Blog 
Tómatelo en Serie
RSS - Blog de Ana B. Morodo

El autor

Blog Tómatelo en Serie - Ana B. Morodo

Ana B. Morodo

Sobre este blog de TV

"Tómatelo en serie" es un blog dedicado a las series de TV. Aquí os iremos contando las novedades más interesantes del mundo de la pequeña pantalla y revisando series y temporadas del momento.


Archivo

  • 18
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Series de Otoño

    Septiembre tiene sus cosas malas: la vuelta a las clases para los estudiantes, la vuelta al trabajo para los adultos, la vuelta a la rutina y la perspectiva de no volver a tener otro mes de vacaciones hasta dentro de 11 meses...

    Sin embargo, para los aficionados a las series, septiembre es un mes que se espera como agua de mayo. La vuelta de la temporada de series a nuestras pantallas después de meses esperando la resolución de ese Chiffhanger (término anglosajón que hace referencia a ese final de episodio que te deja con la boca abierta y preguntándote “¿qué demonios…?”) que dejó loco al público. Entre los más destacados de la temporada pasada están los de Fringe, El Mentalista o Bones, todos ellos con razones para contar los días y las horas de regreso de la serie.

    Pero el otoño trae también aire fresco a la TV. Es el momento en el que las cadenas sacan a la parrilla sus nuevas apuestas. Algunas de ellas desaparecen de la programación casi antes de que nos demos cuenta de que están ahí, debido a sus malos datos de audiencia, como The Playboy Club (era tan previsible…), Free Agents o How to be a Gentleman.

    Algunas de las series partían con cierta ventaja debido a sus rostros y nombres conocidos, como es el caso de New Girl o Person of Interest, de las que hablaré hoy junto con The Secret Circle.

    La primera es una comedia ligera de la Fox americana protagonizaba por Zooey Deschanel, hermanísima de Emily Deschanel, la “Huesos” de Bones. La historia no es muy novedosa, la verdad: chica loca descubre a su novio con otra y se muda a un apartamento con tres chicos. Las situaciones que vivirán los cuatro a partir de ese momento surgen porque ninguno de los tres chicos comprende al género femenino, y Jess (Zooey Deschanel) es ya de por sí un espécimen raro.

    La serie tiene momentos muy buenos (la escena del restaurante del final del piloto es una de ellas), pero los personajes están demasiado estereotipados o, en el caso de Jess, exagerados hasta tal punto que hacen que la historia no sea creíble.

    Los episodios duran 20 minutos, como la mayoría de comedias americanas, lo que significa que aquél que quiera darle una oportunidad puede animarse a ello y tener un veredicto en poco tiempo. Además, ya se ha anunciado que la serie contará con la temporada completa, lo que garantiza no quedarse a medias.

    La segunda serie de la que hablaba es Person of Interest. He de reconocer que acudí a esta serie por los nombres que esconde detrás: JJ Abrams y Jonathan Nolan, el primero ha sido la mente pensante de series como Perdidos y Fringe, y director de películas como Super 8. El segundo es hermano de Christopher Nolan y, ha escrito, junto a éste, las últimas películas de Batman.

    En el reparto, otros dos grandes: Jim Caviezel, más conocido por sus apariciones en el cine (La Pasión, La Venganza del Conde de Montecristo…), y Michael Emerson, el inquietante Ben Linus de Perdidos.

    El argumento es el siguiente: una máquina creada por el multimillonario Harold Finch (Emerson) es capaz de predecir los asesinatos (un poco al estilo de Minority Report, vamos). El problema es que no se sabe si el dato que expulsa el dispositivo pertenece a la víctima o a la mano ejecutora (este es uno de los puntos interesantes de la serie). Para poder proteger a las víctimas, Finch recluta a John Reese (Caviezel), un antiguo militar con unas habilidades de lucha y supervivencia difíciles de encontrar. Juntos trabajan contrarreloj para evitar los asesinatos.

    Lo peor de la serie es el piloto. Algo que juega muy en su contra si tenemos en cuenta que los primeros capítulos tienen como objetivo principal captar espectadores. La sensación que deja el primer episodio es el de haber estado viendo un capítulo de relleno, y eso no augura nada bueno.

    En el caso de querer seguir dándole una oportunidad a la serie, he de decir que las cosas mejoran en los siguientes episodios. Está claro que cada uno de los protagonistas tiene algo que ocultar y por ahí puede salir una trama atractiva. Además, la historia de la máquina tiene algo que engancha… Lo único que hace falta para completarlo son casos más interesantes que completen los 40 minutos que dura el episodio.

    La última serie de la que voy a hablar es The Secret Circle. Ahora que se han puesto de moda las historias de adolescentes con poderes, los demonios y los vampiros, gracias al torrente de literatura fantástica juvenil al respecto y sus adaptaciones a la gran pantalla, The Secret Circle aparece en el momento perfecto. La historia no es novedosa sin embargo. Quinceañera se muda a otro pueblo para vivir con su abuela después de que su madre muera en extrañas circunstancias. Con su traslado desencadena unas fuerzas mágicas que la llevarán a completar el círculo secreto al que hace referencia el título.

    ¿Dónde he visto yo antes esto? Ah sí, la película de La Alianza del Mal (The Covenant) es clavada, cambiando al chico por una chica. Pues eso, nada nuevo. Y los episodios tampoco son gran cosa. Lo único bueno, que los padres de las seis criaturas que conforman el círculo son unos turbios y mucho más interesantes que sus descendientes. Pero como la historia va de los quinceañeros, pues eso que se pierde.

    La verdad es que ninguna de las tres series de las que he hablado ha llegado a cumplir mis (altas) expectativas, algo que sí ha hecho Ringer, la nueva serie de la Buffy Sarah Michelle Gellar, de la que hablaré en otra ocasión.

    Lo dicho, parece que este año tendremos que esperar a la mid-season de enero o febrero para que llegue algo interesante (espero que Alcatraz, la otra serie que JJ Abrams tiene en la recámara, no decepcione). 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook