Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 10
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Chollos
    internet
    compra
    colectiva
    descuentos
    ofertas

    '300: El origen de un imperio' - Flota hundida

     

    No sé si hace ocho años éramos más listos y guapos, pero lo que sí tengo claro es que éramos más inocentes y costaba menos sorprendernos. Quizás por eso, o porque realmente había algo de cine detrás, la espectacular '300' firmada por Zack Snyder nos pilló a muchos desprevenidos y nos descubrió la relación de amor, o mejor dicho, pasión que se podía dar entre el séptimo arte y el universo del cómic. La historia que proponía el original de Frank Miller podría haber quedado como otra película agarrrada con fuerza y tesón a la épica más trascendental pero, afortunadamente, se decidió por arrodillarse ante el tributo salvaje, desproporcionado y de apabullante factura visual. Comandada por un Gerard Butler desaparecido en combate después de su batalla en las Termópilas, '300' se convirtió en éxito mundial y continúa siendo una película que, de alguna manera, marcó a una generación que asistió con la boca abierta a un espectáculo repleto de sangre, vísceras y discursos motivadores. Además, el trabajo de Snyder continúa vigente y su discurso visual no ha envejecido demasiado, por lo que las razones para regresar a ese universo parecen, más o menos, justificadas. Y así llegamos hasta este '300: El origen de un imperio'. Pero ya no cuela. 

    Y no lo hace porque es el mismo chiste, las mismas maneras, los mismos trucos, las mismas estrategias, la misma película pero con mucha menos gracia. Alguien, en algún despacho de Hollywood, decidió que era una buena idea hacer de '300' un hundir la flota con sobredosis de testosterona. El resto, sencillo. Snyder anda ocupado destrozando la saga de Superman, así que le toca hacer de productor y a otra cosa. Cogemos a Noam Murro, un director tan respetado en el mundo de la publicidad como desconocido en el de cine y que invente lo justo. Cambiamos a Butler por Sullivan Stapleton, otro (semi)desconocido al que intentar convertir en superestrella del cine de acción. Y, por último, para que no se diga que esto es precuela o secuela, narramos (es un decir) una historia paralela a la que se nos contó hace casi una década. Fórmula exacta, resultados en taquilla asegurados. Y nada más. Menos mal que, en la única buena decisión dentro de un proyecto inconsistente en todos sus frentes, se coló la maravillosa Eva Green. Decir que es lo mejor de la película es caer en la obviedad. 

    Porque, lo demás, ya lo habíamos visto. Sí, es espectacular visualmente. Tanto como '300'. Sí, tiene grandes escenas de acción. Tantas como '300'. Es entretenida. Bastante menos que '300'. La reiteración absurda, un director imitando a otro director, sin aportar nada nuevo, sin salirse del margen impuesto por la productora, auténtica jefa de todo esto, intérpretes de andar por casa, personajes sin alma, figuras de acción con diálogos que son, casi, parodias. Y, lo peor, la sensación de que esto no quedará aquí, sino que, '300: El origen de un imperio', no es más que la primera de muchas secuelas que están por venir. Expandir el universo de Miller, dicen. Exprimir la gallina de los huevos de oro, digo. Terminarán ganando ellos, claro, pero que no esperen un cómplice. Aquí uno que se baja del barco. En cámara lenta, eso sí.  

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook