Blog 
Para no callar
RSS - Blog de Anselmo Gracia Molina

El autor

Blog Para no callar - Anselmo Gracia Molina

Anselmo Gracia Molina

Catedrático de Universidad

Sobre este blog de Sociedad

Cuando la democracia es partitocracia, el Estado reino de taifas, se sospecha de la justicia, la Universidad se convierte en una burda copia de algo que quiso ser, y la excelencia ni está ni se la espera, déjenme que aproveche este resquicio de libertad PARA NO CALLAR.


Archivo

  • 29
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Enseñar Veterinaria

     

    En mi Facultad de Veterinaria no hace mucho la comisión académica reflexionó sobre algunos supuestos malos resultados académicos, y concluyó sugiriendo hacer más exámenes parciales, y además dio un “toque” al profesorado, y otro más de pasada a los alumnos.
     
    Lograr mejores índices de rendimiento académico no debería pasar por multiplicar el número de exámenes, ni por supuesto bajar el nivel de exigencia. La proliferación de exámenes se supone que pertenece a tiempos pasados. Si tenemos que volver a lo de antes es que no sabemos hacer otra cosa. ¿No habíamos quedado que los exámenes se dejan para fechas muy concretas, de manera que no interfieran con la asistencia a clases?.
     
    A lo mejor los alumnos tienen que estudiar demasiado en casa porque no vienen a todas las clases. También es posible que estemos mandando demasiados trabajos para casa.
    O también puede ocurrir que la calidad docente no es suficientemente buena, a pesar de las pizarras digitales, los power-point, los sistemas informáticos de control, los ordenadores y los laboratorios más o menos bien equipados, y a pesar también de la amplia experiencia que todos los profesores de esta casa ya tenemos.
     
    Para mí, el problema fundamental está en que el espíritu Bolonia que estamos aplicando es el que se aplicaría para una carrera de letras. En veterinaria el trabajo personal, en equipo, presencial o no presencial, ha de tener como principal protagonista ya sea al animal, al alimento o a la granja. Mientras el protagonista principal de la clase o del trabajo no presencial sea el ordenador, no estamos haciendo nada.
     
    Debe resultar muy difícil estudiar veterinaria sólo con imaginación. En nuestra hermosa carrera hay que mirar, tocar, sentir, saborear, oler, mancharse, ... Nuestro alumno debe estudiar no sólo en internet, o en la biblioteca; sus libros son sobre todo el animal, el alimento o la granja.. Si estos libros vivos, sensibles, no los ponemos a disposición del alumno, no va a mejorar su rendimiento.
     
    Sin los libros adecuados no se puede aprender lo que se pretende, y el espíritu Bolonia aplicado a veterinaria dice que nuestros libros más importantes están en la realidad viva que nos rodea. Podemos dar muchas vueltas al problema y tratar de eludir soluciones comprometedoras, pero entonces acabaremos haciéndonos trampas en el solitario, y generando más burocracia y frustración.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook