Blog 
Sociedad Anónima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad Anónima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 07
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Turk nos devuelve a la vida

    Un londinense llamado Gary Turk, que se define como escritor y guionista, se ha convertido en el último fenómeno en Youtube gracias a un vídeo de cinco minutos en el que cuenta en verso algo que todos sabemos de sobra: que nos estamos dejando la vida en el teléfono móvil.

    Este vídeo lleva ya más de 13 millones de reproducciones en la red (cuando ustedes acaben de leer estas líneas quién sabe cuántas llevará) y denuncia la esclavitud tecnológica que la mayoría de nosotros padecemos ya. Cada día somos más los que pasamos por la vida sin darnos cuenta de qué es lo que ocurre alrededor. Estamos enfrascados en la pantalla de un ordenador portátil, entregados al chateo en un smartphone o colgados del último juego adictivo y simple que nos hemos descargado en la tablet. La mayoría vivimos como esos hamsters que, en sus jaulas, corren en el interior de una rueda. El último informe 'La Sociedad de la Información en España', elaborado por la Fundación Telefónica, indicaba que casi 19 millones de españoles viven conectados a la tecnología y que consultan el móvil alrededor de 150 veces al día. Esto es tanto como hacer 6,25 consultas de terminal a la hora, o lo que es lo mismo, una vez cada seis minutos. Y mientras tanto, la vida pasa y pasa. La vida casi nunca pierde la cobertura y raras veces se cuelga. Hasta que llega el apagón final, evidentemente.

    Eso, nuestro exilio voluntario de la vida real, es lo que denuncia precisamente el exitoso vídeo de Gary Turk, que muestra cómo los amigos han desaparecido ya hace tiempo de nuestro lado aunque parezca que están dentro del teléfono o cómo las grandes oportunidades pasan delante de nuestras narices mientras nosotros las tenemos pegadas a la pantalla, respondiendo compulsivamente todos los whatsapps. La vida que pudimos tener, pasó y no nos enteramos. Por todo ello, Turk nos invita a apagar el móvil y a salir a la calle a ver qué pasa, a ver qué está ocurriendo ahí fuera.

    De momento se desconoce qué efectos ha tenido este vídeo sobre los trece millones de personas que supuestamente lo han visto. Lo coherente sería que fuera el último vídeo que vieran en Youtube y que, despuès, permeneciesen atentos al acontecer del mundo. Por ahora, lo único cierto que se puede decir es que, sumados todos los visionados del poema visual de Turk, la gente ya ha gastado 123 años de sus vidas en Youtube. Tomémoslo como una inversión productiva. A veces hay que perder mucho tiempo para ganarlo después.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook