Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 30
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Drive' - La sonrisa del escorpión

    Es una de esas noches donde las luces de neón parecen las únicas encargadas de iluminar las esquinas. Semáforos que se ponen en rojo para que, por los pasos de cebra, no crucen más que los fantasmas solitarios que ahogan la ciudad, en búsqueda constante de algo sin nombre, tiempo, ni lugar. Las sombras se confunden en la oscuridad. El silencio solamente se ve roto por el tick tack del reloj de un conductor que espera que se cumplan los cinco minutos de rigor. En su mirada, tensa, se vislumbra la seguridad de quien no tiene nada que perder, del héroe solitario que no necesita más que su mondadientes y su chupa de cuero con un escorpión situado en la espalda, metáfora de su aspecto duro e inquebrantable. No se altera, piensa, decide y actúa. No da explicaciones, solo argumenta con ligeros gestos cada uno de sus pasos.  Nunca conocemos su nombre, le vemos llegar y marcharse en su coche sin conocer su pasado ni, finalmente, su futuro. La inmensidad de una carretera en la noche, donde no puedes ver el destino ni un horizonte, se hace patente en los ojos de este guerrero pasivo, de este tipo que no parece tener miedo a nada más allá de la pérdida de lo más querido.

    Sus palabras, justas, y sus movimientos, gélidos hasta el momento de las explosiones de rabia y violencia, están interpretados de manera magistral por un inmenso Ryan Gosling, una de las jévenes promesa más contundentes surgida en el cine americano en los últimos años. Él es la película, el motor, de ‘Drive’, thriller situado más allá de la alabanza, en ese punto donde los films pasan a convertirse en culto y referente. Repleta de influencias y guiños vintage y rodeada de una ambientación puramente ochentera, en el mejor sentido de la etiqueta, con un trabajo soberbio de fotografía por parte de Newton Thomas Sigel y una banda sonora impecable, con el mejor uso de canciones vista en una película en mucho tiempo, este retrato de la soledad y conversión del tipo duro en héroe romántico, demuestra tener mucho cine dentro. Una historia que podría haber caído en la monotonía o el salvajismo gratuito pero que, de la mano de su director, Nicolas Winding Refn, encuentra la poesía más absoluta en sus modélicas escenas de acción, deslumbrantes piezas de orfebrería en las que la sangre y la lírica, la sencillez y la épica, convierten a algo que nos han contado muchas veces, la venganza, en un ejercicio de belleza cautivadora.

    A los numerosos logros de ‘Drive’ se debe sumar su colección de secundarios memorables, empezando por la encantadora Carey Mulligan y terminando por un Albert Brooks merecedor de todos los aplausos posibles, piezas que terminan de conformar una película trepidante en su tranquilidad, arrebatadora desde su excelso prólogo hasta el antológico desenlace. Dura, contundente y con el aroma que desprende el gran cine, no nos encontramos solamente ante el  mejor thriller de 2011, sino frente a una de las mejores películas de los últimos años. Ese coche gastado seguirá recorriendo las calles mientras en su radio suena a todo volumen la maravillosa canción de College que reza: ‘Un verdadero ser humano y un héroe real’.  Y el escorpión amarillo, desde su asiento, esbozará una media sonrisa. La del triunfo que te convierte en clásico.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook