Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 04
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante

    'Bajo la misma estrella' - Buenas noticias

     

     

    No se deben confundir los prejuicios con las alertas. Ni los temores con las advertencias. Si hacemos un repaso rápido a las últimas películas 'basadas en el aclamado best seller juvenil' de turno, el único deseo que se crea es el de salir corriendo en dirección contraria. Y no es culpa del crítico intenso y hambriento de poesía que no es capaz de comulgar con nada que no sea un tratado reflexivo que casi, casi, cambien la historia del cine, no, responde a la acumulación de trabajos nefastos que han infectado nuestra cartelera en la última década sin piedad y con ansiedad de acumular dinero, no prestigio. Más allá de los fanáticos, la nada, el desierto, el interés cero por parte de una industria de contentar a aquellos que no han pasado de la página de diez de novelas que, aseguran sus devotos, son mucho mejores que sus adaptaciones cinematográficas. Sólo faltaba. La cuestión es que la fórmula funciona a las mil maravillas y la maquinaria no deja de funcionar. 'Bajo la misma estrella', el salto a la gran pantalla del libro escrito por John Green, es el último ejemplo. O, mejor dicho, la última excepción. 

     
    A pesar de no poder evitar algún momento de sonrojo ajeno (la visita a la casa de Ana Frank), la película dirigida con buen pulso por Josh Boone, responsable de la interesante, aunque algo convencional, 'Un invierno en la playa', cumple con su objetivo de manera efectiva y eficiente, elevándose por encima de la media y aportando un drama que, a pesar de su punto de partida, esquiva en la mayor parte de su metraje el exceso lacrimógeno. Protagonizada por dos adolescentes enfermos de cáncer que descubren el amor por primera vez, 'Bajo la misma estrella' consigue aplacar los inevitables prejuicios para convertirse en una notable historia de amor y lágrimas, muchas lágrimas, repleta de encanto y optimismo, diálogos inteligentes y romanticismo que, al fin, no termina provocando indigestión ni sobredosis de azúcar. Ayuda, y mucho, la interpretación de Shailene Woodley, que ya nos conquistó en 'Los Descendientes' y que recupera aquí su naturalidad más desarmante. Comprometida, delicada, maravillosa en los momentos más íntimos del relato, Woodley lleva la película a un nivel de honestidad y verdad que, a la postre, termina siendo clave. 
     
    A estas alturas, 'Bajo la misma estrella', cuenta con un público asegurado y parece complicado que sean muchos más los que se acerquen a una propuesta lastrada por las grandes decepciones que ha cometido el género en los últimos tiempos. Y es una lástima, porque estamos antes una película más centrada en mostrar las ganas de vivir en la tempestad, el primer beso por encima de las camas de hospital y el optimismo en medio del terror, Un trabajo que emociona hasta la lágrima pero que también provoca la sonrisa cómplice, despierta la ternura de esa ansiedad por ser querido por primera vez, más allá de las limitaciones y las zancadillas que pueda poner la vida. Una demostración de que el buen drama adolescente no tiene porque caer en la autocomplacencia y la cursilería, que puede ser cien por cien comercial y, al mismo tiempo, tener la capacidad de llegar hasta aquellos que no hemos leído ni una sola de las páginas de su origen literario. Sirva como ejemplo una de sus frases, 'No puedes elegir si van a hacerte daño en este mundo, pero sí eliges quién te lo hace', tan sencilla como profunda, para entender el valor de una película pequeña que esconde mucho más de lo que aparenta en su interior. O, quizás, todo lo contrario a lo que aparenta. En ambos casos, buenas noticias. 
     
     
     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook