Blog 
Viajar fácil y barato
RSS - Blog de José Daniel  Vinuesa Torregrosa

El autor

Blog Viajar fácil y barato - José Daniel  Vinuesa Torregrosa

José Daniel Vinuesa Torregrosa

Mi nombre es Daniel Vinuesa. En estos últimos seis años he viajado bastante, unos 60 países (principalmente por Europa y Asia) y sin duda, es uno de los mayores placeres y también una fuente de sabiduría en lo personal. ...

Sobre este blog de Economía

En este blog, iré poniendo distintos trucos para viajar de manera segura y barata. En cuatro años que no he parado de viajar relativamente de forma independiente, uno aprende mucho de como saber moverse por el mundo pero antes de viajar, hay horas en Internet, de análisis, de selección de lugares, e...


Archivo

  • 11
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    24 horas en Zürich (II)

     Aquí continuo con mi crónica de mi escapada a Zürich (ver primera parte)

     

    Al terminar mi visita al museo, ha salido el sol y me dirijo a callejear Zurich (mi hashtag en Twitter, www.twitter.com/viajesparatorpe, para este viaje fue #zuricheando). Decido empezar por la calle principal y donde se encuentran las principales tiendas, que al tratarse de un domingo, estaban cerradas. Mejor, así no caigo en la tentación. La calle en cuestión es la famosa Bahnhofstrasse. Allí, mientras paseo, nuevos chaparrones vuelven a caer. Es impresionante como cambia aquí el clima y que lo pude comprobar durante toda la jornada.

     

    Algunas fotos de Bahnhofstrasse:

     

     

     

     

     

     

     

    En el lado oeste del Río Limmat, que separa a Zurich en dos podemos ver uno de los mejores miradores con vistas a la ciudad, Lindenhof. Es también uno de los lugares favoritos de los turistas y los nativos para hacer pic-nic.

     

    Algunas fotos desde el Mirador de Lindenhof:

     

     

     

     

     

     

    Seguidamente y en dirección al Lago Zurich, nos encontramos con la Iglesia St. Peter y la de Fraumünster. Por esta iglesia, recomiendo callejear un poco por los alrededores ya que nos encontraremos con la típica arquitectura centroeuropea y con mucha influencia germana.

     

    Algunas fotos de dicha zona:

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Si seguimos hacia el sur, llegaremos hacia BurkliPlatz, que es el lugar donde se toman los barcos que hacen un crucero por el Lago Zurich y que como comenté anteriormente, si tenemos la ZurichCard, viene incluido dicho servicio. Para más información, tales como horarios, paradas, etc. sobre dicho servicio naviero, puede picar aquí .

     

    El recorrido dura casi una hora y media y da la posibilidad de pararse en las paradas que hay por medio. El lago Zurich tiene un largo de unos 27 kms y de ancho cuatro kms, lo cual lo convierte en un pequeño mar y que además, en parte de su costa, está habilitada como si fuera una playa, es decir, con arena, hamacas, toboganes, etc. A mi personalmente, se me hizo algo largo el recorrido, con media hora hubiera tenido bastante. Durante dicho trayecto, volvió a llover un poco otra vez, lo cual, nos tuvimos que refugiar en el interior del barco.

     

    Algunas fotos durante la travesía por el Lago Zürich:

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Una vez desembarcado del barco, ahora tocaba pasear por el lado este del Rio Limmat. Cerca del embarcadero, habían unas ferias con diversas atracciones. Hay que tener en cuenta que las ciudades centroeuropeas aprovechan al máximo el verano para realizar este tipo de actividades ya que durante el otoño y el invierno, el frío y las pocas horas de luz solar, no invitan a salir fuera. En las inmediaciones, también pude observar en edificio de la Ópera de Zurich, aunque en el momento que fui, había obras en la fachada y por tanto, no se le podía ver en todo su esplendor.

     

    Algunas fotos:

     

     

     

     

     

     

     

    Siguiendo el camino en dirección a la Estación Central (Hauptbahnhof) está la Iglesia GrossMünster. En este lugar, una de las cosas recomendables es sin duda, subir hasta lo más alto de su torre. Aquí hay que tener en cuenta que la ZurichCard no es válida y hay que pagar una entrada de 4 CHF (unos 3,30 euros). Desde arriba podemos divisar toda la belleza de la ciudad, con sus diversos edificios, todo el cauce del Río Limmat que atraviesa Zurich, etc. La subida a la torre, se puede hacer algo larga y pesada para personas mayores ya que no existe la posibilidad de subir en ascensor.

     

    Algunas fotos del entorno de la iglesia y las vistas desde su torre:

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Un poco más arriba, nos encontramos con el Ayuntamiento (Rathaus) aunque aquí hay que reconocer que hay otras casas consistoriales en Suiza más bonitos, como por ejemplo el famoso ayuntamiento rojo de Basilea.

     

    Algunas fotos:

     

     

     

     

     

     

     

     

    Y ya en lo que nos queda en llegar hasta la Estación Central, tenemos dos opciones, o seguir la calle que bordea el Rio Limmat, la Limmatquai o la calle paralela a ésta, la Niededorfstrasse. Sin duda, la segunda opción es la mejor. En esta calle, nos encontraremos con la efervescencia de la vida en Zurich, con sus diversos bares, restaurantes, etc. No solo esto es un atractivo sino que además, nos encontraremos con una secuencia de edificios con la típica arquitectura característica de estas latitudes. De vez en cuando, la lluvia hacía acto de presencia.

     

    Algunas fotos de Niededorfstrasse:

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Al llegar a la Estación Central, ya eran las siete de la tarde, y el cuerpo se resentía. Tenía dos opciones, o ir directo al hotel o como el aeropuerto de Zurich, me había impresionado por su tamaño y quería ir sin sorpresas ni prisas al día siguiente, me decidí por coger un tren y acercarme a el. Como digo, el aeropuerto es inmenso pero muy buen organizado. Hay una gran cantidad de tiendas tales como restaurantes, relojerías y varías tiendas de la  famosa cadena de pastelerías Sprüngli. Allí compré una cajita como regalo. Para el que desee comprar, indicarle que una caja de 400 gramos de surtido variado, me costó 40 euros, o sea, haciendo una regla de tres, el kilo vale a 100 euros. Si les soy sincero, a mi y a las personas que lo probaron, no les hizo mucha gracia. Me gustaron más, cuando estuve en Bruselas, el chocolate de la cadena Neuhaus, le daba mil vueltas. Incluso, una tableta normalita que compré en el supermercado del aeropuerto, me parecía mejor.

     

    Aquí pongo algunas fotos de la Estación de trenes de Zürich:

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Bueno, tras hacer un reconocimiento del aeropuerto y aprovechando que el hotel donde pasaría la noche, tenía servicio lanzadera (Shuttle Bus) gratuito, decidí cogerlo.

     

    Al mirar hoteles previamente hoteles en Zurich, ya sabía de antemano que en este aspecto, era una de las ciudades más caras. Primero, indagué en mi web favorita de reservas de hoteles, www.booking.com pero vi que el hotel más barato para esa noche, era de 103 euros la noche y precisamente, más bien rozaba una pensión lo que me ofrecía. Posteriormente, me metí en el buscador de www.kayak.es y vi que me ofrecía a través de www.olotels.com una habitación individual en el Holidays Inn Express de Zurich  por 54 euros con desayuno incluido. Esa misma habitación en booking valía unos 107 euros ¿? Por experiencias anteriores en estancias en esa cadena hotelera, no lo dudé.

     

    La experiencia fue muy positiva, una habitación amplia, un gran ventanal que se agradecía, posibilidad de elección de varios tipos de almohadas y la cama de tamaño doble. Lo que me llamó la atención al poner televisión es que no se sintonizaba Televisión Española Internacional pero si Telemadrid y Canal Sur de Andalucía.

     

    Algunas fotos del hotel y la habitación:

     

     

     

     

     

     

    Al día siguiente, el desayuno estaba muy surtido y con gran variedad de alimentos, suficiente para estar lleno unas horas. Ya una vez finalizado el desayuno, volví a coger el servicio de lanzadera al aeropuerto, cuya duración del trayecto, sería de unos 15 minutos.

     

    Hice el check-in sin problemas en Vueling y me dirigí a la puerta de embarque. Como me gusta ser previsor cuando me dirijo a un aeropuerto, me sobró algo de tiempo que aproveché para sacar fotos de el y los aviones de las distintas compañias aereas que se veían en el.

     

    El viaje fue muy tranquilo. Llegamos con 20 minutos de adelanto. En Barcelona tenía una escala de seis horas, que lógicamente aproveché para visitar la ciudad ya que hacía años que no estaba en ella. Ya hablaré en otro post de esta microvisita.

     

    Posteriormente, a las 17:50 salía el ultimo vuelo con dirección al aeropuerto de Gran Canaria. El avión iba totalmente lleno. Se notaba la época del año (16 de julio) en el que mucha gente empezaba o terminaba sus vacaciones. El vuelo, nuevamente llegó con adelanto de unos 20 minutos, lo cual tras un largo día, se agradecía.

     

    Algunas fotos del aeropuerto y del vuelo en avión:

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Muchisimas gracias a Vueling por haber redescubierto la ciudad de Zurich y darme la posibilidad de tener esta microescapada a esta hermosa localidad.

     

    Ver artículo en el blog www.viajesparatorpes.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook