Blog 
Turistiando
RSS - Blog de Míchel Jorge Millares

El autor

Blog Turistiando - Míchel Jorge Millares

Míchel Jorge Millares

Periodista. Ejercí en La Provincia durante 18 años. Autor de varias guías turísticas de Gran Canaria y colaborador en diversas publicaciones relacionadas con la actividad turística.

Sobre este blog de Economía

Meditaciones, experiencias y sensaciones de un turista ocasional.


Archivo

  • 18
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Y la Semana del Turismo cuándo...?

     Está claro que las celebraciones de semanas de moda, de cine (con o sin food), de libros, de movilidad e, incluso, la Semana Santa tienen su impacto y su trascendencia, sobre todo para hacer pedagogía de los motivos con los que se convoca e invoca a la ciudadanía para esas celebraciones.

    Sin embargo, el próximo 27 de septiembre tendrá lugar el Día Mundial del Turismo y echo en falta una apuesta por convertir esa jornada en un evento verdaderamente impactante para nuestro territorio que vive en un altísimo porcentaje gracias a la actividad económica que genera el turismo y que, en estos momentos de crisis, ha permitido sostener parte de nuestra economía. En Canarias, el Gobierno entregará sus premios anuales en un acto para cubrir el expediente, como casi en todas las islas. Actos que se quedan cortos, sin restar mérito a los premiados, para la magnitud que representa esta actividad para el Archipiélago.

    Quizás deberían apostar por plantear otro modelo de celebración (ya que no hacen pedagogía por ningún otro lado) y que podría ser algo que nos diferenciara, que mostrara los valores, potencialidades y fortalezas que Gran Canaria tiene en el ámbito turístico desde hace más de 150 años. Pero, sobre todo, para concienciar a la ciudadanía de la importancia de este sector (el que más crece en el mundo) y acabar así con el divorcio cada vez más profundo entre la sociedad y el sector turístico, debido a la ignominia de las instituciones y a la falta de unidad y apuesta en común del empresariado turístico.

    Está claro que en otras épocas y con otros personajes, ésto no sería un lamento, sino una realidad.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook