Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 09
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ‘Efectos Secundarios’ – Farmacothriller

    Ver una película de Steven Soderbergh es arriesgarte a que lo que vayas a ver te acabe gustando (‘Ocean Eleven’, ‘Traffic’), o bien acabes decepcionado (‘Solaris’,’Indomable). El director es muy irregular respecto a los filmes que ha ido haciendo. En ‘Efectos secundarios’, vuelve a tropezar, dejándose llevar por los tópicos con escenas en las que pretende que el espectador entre en una tensión que no logra, debido a que, o bien se adelante al suceso y está fuera de contexto, o bien te es indiferente. 

    Últimamente no ha estado a la altura (‘Magic Mike’, ‘Haywire’, ‘Contagio’) e intenta sorprender con este thriller médico que empieza con Emily (Rooney Mara), una chica que tras salir su marido de la cárcel empieza a acarrear una depresión de la que no ve salida alguna, que finalizará con un intento fallido de suicidio. Ya en el hospital, el doctor Jonathan Banks (Jude Law) será el encargado de tratarla a base de medicamentos para lograr su mejora. Emily empieza a realizar acciones involuntarias a partir de un nuevo fármaco que se le es administrado, lo que desembocará en trágicas consecuencias. 

    Soderbergh destruye su propio trabajo tras un comienzo y desarrollo magnífico, atrevido por contenido y fuerza narrativa, pero lo arruina todo al realizar un giro argumental innecesario. Y si a eso le sumamos una pésima interpretación de Rooney Mara (que cuesta creer que fue es la misma actriz que la versión estadounidense de 'Milenium'), y que no aprovecha a alguien de la talla de Catherine Zeta Jones, que queda relegada a un segundo plano como ya sucedió en 'La Trama'. 

    Una lástima. Pudo ser algo más que un simple culebrón de mediodía. El director hace una magistral incursión en el mundo de la parafarmacia al realizar un excelente análisis del mundo que se esconde tras las pastillas que toman los pacientes. Recrea muy detalladamente la cadena que hay desde las grandes empresas que tienen acciones en bolsa, pasando por representantes de las corporaciones, quienes se ponen en contacto con los doctores o médicos para que éstos últimos acaben suministrando las pastillas a los pacientes. Una escala piramidal en la que no se escatima en mostrar los contratos multimillonarios que pactan empresa y doctor para administrar fármacos que no se sabe qué efectos pueden producir en un ser humano, siendo los pacientes en ocasiones meros conejillos de indias. 

    Una sociedad enferma es capaz de inventar cosas, vender su alma por una pastilla que le otorgue una falsa e inhibida felicidad. Soderbergh no se olvida de la sociedad en la que vivimos: delitos por uso de información privilegiada, jugadas maestras para lograr una recompensa económica, homicidios premeditados, hipocresía corporativa y la carnaza habitual mediática cuando la sangre corre delante de los televisores… ‘Efectos secundarios’ es un filme visible e impecable en los recovecos de la oscuridad de la felicidad de una sociedad depresiva pasa por lograr el soma del Siglo XXI. El mundo feliz y perfecto que forma la sociedad del éxito es puesto a prueba por los efectos secundarios que muestra el cineasta. El abandono, la soledad y, finalmente, la frustración y la perdición. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook