Blog 
Turistiando
RSS - Blog de Míchel Jorge Millares

El autor

Blog Turistiando - Míchel Jorge Millares

Míchel Jorge Millares

Periodista. Ejercí en La Provincia durante 18 años. Autor de varias guías turísticas de Gran Canaria y colaborador en diversas publicaciones relacionadas con la actividad turística.

Sobre este blog de Economía

Meditaciones, experiencias y sensaciones de un turista ocasional.


Archivo

  • 01
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Santa Águeda, una oportunidad para Gran Canaria

    No tiene espectaculares dunas como Maspalomas, ni un faro de sorprendente ingeniería, ni una charca semi oasis... No cuenta con una enorme playa de arena rubia, ni ha sido objeto de deseo del turismo de masas. Más bien, el turismo pasó de largo por Montaña de Arena, Triana y El Pajar para fijarse en Puerto Rico, Taurito y Mogán. Pero ahí está, la mejor zona climática de Gran Canaria, con el nombre de Santa Águeda, con sus posibilidades para desarrollar algo que atraiga inversión y turismo, rentabilidad y desarrollo. Palabras que podrían sonar mal si las convertimos en tópicos del cabreo civil por lo nefasto de muchas intervenciones y por la falta de actuación del poder político (salvo para innombrables actividades).

    Santa Águeda, entre Pasito Blanco y El Pajar, es una de las zonas sin construir del sur de Gran Canaria. Un espacio sorprendente y de grandes posibilidades para una operación singular o, mejor, espectacular.

    Pero centrémonos en el sentido de las palabras pronunciadas por Fernando del Castillo, heredero del conde de la Vega Grande, Alejandro del Castillo, quien se refirió a Santa Águeda, su bahía y terrenos en tierra como un espacio digno de un concurso internacional de ideas que recupere el espíritu de hace cincuenta años cuando la misma familia lanzó al mundo el nombre de Maspalomas al convocar a la Unión Internacional de Arquitectos para que ofrecieran alternativas a un espacio para el turismo en el mismo momento en el que los vuelos charter dieron a luz el fenómeno del turismo de masas.

    Santa Águeda tiene otras cualidades que ofrecer. Su temperatura estable, sus aguas tranquilas y sus horas de insolación convierten la zona en uno de los mejores microclimas del mundo durante todo el año. A ello se suma un puerto que dejó de interesar a las empresas cementeras, un puerto creado por la familia condal cuando para construir Maspalomas Costa Canaria constituyeron una empresa cementera que fue expulsada del mercado por empresas peninsulares mediante una política de dumping (venta por debajo del precio) para monopolizar el mercado en Gran Canaria. Pero ahí está el puerto.

    Para la familia condal, esa infraestructura es una oportunidad de negocio, un posible lugar de atracción para cruceros turísticos, si bien para ello tiene que haber un atractivo en el entorno, una oferta de ocio turístico que sea singular y única, capaz de atraer las navieras de cruceros a Santa Águeda como puerto base en vez de a la capital grancanaria.

    Sin embargo, los periodistas y los ciudadanos en general han cogido el anuncio de la familia condal como un más de lo mismo, más camas en un territorio donde su suelo de mayor calidad se encuentra en franco proceso de deterioro y residencialización, sin que nadie lo impida ni obligue a los propietarios a cumplir con la calificación de suelo turístico.

    Lejos de interesarse por una propuesta que podría significar un revulsivo para el sector económico más importante de la Isla, como lo ha sido Meloneras, la horda de anónimos se ha lanzado contra la supuesta invasión de camas y no han planteado posibles iniciativas que contribuyan a que Gran Canaria deje de ser el destino de sol y playa sujeto al precio de mercado de este producto turístico controlado por turoperadores foráneos.

    Esperemos que impere la cordura y que el concurso anunciado por la familia condal se convierta en la gran oportunidad para Gran Canaria y nuestros descendientes.

    Lea otros artículos del mismo autor en el blog Islas bienaventuradas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook