Blog 
Turistiando
RSS - Blog de Míchel Jorge Millares

El autor

Blog Turistiando - Míchel Jorge Millares

Míchel Jorge Millares

Periodista. Ejercí en La Provincia durante 18 años. Autor de varias guías turísticas de Gran Canaria y colaborador en diversas publicaciones relacionadas con la actividad turística.

Sobre este blog de Economía

Meditaciones, experiencias y sensaciones de un turista ocasional.


Archivo

  • 01
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cambiar el modelo turístico del sur grancanario y la "porquería extendida"

    El catedrático de Urbanística y Ordenación del Territorio y profesor emérito de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Eduardo Cáceres Morales, pronunció la conferencia de clausura de la XX edición de la Universidad de Maspalomas, que tituló ‘Algunas ideas sobre el fenómeno turístico en el sur de Gran Canaria’. Dicha conferencia supuso un repaso a la situación de la costa de San Bartolomé al celebrarse en estas fechas el cincuenta aniversario de la convocatoria del Concurso Internacional Maspalomas Costa Canaria que significó el inicio de la construcción de la gran ciudad turística que hoy día recorre la costa desde Bahía Feliz hasta Meloneras.

    Para el urbanista, es preciso saber dónde estamos para afrontar los retos que provoca una situación que presenta problemas de inestabilidad interna y externa, que obligan a modificar el modelo turístico a través de consorcios públicos y privados, con la cooperación regional y con medidas medioambientales.

    Cáceres hizo una breve descripción de la situación del turismo en las Islas en los dos últimos ejercicios, pero insistió que la recuperación de los últimos meses no nos debe conducir a tirar campanas al vuelo, ya que la madurez del destino Maspalomas es una evidencia, sobre todo en determinadas zonas donde este proceso llegó en el 2000.

    “No se trata de más o menos turistas”, afirmó, sino de si el modelo vale o no. De ahí que comentara que en los sectores urbanos de la costa de Maspalomas, existen unos porcentajes de espacios para superficies libres colectivas insignificantes, aunque con algún espacio pero que está ocupado por terrenos de nadie (solares) o campos de golf. Por el contrario, las superficies libres interiores en los complejos de apartamentos y hoteles son amplias, pero no accesibles para cualquiera, lo que lleva a una “endogamia de los resorts”.

    También criticó la distribución y organización de las alturas, o la confusión enorme de viarios y el excesivo espacio ocupado por las carreteras y calles en las zonas turísticas.

    Más tajante fue al señalar que el deterioro urbanístico en determinadas zonas es muy grave, al aportar el dato de que un 3% de las construcciones de Playa del Inglés debería ser tirado, pero que a punto de entrar en la consideración de derruible se encontraría el 39% de las construcciones de la zona. Otro desaguisado urbanístico es la presencia de un 43% de área residencial, no turística en San Agustín, al tiempo que otro 26% de los establecimientos turísticos no están reglados. Algo similar ocurre en Campo Internacional, donde el 56% son residencias privadas y sólo el 24% corresponde a establecimientos reglados.

    Cáceres insistió en que debería cambiar el modelo de ciudad, que antes de ser turística debería ser ciudad, con sus actividades integradas en la trama urbana. Criticó “la endogamia de los resort, el efecto perverso de los centros comerciales, la dislocación de las comunicaciones, la falta de espacios libres, la falta de cuidados medioambientales y el deterioro edificatorio” y propuso diez ideas para reconvertir la situación actual, la “porquería extendida por la zona”:

    • Mentalidad nueva para un producto contemporáneo
    • Nueva idea de ciudad turística planificada y con centros urbanos
    • Técnicamente competente
    • Innovación tipológica de cada establecimiento
    • Nuevo oferta alojativa y de servicios segmentada
    • Actividad comercial distribuida estratégica y homogéneamente
    • Bulevares de ocio
    • Urbanismo con capacidad suficiente para la convivencia del uso turístico y la ciudad
    • Formas de explotación flexibles, compatibles con grado de profesionalización y rentabilidad
    • Carácter identitario del lugar: Estoy en Maspalomas y no en cualquier otro punto del planeta.

    A estas sugerencias, añade que exista un comportamiento transparente y honesto de la gestión pública y privada. También resaltó el escaso suelo utilizado en el desarrollo turístico, comentando que existen más territorios que pueden dar cabida a la necesidad de parques temáticos, con diseños que contribuyan a la transformación.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook