Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 17
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cómo acabar con tu jefe - Hacerse mayor


    El género de la comedia se encuentra en un punto, cuanto menos, singular. Las múltiples caras que siempre diversificaban el humor se han ido encontrando y complementando hasta dar con películas en las que lo soez y vulgar se complementaba con el drama más sutil y la madurez de un mensaje que veía la luz tras años en los que solamente el ojo atento podía captarlo. De 'Algo pasa con Mary' de los Farrelly a 'Vírgen a los 40', primera gran muestra de renovación de la comedia, no solamente hay años de diferencia, sino amplitud de miras, películas y películas que separaban una joya de otra. Ambas ejemplo de la comedia más redonda, tan parecidas y tan diferentes. 'Supersalidos', 'Lío embarazoso' y, en general, todos los trabajos facturados por la productora Apatow terminaron por asentar el género en la situación en la que, actualmente, se encuentra. Ahora un crítico aplaude sin miramientos y, a veces con devoción, comedias donde el ‘caca,culo,pedo,pis’ se da la mano con el discurso más adulto posible. Se ha perdido en el camino el lado transgresor del gag pero se ha ganado el riesgo de dar forma a un discurso adulto en el que la platea pueda verse reflejado. Uno puede reírse, sí, pero al rato puede plantearse como actuaría si se encontrara en esa misma situación. Lástima que esta entrada en el mundo adulto de un género que se dirigía inevitablemente al sector más juvenil empiece a mostrar signos de reiteración.

    Porque, para que engañarnos, ‘Cómo acabar con tu jefe’ es un refrito de películas que ya hemos visto.  Con un trío protagonista sacado directamente de, la ya saga, ‘Resacón en las Vegas, la nueva película de Seth Gordon no disimula, aunque lo pretende, sus influencias, las mismas que lastran un trabajo, por otra parte, entretenido y disfrutable. El problema básico que podemos encontrar es el temido “lo que pudo ser y no es”, porque el punto de partida, tres trabajadores tan hartos de sus jefes que se plantean asesinarlos, es atractivo. Básico pero tan lleno de posibilidades humorísticas que duele comprobar cómo la media sonrisa se convierte en carcajada tres veces contadas, pese al esfuerzo de sus protagonistas, liderados por un Jason Bateman cada vez más presente en la cartelera y que aporta al género algo cada vez más común, la contención frente a la exageración como vehículo para hacer reír. Del otro lado, el de los repulsivos mandamases, tenemos a Colin Farrell, Kevin Spacey y Jennifer Aniston, cuyos personajes e interpretaciones se convierten, de largo, en lo mejor de la película, en especial esta última, una actriz cómica a la que se debería reivindicar con mayor ímpetu.

    Lástima que todo aquello que se apunta en el genuino prólogo se diluya hasta caer en la repetición de esquemas y maneras narrativas. ‘Cómo acabar con tu jefe’ habría funcionado mucho mejor si se hubiera estrenado hace diez años pero, ahora, en tiempos donde la genialidad en la comedia se encuentra cada vez más escondida, el film de Gordon supone un simple y llano entretenimiento tan fácil de ver como de olvidar. Tal vez el camino del género se encuentre en manos del sector femenino, como demuestra ‘La boda de mi mejor amiga’, el ejemplo más redondo  de lo que llevamos de año. O, a lo mejor, los espectadores nos hemos relajado y, a estas alturas, tras tantas comedias con discursos sobre el paso del tiempo, la amistad, la madurez y el hacerse mayor, nos lo pasamos mejor recordando una boda que una resaca.Es lo que tiene hacerse mayor.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook