Blog 
Viajar fácil y barato
RSS - Blog de José Daniel  Vinuesa Torregrosa

El autor

Blog Viajar fácil y barato - José Daniel  Vinuesa Torregrosa

José Daniel Vinuesa Torregrosa

Mi nombre es Daniel Vinuesa. En estos últimos seis años he viajado bastante, unos 60 países (principalmente por Europa y Asia) y sin duda, es uno de los mayores placeres y también una fuente de sabiduría en lo personal. ...

Sobre este blog de Economía

En este blog, iré poniendo distintos trucos para viajar de manera segura y barata. En cuatro años que no he parado de viajar relativamente de forma independiente, uno aprende mucho de como saber moverse por el mundo pero antes de viajar, hay horas en Internet, de análisis, de selección de lugares, e...


Archivo

  • 06
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    24 horas en Doha (Qatar)

    Durante un viaje a la India en noviembre de 2011, elegí la compañía Qatar Airways (http://www.qatarairways.com) por su relación calidad/precio, sin duda, insuperable.

     

    El trayecto era de Madrid a Nueva Delhi, haciendo escala tanto en el recorrido de ida como de vuelta, en el Aeropuerto Internacional de Doha (DOH), en Qatar.

      

    Durante el vuelo de ida, los horarios fueron los siguientes:

     

    2 de noviembre MAD-DOH 15:05-23:45

    3 de noviembre DOH-DEL 02:05-08:15

     

    Por tanto, solo tenía unas dos horitas de escala y lógicamente, no salí del aeropuerto. Allí, mi tiempo se limitó a desembarcar del avión, pasar un control de seguridad incluido los que estábamos en tránsito. Había una macrotienda que está abierta las 24 horas en la que se vendía electrónica, perfumería y alimentación típica del país como frutos secos, café, etc. En esta pequeña escala, ya vimos en parte el gran lujo de este país. 

     

    ¿Dónde está Qatar? En pleno Golfo Pérsico, de ahí su riqueza.

     

     

     

    La terminal, al ser un hub muy grande entre Europa y Asia, era relativamente agobiante. En principio, dichos problemas, se solucionarán con la nueva terminal, que se inaugurará durante el año 2013.

     

    Un Lamborghini en la terminal del Aeropuerto de Doha

     

    La terminal era pequeña y algo agobiante

     

     

    En el viaje de vuelta, los horarios de los vuelos, eran los siguientes:

     

    23 de noviembre: DEL-DOH 09:15-11:00

    24 de noviembre: DOH-MAD 07:25-13:35

     

    Aquí, vemos que nuestra escala tenía una duración de casi 20 horas y estaba claro que había que aprovecharlas para visitar dicha ciudad y tener la satisfacción de ver prácticamente una población nacida en poco tiempo en el desierto.

     

    Cuando se llega al aeropuerto de Doha, digamos que la gran mayoría está de tránsito unas horas para continuar a otro lugar. Cuando embarcamos en Madrid, o en este caso, en Nueva Delhi, se nos dan unas tarjetas de embarques, con unos colores:

     

    Si la tarjeta de embarque es de color amarillo: Se está de tránsito hacía otro aeropuerto.

     

    Si la tarjeta es de color azul: Si el destino final es Doha. O en mi caso, desear salir del aeropuerto.

      

    Al desembarcarnos del avión, nos recogen unos autobuses, que en sus paneles, nos indica en la parada donde nos debemos parar según el color de la tarjeta que tenemos. Pero aquí mucho cuidado, porque en nuestro caso, aunque realmente estábamos de tránsito, nos debíamos parar en la parada de salir a la ciudad. En Nueva Delhi, nos dieron mal el color y aunque me imaginaba que debía pararme por lógica en la parada de salir del aeropuerto, me bajé en tránsito. Allí los operarios, ya me indicaron, que en efecto, me debía parar en la siguiente  Perdí como 30 minutos en todo esto. Para no haber dudas, les dejo el link donde se puede ver toda la documentación (simbología de las tarjetas de embarque)

     

    O sea, en el aeropuerto de origen, pedir bien el color azul (aunque luego les darán el amarillo si no les han entendido bien) o dirigirse directamente a la parada del bus que indica Salir a la ciudad.

     

    Ya una vez solventado este problema, pasamos por el control de aduanas. En principio, nos pusimos en una cola que está llena de ciudadanos de origen indostánico, (son los obreros que han levantado esas grandes moles de edificios) y luego, existía una cola para habitantes de países del Golfo Pérsico (Bahrein, Emiratos Árabes, etc.) y que estaba vacía. Como a veces en estos casos, impera la prisa y por probar no pasaba nada, nos pasamos a esa cola y no hubo problema. Tras el pago de 20 euros (que se realiza con tarjeta) por el visado, ya estábamos en Qatar, futura sede de los Mundiales de Fútbol de 2022.

     

    Como el vuelo salía al día siguiente a las siete de la mañana, hubo que pensar en algún lugar donde pasar la noche y la pasamos en el Hotel La Villa. El hotel no era nada del otro mundo pero como solamente era para pasar unas pocas horas durmiendo y que estaba bien conectado con el aeropuerto, pues más que suficiente el decantarnos por este.

     

    Lo que hicimos en el aeropuerto de Delhi fue facturar las maletas principales hasta Madrid y como íbamos a hacer noche en Doha y necesitábamos el pijama, ropa interior, artículos de limpieza personal, etc para esa noche, pues depositamos todo en una mochila que llevamos con nosotros.

     

    Toda la información que pongo a continuación es referenciandome para trasladarnos desde el Aeropuerto de Doha hasta la capital y tenemos dos opciones:

     

    • En taxi.- Fue la que elegimos nosotros, y del aeropuerto al hotel, para descargar un poco la mochila que comenté anteriormente y coger la llave de la habitación.. El trayecto nos costó 40 riyals de Qatar, unos 8 euros en aquel entonces. Más información referente al servicio de taxís

     

    • En autobús.- Las líneas que comunican ambos puntos, que en el caso de Doha, llegan hasta la Estación de Buses, Al Ghanim Bus Station, son la 49 y la 94 y tarda unos 20 minutos. Aquí, les dejo el horario de dichas líneas. Más información del Servicio Municipal de Transportes en Qatar.

     

    Tras descargar un poco la mochila en el hotel y con los pertinentes mapas callejeros, nos decidimos a descubrir esta ciudad.

     

    Aquí les dejo un mapa turístico de Doha (ver web oficial)

     

     

     

    Para dirigirnos desde el hotel a la zona de la Corniche, que es el paseo marítimo, tomamos la Calle Banks Stret. Ya al ir bajando por esta calle, se veía desde lejos esos famosos edificios con un vanguardismo arquitectónico impresionante que forman el skyline de Doha.

     

    La Bandera de Qatar

     

    El skyline de Doha visto desde Banks Street

     

    El Centro Islámico

     

    Otra vista del skyline con barcos característicos

     

     

     

    La famosa ostra en el Paseo de La Corniche

     

    Teniendo en cuenta que habíamos estado previamente dos semanas en la India y una en Nepal, nos llamó mucho la atención, los grandísimos contrastes que existían entre aquellos países (mucho más en la India) y Qatar. Uno a veces, se pone a pensar en las desigualdades tan grandes que existen entre unos países y otros.

     

    Al llegar al Paseo Marítimo (La Corniche), nos sacamos las correspondientes fotos con el Skyline detrás. Vimos también como es un país en obras, y allí mismo vimos el gran puerto que se pretende construir.

     

    También desde La Corniche, se puede ver el Zoco. Nos acercamos allí pero abrían a partir de las 16:00. No obstante, sacamos unas fotos.

     

     

     

     

     

     

     

     

    Las horas que teníamos en Doha eran pocas y preferimos un poco empaparnos de ese ambiente de ciudad de ostentación en lugar de  museos, en los que ya habíamos visto muchos en las tres semanas anteriores.

     

    Posteriormente, ya nos dirigimos al la parte de la ciudad donde más está creciendo, su famoso Down Town o centro financiero. Allí, todos los grandes estudios de arquitectura del mundo quieren hacerse un hueco y entre ellos compiten por ver quien tiene el edificio más vanguardista.

     

     

     

     

     

     

    Justo en esa zona, se encontraba el mayor centro comercial de Doha, el Doha Shopping Center o más conocido como The Mall. Allí al entrar, vimos que se encontraba en otra galaxia por así decirlo. Está claro que en este país, se mueve mucho dinero.

     

    Existía una gran cantidad de tiendas de marca, así como diferentes restaurantes, incluidos muchos de comida rápida pero lo curioso de estos restaurantes fast-food, era la gran diversidad de procedencias que había. Por haber, había hasta uno de comida mongol, muy buena por cierto.

     

     

     

     

     

     

     

    Asimismo, existía un Carrefour y claro, la curiosidad nos hizo entrar para ver que productos se ofrecían y ver la relación de precios con España. Al entrar, lo que si notamos cosas impensables aquí. Así, por ejemplo nos llamó la atención que en la pescadería, estaba como dentro de una urna y esto nos pareció sorprendentes, ya que el olor a pescado no se pasaba a otras partes del supermercado. Allí aprovechamos para comprar los típicos recuerdos como frutos secos, café árabe y también probar diversos alimentos como los yogures, en la que los países árabes, son unos auténticos especialistas. Los precios, los ví como en nuestro país.

     

    Tras estar en dicho centro comercial unas horas, las peores del día donde más fuerte pega el sol, nos deseamos ya salir del centro comercial y en la tarde noche, el centro financiero, nos ofrecía una de sus mejores caras, la iluminación de su edificios.

     

     

     

     

     

     

    Posteriormente nos dirigimos al Zoco de Doha. Es quizá de las pocas partes de la ciudad donde aún se conserva donde aún se conserva algo de la esencia de la arquitectura árabe. Su estructura nos hacía pensar que en su tiempo, sirvió también de almacén o lonjas para el pescado que provenía del puerto. La mayoría de los locales, eran de ropa, de joyas, alimentación, etc. y estaban regentados por indostánicos.

     

    Aquí, se nota que los inmigrantes, han sido los que han levantado este país. El número de ellos, es mayor que el de los nativos y estos, desempeñan puestos directivos y relacionados con el petróleo. Aunque últimamente, la diversificación de la economía qatarí ha hecho mirar hacia otros sectores como el financiero y en menor medida, hacia el turismo. De hecho, el turismo que vimos era casi nulo y los extranjeros occidentales que vimos, eran trabajadores que residían allá.

     

     

     

     

     

     

    Tras comer algo en el Zoco, ya nos dirigimos a nuestro hotel, que se encontraba cerca. Desde la ventana de nuestra habitación se veían las viviendas donde vívian los trabajadores hindues y vimos que en el fondo, en este país, hay dos mundos, solo que uno se camufla al exterior. Hay que tener en cuenta, que la gran mayoría de estos trabajadores, no cobran más de 200 euros al mes.

     

    Y así, transcurrió nuestras horas en Doha. Una ciudad, y un país, totalmente levantado en el desierto y en pocos años. Fuimos testigos de todo este lujo por unas horas. Nuestro avión salía temprano y queríamos dormir unas horitas.

     Ver artículo en el blog www.viajesparatorpes.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook