Blog 
Viajar fácil y barato
RSS - Blog de José Daniel  Vinuesa Torregrosa

El autor

Blog Viajar fácil y barato - José Daniel  Vinuesa Torregrosa

José Daniel Vinuesa Torregrosa

Mi nombre es Daniel Vinuesa. En estos últimos seis años he viajado bastante, unos 60 países (principalmente por Europa y Asia) y sin duda, es uno de los mayores placeres y también una fuente de sabiduría en lo personal. ...

Sobre este blog de Economía

En este blog, iré poniendo distintos trucos para viajar de manera segura y barata. En cuatro años que no he parado de viajar relativamente de forma independiente, uno aprende mucho de como saber moverse por el mundo pero antes de viajar, hay horas en Internet, de análisis, de selección de lugares, e...


Archivo

  • 19
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Viaje a la India (III). Jaipur

     Una de las cosas que más nos llamó la atención en la India, fue que al salir de una estación de trenes, enseguida aparecían muchos conductores (preferentemente de rickshaws) a ofrecer sus servicios aunque esto, se podría extrapolar a cualquier lugar prácticamente. A la llegada a Jaipur, no iba a ser menos.

     

    Nuestro hotel se encontraba relativamente cerca de la estación, no creo que caminando, más de 10 minutos, pero habíamos llegado sobre las 21:00 horas y lo único que nos apetecía era llegar al hotel, así que en este caso, a diferencia de un rickshaw, quien se nos ofreció fue un taxista que nos llevó por 50 rupias (unos 70 cts.)

     

    El hotel donde nos hospedamos en Jaipur, fue un pequeño paraíso. Muchas veces, y debido al bullicio de las calles, ritmo de vida y pobreza que veíamos en las calles, los hoteles nos servían de refugio y de paz interior por así decirlo. El nombre en este caso era el Umaud Bhawan (ver página en Booking.com), que fue anteriormente un palacio residencia de un Marajá. Entre otras instalaciones, tenía una buena piscina y que después de duras jornadas de visita a Jaipur, nos servía de relajación. Asimismo, el restaurante situado en el hotel, fue no de los mejores en nuestra estancia.

     

    Aquí, pongo algunas fotos del hotel:

     

    Habitación ambientadas en las épocas de los marajás

     

    El hotel ha conservado toda la arquitectura heredada

     

    La piscina del hotel, para relajarse al final de la jornada.

     

     

    Jaipur, tiene muchas más atracciones que ver en Delhi y su ritmo de vida, es mucho más pausado.

     

    En nuestro primer día, al salir del hotel, se nos acercó un conductor de rickshaw (que novedad) y nos dijo que nos guiaría por la ciudad durante 2 días por 800 rupias en total (unos 12 euros). Al final, al trato que llegamos fue durante 1 día y por 400 rupias ya que también queríamos tener cierta independencia y libertad en nuestros itinerarios y no sentirnos un poco marionetas.

     

    Sin duda alguna, cuando se visita Jaipur, la principal atracción es el Fuerte Amber, situado a unos 10 kms de la ciudad. Es sin duda, una de las principales joyas en la India. Para mayor información histórica, pulsar aquí. Asimismo, el precio de la entrada es de 50 rupias para los extranjeros (unos 70 cts de euro). También, existe la posibilidad de subir en elefante por 550 rupias (unos 8 euros) pero entre que no me gusta llamar la atención, ni las excentricidades y sobretodo, el uso de animales para diversiones humanas, pues lógicamente, ni me pensé coger uno. Allí estuvimos durante unas dos horas y se nos hizo relativamente corto. El horario es de 9:00 a 16:30 hrs. El trayecto desde la ciudad hasta dicho fuerte fue a través del rickshaw que habíamos contratado y el chofer nos dijo que con dos horas era suficiente. Bueno, estas cosas siempre dependen del ritmo que lleve cada uno en su visita pero yo creo que es para estar tranquilo y sin contrarreloj.

     

    Algunas fotos del Fuerte Amber:

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Seguidamente, nos dirigimos de vuelta a la ciudad y en la entrada a ésta, se encuentra un palacio en medio de un lago, el Jal Mahal (o Palacio del Agua) Fue una estampa preciosa, ver ese hermoso edificio reflejado en el lago.

     

    Algunas fotos del Jal Mahal:

     

     

     

     

     

     

     

    Seguidamente, el conductor nos dirigió hacía Royal Gaitor, que es un conjunto de tumbas de la nobleza. Aquí pudimos disfrutar de la visita prácticamente solos. Y es que esa sensación de soledad en un país de más de mil millones de habitantes, muchas veces se anhela y se desea. Aunque quizás es más molesto la sensación de agobio por parte de los paisanos que del número de ellos.

     

    Algunas fotos del Royal Gaitor:

     

    Obsérvese la taquilla improvisada a mitad de las escaleras. ¿es gratis

    entrar o alguien nos quiere engañar con ese "garito"?

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Ya luego, nos tocó el empezar a visitar la ciudad, llamada también “La Ciudad Rosa” ya que la gran mayoría de sus edificios están pintados en ese color en honor a una visita del Rey Jorge de Inglaterra a Jaipur. Con el paso del tiempo, el color se ha ido destiñiendo pero aún conserva parte de ese encanto que a veces da la arquitectura decadente. En dichas calles, es muy frecuente ver monos por los tejados.

     

    Algunas fotos de la Ciudad Rosa:

     

     

     

     

     

     

     

    Y llegamos a la joya de la ciudad, el Hawa Mahal (o Palacio de los Vientos), que fue construido por el marajá Sawaj Pratap Singh que las damas de la casa real pudieran disfrutar de los principales actos de la ciudad. Desde lo alto de su quinta planta, se pueden observar otros edificios de Jaipur (ver más información histórica). El horario es de 9:30 a 16:30 y el precio de la entrada es de 50 rupias (unos 70 cts.)

     

    Algunas fotos de esta maravilla:

     

     

     

     

     

     

     

     

    Y así, terminabamos el día. Nos gustó bastante la ciudad. Nos esperaba el hotel, relajarse un poco con la piscina y otra sorpresa que nos deparaba el hotel, la gran calidad de su restaurante, sin duda, recomendable.

     

    Al día siguiente, nos dirigimos hacía otro lugar. En este caso, se trata del Fuerte del Tigre o Nahargagh que es un antiguo emplazamiento militar que ese halla en lo alto de una colina. Para ello, el rickshaw nos llevó a la falda de dicha colina y fuimos subiendo en zigzag durante dos kilómetros. A medida que subíamos, veíamos la imensidad de la ciudad y es que Jaipur tiene más de tres millones de habitantes aunque eso en la India no es algo significativo como podría ser en España. Por las vistas, y lo relajado que es la visita, sin duda lo recomiendo, aunque entre la subida, y la bajada, pueden ir varias horas. Nosotros subimos a pie aunque luego a la bajada, nos bajaron a la ciudad unos turistas alemanes que habían contratado un coche con chófer. En este caso, el recorrido es de ocho kms. Asimismo, en el Fuerte, hay un pequeño antiguo casino que ahora sirve de bar-cafetería, muy recomendable para el cálido clima de Jaipur.

     

    El horario del fuerte es de 9:30 a 17:30 y para los extranjeros, el precio de la entrada es de 50 rupias.

     

    Algunas fotos del Fuerte del Tigre:

     

    Dos kms cuesta arriba y con quizá, unos 35 grados, nos esperaban

     

     

    Desde allí abajo, vinimos

     

     

     

     

     

    Los monos, una tónica de la ciudad de Jaipur

     

     

    Una hermosa vista del el Palacio del Agua

     

    Después que unos turistas alemanes, nos acercarán nuevamente a la ciudad (Danke), nos dirigiamos a otra atracción de Jaipur, en este caso, el Jantar Mantar, que es un observatorio construido por Jai Singh en 1728, con un conjunto de figuras geométricas para el estudio de fenómenos astronómicos como los eclipses solares (ver más información histórica). Su horario es de 9:30 a 16:30

     

    Algunas fotos del Jantar Mantar:

     

     

     

     

     

    Y finalmente, llegamos a la joya de la ciudad, que no podría ser otra que el Palacio de la Ciudad, un gran complejo de de patios, jardines y edificios. Una delicia pasear por allí. Lástima que al igual que en muchos edificios, en su interior, no se pueda sacar fotografías. Fue la antigua residencia de los marajás. (Ver más información histórica). Su horario es de 9:30 a 17:00 y el precio es de 300 rupias (unos cuatro euros).

     

    Algunas fotos del Palacio de la Ciudad:

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Y así, fueron nuestros días días por Jaipur. Al día siguiente, camino a Agra, y decir Agra, es decir Taj-Mahal.

     

    Puedes ver el post también en www.viajesparatorpes.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook