Blog 
Si las miradas hablaran
RSS - Blog de Dimas Gallardo

El autor

Blog Si las miradas hablaran - Dimas Gallardo

Dimas Gallardo

Desinquieto y soñador.

Sobre este blog de Sociedad

Una mezcla de crítica, siempre constructiva, y de arte. Una suerte de experimento postmoderno para situarnos en el mundo actual a través de la humanidad de la consciencia, si es que esto puede convivir en armonía en la misma frase.


Archivo

  • 13
    Febrero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Me creo clase media y no tengo ni dignidad.

    La televisión, la radio, internet. Vemos, escuchamos y leemos noticias sobre corrupción, estafas, malos tratos, violación de los derechos humanos, hambre, pobreza infaltil, malnutrición, paro, explotación laboral, suicidios, bullying, etc... Pero ¿como es que pasan de largo sin siquiera sentir una pizca de empatía en forma de rabia, tristeza, compasión, vergüenza o impotencia? ¿Cómo es que ni si quiera se cuestionan el modelo de sociedad en el que vivimos cuando sabemos que tenemos al enemigo en casa?¿Cómo es posible que vean a la gente pedir para comer como algo normal y aparten la mirada aguantando la respiración para tragarse la humillación que sentimos como personas humanas que somos, cuando sabemos que hay políticos y empresarios acaparando la riqueza que genera el grueso de la sociedad trabajadora y sufridora?

    Me creo clase media y no tengo ni dignidad.
    Hoy soy incapaz de tragarme la indignación que he sentido tras volver a ver en las noticias de la caja tonta nuevos casos de corrupción política que se suman a los ya abiertos en un partido que nos gobierna desde la transición, el PPSOE. Un partido tan salpicado de mierda, que ni la distancia salvada por la tv es capaz de evitar el mal olor que desprenden sus integrantes. La política en el estado español está muerta, igual que nuestro sentido comunitario y nuestro espíritu humano, grande y libre, ahora atado de pies y manos. Los políticos son una especie exótica que sólo vemos a través de los medios, como a los buitres y las hienas, merodeando allí donde hay algo bueno que sacar. Tienen un aura, un velo de misticismo, un esoterismo galáctico y un lenguaje traído de otros planetas, donde la burocracia ha conseguido infectar con su virus todos los rincones vírgenes y todas las almas libres de los seres que lo habitan. Y quieren traer ese sistema a nuestro planeta y quieren obligarnos a que nos guste, a pesar del inmenso sufrimiento que padecemos y que llevamos padeciendo desde que decidieron que así fuera.
    Música para doblegar a las fieras. Que llueva dinero en la tierra dijeron, pero que no les pertenezca, que bailen al son de nuestro monedero para perpetuar nuestros apellidos en el tiempo. Que vivan para trabajar, aunque les cueste su propia vida pues otro lo podrá remplazar, como se remplaza a un tornillo o una tuerca en una máquina inanimada. Que trabajen si quieren comer, si quieren dormir bajo techo, si quieren viajar, o disfrutar de su ocio. Que paguen por la vida y por la muerte, es la respuesta que necesitan a la estúpida pregunta de la vida, la que necesitan y no la real, pues la respuesta es tan obvia que no hace falta preguntar.

    ¿Para qué vivir? Todos nos lo hemos preguntado pero, ¿por qué tenemos que llegar a preguntarnos una cosa tan profunda, cargada de un gran connotación imperceptible a primera vista de vergüenza, impotencia, miedo e infelicidad? ¿acaso les parece normal? Pues sí, desgraciadamente normal, poque no vivimos para vivir, por que no vivimos para amar, por que no vivimos para disfrutar, por que no vivimos para sentir, por que no vivimos para aprender lo que queremos y lo que necesitamos, por que necesitamos aprender aquello que nos hará sobrevivir y pasar por el mundo de puntillas rezándole a un dios ateo para que no nos quememos los pies, que es lo único nuestro, pues hasta nuestra consciencia la han prostituido.

    Hoy no puedo aguantar la indignación que he sentido y ya no quiero callarme. No quiero hacerme el loco, como si no pasara nada. No quiero pensar que las cosas se arreglan solas, que ya las arreglará el tiempo. No quiero ser un mal ejemplo para aquellos que también siente lo que yo y que no saben que hacer ni como actuar, por que se sienten confundidos, se sienten inseguros, desinformados, desacreditados como personas vivas y pensantes, libres de pensamiento y por que no quiero que me tomen por idiota.
    Por todo esto y por muchísimas cosas más, considero que a esa especie exótica hay que ponerla en cautividad, porque está haciendo que se extinga la especie humana, provocando un daño difícil de reparar que anida en nuestros oscuros corazones como las ratas de alcantarilla.

    Me creo clase media y no tengo ni dignidad.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook