabar con un tipo, pero nada más acabar su trabajo, su compañero es asesinado y él se salva de correr la misma suerte. En ese momento, se unirá a un policía que como él, también busca venganza. Juntos irán desenmarañando la telarañana de esa gente que le ha traicionado en su trabajo, subiendo poco a poco escalones de poder, y usando la fuerza siempre que sea necesario, y cuando no también.

    El título es claro y conciso. Quien vaya a ver 'Una Bala en la Cabeza' sabe lo que va a ver, y no va a ser una simple bala en la cabeza, si no que serán muchas: Brutales palizas y tiros incesantes. Pero la tónica habitual de la exageración, la autoparodia que ha estado presente en películas como 'Los Mercenarios' o 'El Último Desafío', aquí desaparece por completo. El director, Walter Hill opta por filmar la violencia de una forma más real, mucho más ruda. Incluso en su épico enfrentamiento final, entre un Jason Momoa (Khal Drogo en 'Juego de Tronos'), que desfila como si de un gorila se tratase, pero aún así, siendo capaz de aportar el carisma suficiente a un villano que está a la altura y un destrozado Stallone, con dos hachas enormes, acaba resultado bastante creíble más allá del chiste inicial.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook