Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 09
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Nebraska' - Un Quijote apellidado Grant

     

     

    Alexander Payne es un tipo tan especial que parece una persona completamente normal. A su cine, una vez asentado el estilo adquirido a partir de 'Entre copas', una de esas películas que marcan, para bien o para mal, una carrera, le ocurre lo mismo. Todo parece tan extraño, absurdo, delicado y emotivo que se nos olvida, con demasiada facilidad, que muy pocos cineastas nos están hablando de la vida de una manera tan completa como Payne. Completa y compleja, pese a la sencillez de un discurso que, película a película, se va depurando hasta alcanzar, con esta magnífica 'Nebraska', su punto álgido. Tras las puestas de sol hawaianas de 'Los descendientes', probablemente su trabajo más completo, en conjunto, hasta la fecha, llegan los atardeceres grises, los karaokes perdidos, las calles vacías de pueblos que parecen sostenidos en el aire mientras las agujas del reloj de este mundo, maldito y bendito mundo, siguen avanzando.
     
     
     
    La sinopsis nos empuja a contextualizarlo todo en Estados Unidos, pero el desarrollo de la historia, los latidos de una trama que avanza con la naturalidad de las grandes cosas, no engañan. El maravilloso acabado formal, presidido por un blanco y negro que es pura nostalgia, nos muestra unos escenarios que no son, ni más ni muchísimo menos, que estados de ánimo. Una casa abandonada que es pura infancia feliz trastocada por el fantasma de la muerte, los recuerdos que, cuando la memoria falta, se agarran para no desaparecer y corren el riesgo de convertirse en (pesados) fantasmas, los periódicos que siguen abrazados a la imprenta, a las ganas de contar cosas extraordinarias que le ocurran a personas cotidianas. El lugar soñado por un Payne que rueda saboreando cada instante, caminando con paso firme hasta un desenlace de esos que justifican todo un viaje. Todo un trayecto que, además, cuenta con alguno de los mejores momentos (esa inolvidable escena en el cementerio) y personajes que han poblado su carrera. Empezando por Woody Grant.
     
    Woody, el bueno de Woody, tiene el rostro de Bruce, el gigante de Bruce. De apellido Dern, de gesto inmenso, de figura imponente, capaz de dotar a su personaje de toda la humanidad que quepa en una interpretación. Su rostro, repleto de heridas invisibles que se van descubriendo, es el de la dignidad, el de la melancolía, el de la honestidad. Porque 'Nebraska', por encima de todas las etiquetas y adjetivos que se le puedan adjudicar, es una película honesta, que no tiene tiempo, ni interés, para efectismos y giros lacrimógenos. Si te emocionas viéndola es, simplemente, porque has entrado en la propuesta de un director que consigue hablar de las cosas más importantes con los mínimos elementos. Nosotros, los espectadores, recibimos una lección de vida otorgada con sabiduría y experiencia, como si nos la ofreciera uno de esos profesores que no se olvidan. Al final, en la retina, queda la figura de un Quijote y su Sancho Panza (fantástico Will Forte), luchando contra molinos de viento. De aquellos que mueven los campos de trigo en los que Woody, con una gorra de campeón, se siente el más fuerte, el más respetado. Y a uno le entran ganas de creer en la justicia poética. O, al menos, en los versos en el cine. Esos que firman personas tan normales que parecen especiales. Y viceversa. 
     
     
     
     
     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook