Blog 
Viajar fácil y barato
RSS - Blog de José Daniel  Vinuesa Torregrosa

El autor

Blog Viajar fácil y barato - José Daniel  Vinuesa Torregrosa

José Daniel Vinuesa Torregrosa

Mi nombre es Daniel Vinuesa. En estos últimos seis años he viajado bastante, unos 60 países (principalmente por Europa y Asia) y sin duda, es uno de los mayores placeres y también una fuente de sabiduría en lo personal. ...

Sobre este blog de Economía

En este blog, iré poniendo distintos trucos para viajar de manera segura y barata. En cuatro años que no he parado de viajar relativamente de forma independiente, uno aprende mucho de como saber moverse por el mundo pero antes de viajar, hay horas en Internet, de análisis, de selección de lugares, e...


Archivo

  • 02
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Viaje a la India (IV). Orchha.

    Entre los destinos que se suelen visitar cuando se realiza una ruta por el norte de la India, un lugar que se tiene en cuenta normalmente es la localidad de Orchha (ver información histórica)

     

    La elección de este pueblo, es debido a varios factores:

     

        1)    Los impresionantes complejos palaciegos que hay.

        2)    La posibilidad de visitar un pequeño pueblo indio con no más de 10.000 personas y así, huir un poco     del bullicio de las ciudades.

       3)   Orchha está dotada de complejos hoteleros (dos o tres) de pequeña capacidad que nos permite     desconectarnos un poco y de volver a “tradiciones” occidentales, al estar dotados de equipamientos como piscinas y la posibilidad de realización de actividades lúdicas como rafting, senderismo, etc. lo cual favorece la economía local.

        4)      Asimismo, en los alrededores está el Río Betwa, lo cual, dota a todo ese entorno de un marco incomparable para relajarse y adquirir nuevas energías para el tramo final.

     

     

    Para llegar a Orchha, y viniendo desde Agra, que es lo más común, hay que coger un tren hasta la ciudad de Jhansi. El trayecto del tren entre ambas ciudades, dura 3:30 horas. Seguidamente, al llegar a la estación de trenes de Jhansi, habrá un gran número de conductores de rickshaws esperando a los turistas para trasladarlos a Orchha. El precio de la carrera es de unas 250 rupias (unos cuatro euros) y el trayecto es de aproximadamente, unos 45 minutos. En este tipo de carreteras, uno se da cuenta del caos que supone la conducción en la India y la la violación de todas las señales de tráfico así como el sentido del carril en el que hay que conducir, que conducen por la izquierda, una herencia del dominio británico.

     

     

     

     

     

     

     

    Llegamos al hotel (llamado The Orchha Resort) sobre las 14:00 horas y comimos en el mismo. Había buffet de comida india y nada más terminar, nuestros cuerpos nos pedían relax y estuvimos unas horas en la piscina del hotel.

     

     

    Tras diez días de viaje, unas horas de relax eran necesarias.

     

     

    Justo detrás de nuestro hotel, había una parte de los palacios reales

     

    Posteriormente, a media tarde, nos dirigimos a inspeccionar un poco el entorno y el pueblo de Orchha, que como comenté, no llega a los 10.000 habitantes y allí, se nota la tranquilidad que en cualquier parte del mundo nos puede ofrecer un pueblo, nada que ver con las ciudades.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Ya a la vuelta, y cerca de nuestro hotel, descubrimos la “competencia” del nuestro. Ese hotel, el Betwa Retreat lo aprovechamos para comer allí ya que vimos que la comida era más tradicional y menos enfocada al turismo, como ocurría con el nuestro. Además, en las dos noches que comimos allí, había una actuación de folklore tradicional de la zona.

     

    Al día siguiente, desayunamos en el hotel y fuimos a ver los monumentos que se encontraban alrededor del hotel. Esta jornada, nos la tomamos con tranquilidad. Había muchos más monumentos a unos dos kms del hotel pero preferiamos tomarnos la jornada tranquilos ya que nuestro tren para Benarés (Varanasi) salía a las 22:30 y claro, el día era muy largo, y no queríamos llegar molidos por la noche. Dejamos las maletas en la recepción del hotel y nos fuimos a inspeccionar los monumentos que hacen famoso a Orchha.

     

    Los monumentos que vimos, nos encantó. Es curioso como funciona a veces este país. Los edificios que estaban al lado de nuestro hotel, estaban cerrados pero cuando estabamos leyendo lo que indicaba el cartel, aparece un nativo que dice que no se puede visitar por dentro pero bueno, si le dabamos 50 rupias (unos 70 cts) se “podría” hacer algo. Está claro que no dudamos, le dimos 100 rupias y nos abrió la verja y pudimos disfrutar de inspeccionar todos esos edificios para nosotros solos. Subimos al ultimo piso, sacamos fotos, etc. Vamos, un momento único.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Asimismo, como comenté antes, todo el entorno, se encuentra rodeado del Río Betwa.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Posteriormente, ya a eso de las 14:00 fuimos al hotel. Nos echamos un rato al sol y nos volvimos a bañar un poco en la piscina. Eramos conscientes que ya en Benarés y en Nepal, no tendríamos esos momentos de kit-kat. Posteriormente, ya fuimos a cenar al hotel de la competencia y un pequeño paseo.

     

    Ya a la noche, cogimos el rickshaw que nos llevaría nuevamente a la estación de Jhansi y nos esperaba un tren de 12 horas (compartimento para nosotros dos y en litera) hasta una de las ciudades sagradas de los hindúes, Benarés, o como le llaman ellos, Varanasi.

     

    Ver la entrada en el blog www.viajesparatorpes.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook