Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 13
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Robocop - Renace la leyenda metálica

    A pocos se les escapará que el Detroit de hoy día se parece bastante al que vaticinó desde la ficción Paul Verhoeven en Robocop(1987): una urbe obsoleta, en bancarrota, es también nido de violencia y crimen; la privatización de los servicios públicos, en concreto la seguridad, va camino de ser una realidad; mientras que la propaganda campa a sus anchas en los medios de comunicación. Del mismo modo, la tecnología ha avanzado de tal manera que los trasplantes biomecánicos ya no son una quimera. Por tanto, ¿qué sentido tiene y de qué manera puede actualizarse ese clásico cinematográfico de la ciencia-ficción? Una pregunta a la que Jose Padilha, ‘Tropa de élite’, ha sabido responder en este remake del clásico de los 80, con una idéntica visión irónica que la que gastaba Verhoeven en plena era Reagan.

    Vivimos en una época en donde a Hollywood se le han terminado las ideas y por ese motivo comienzan a tocar clásicos que no debían ser tocados, y muchas veces el resultado final es muy malo, por lo que nos suscita la siguiente pregunta: ¿Son necesario los remakes?, ¿merece la pena esta nueva película de Robocop?

    Padilha es completamente consciente de que resulta imposible superar la película del cineasta holandés, realiza un remake decente con un matiz diferente: su Robocop se aleja del cariz apocalíptico y redentor de los 80 y plantea una cinta más humanista y melodramática, y muestra entre otras cosas, el proceso por el cual Alex Murphy (Joel Kinnaman, 'El invitado') se transforma en Robocop y, por tanto, se recrea en las escenas de laboratorio, aquellas que precisamente no vimos en la película original, y las que plantean uno de los grandes dilemas del relato: ¿cuánto puede haber de humano en un cyborg?

    En un mundo en el que el debate sobre la carrera armamentística, los drones y la mecanización de los ejércitos sigue latenta, el mensaje anti-capitalista que ya tenía la original vuelve rotundamente pero adquiere nuevas dimensiones. El nuevo RoboCop no solo consta en fichar a la delincuencia organizada, sino también al poder de las grandes corporaciones y la política militar estadounidense  y entra a formar parte del club de películas de ciencia ficción que revelan un futuro próximo como ya sucediera en ‘Elysium’.

    Contra muchas de las voces que se han alzado para destrozar la película antes siquiera de ser exhibida, hay que decir que puede que RoboCop sea uno de los remakes más justificados de los últimos tiempos. Han pasado suficientes primaveras para que salga una nueva visión más acorde a los tiempos actuales. Para ser un remake la cinta puede ser disfrutar tanto por los que vieron la versión ochentera como por las nuevas generaciones que no lo hicieron.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook