Blog 
Territorio ilusorio
RSS - Blog de Felipe N González

El autor

Blog Territorio ilusorio  - Felipe N González

Felipe N González

Colaboro con diferentes páginas de Latinoamérica y medios locales donde publico diversos textos. También he estado colaborando en medios regionales, al igual que tengo mi propia sección en la radio. Soy un apasionado de la música y el cine, y el arte lo llevo como estilo de vida.

Sobre este blog de Cultura

En este blog, publicaré textos que escribo con diferentes temáticas. Con un matiz metafórico y existencial, recorro mis pensamientos a través de las palabras e indago en la cultura y sociedad que nos rodea.


Archivo

  • 24
    Octubre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Las Palmas

    Almas solitarias


    No saber continuar algo que has empezado es muy común cuando tienes en mente la necesidad de crear futuros recuerdos más allá de disfrutar del presente. Nos vemos en una especie de obligación de colocarnos una medalla de victoria o derrota sobre nuestro pecho, como si una distinción entre el fracaso y el éxito personal sean acompañantes de nuestros deberes. Somos los primeros en dejarnos llevar por la marea que etiqueta a miembros de una sociedad insatisfecha en cada momento de todo lo que produce. Buscamos héroes y villanos en una vida donde no existe nadie más que nosotros y nuestros acompañantes, los eternos y temporales. En esa especie de aceptación de quienes se quedarán y quienes no, algunos se van para siempre sin haber muerto.

    Somos almas desplegadas en una sala dentro de cuerpos sentados, visualizando la misma película, pero con diferentes enfoques y emociones tan alternas como la paleta de un pintor. Refugiándonos en excusas para encontrar la mejor baza para decir con la conciencia tranquila que hacemos o hicimos lo que pudimos. Depositamos nuestra fuerza muchas veces en lamentos y no en alegrías. Mayormente en desgracias y no en sorpresas que buscan romper el oscuro espejo que no nos deja reflejar nuestra empatía con la naturaleza, con nuestro verdadero yo. No profundizamos lo suficiente en el mar. Nos limitamos en reflejarnos pero no en explorar sus profundidades repletas de cofres que revelan en su interior el secreto de cada uno.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook