Blog 
Viajar fácil y barato
RSS - Blog de José Daniel  Vinuesa Torregrosa

El autor

Blog Viajar fácil y barato - José Daniel  Vinuesa Torregrosa

José Daniel Vinuesa Torregrosa

Mi nombre es Daniel Vinuesa. En estos últimos seis años he viajado bastante, unos 60 países (principalmente por Europa y Asia) y sin duda, es uno de los mayores placeres y también una fuente de sabiduría en lo personal. ...

Sobre este blog de Economía

En este blog, iré poniendo distintos trucos para viajar de manera segura y barata. En cuatro años que no he parado de viajar relativamente de forma independiente, uno aprende mucho de como saber moverse por el mundo pero antes de viajar, hay horas en Internet, de análisis, de selección de lugares, e...


Archivo

  • 10
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Viaje a Tailandia (VI). Excursiones en la provincia de Krabi

     Tras haber visitado casi cincuenta países a lo largo de mi vida, se puede decir que estas vacaciones en Tailandia, han sido la única vez en que algunos días, los dediqué a la playa. En la actualidad, y por motivos profesionales, estaré unos años en Nueva Delhi (India), que es una ciudad muy estresante con su caótico y ruidoso tráfico y también, lidera en la actualidad el dudoso honor de ser la ciudad más contaminada del mundo.

     

    Por tanto y como estaré visitando el sureste asiático unas cuantas veces más y ante lo comentado anteriormente, quise desconectarme un poco y disfrutar de las hermosas playas de Tailandia.

     

     

    Como había comentado en el post anterior, mi mujer y yo tomamos como cuartel general la localidad de Ao Nang (en la provincia tailandesa de Krabi). 

     

    De los cuatro días que estuvimos en dicha población, tres los dedicamos a excursiones y el último día, como el avión salía a media tarde para Bangkok, pues fue a una playa cercana que nos había gustado mucho.

     

    Básicamente, el modus operandi para contratar una excursión es la siguiente:

     

    • La calle principal de Ao Nang, está plagada de agencias que organizan excursiones. Lo interesante es ir preguntando en unas cuantas y si es posible regatear ya que aunque hayan panfletos con los precios, siempre es posible una negociación.
    • Una vez que se ha conseguido un buen precio, lógicamente se paga y se indica la dirección del hotel donde uno se aloja. Si dicho alojamiento se encuentra lejos de la agencia, un minibus se encarga de buscar a la persona. Dicho transporte está incluido en el precio de la excursión.
    • Tras ir llegando todos los excursionistas a la puerta de la agencia, dependiendo de la excursión contratada pues partiremos en minibuses a las actividades elegidas.
    • El muelle de grandes barcos de Ao Nang, está algo apartado de la ciudad y en este caso, el bus de la agencia nos traslada gratuitamente tanto en la ida como en la vuelta.
    • Las excursiones suelen empezar a las 9:00 y terminan aproximadamente sobre las 15:30.

     

    Esta era la primera vez que optaba por coger excursiones ya que sus precios son muy interesantes y competitivos. En cada una de ellas pondré los precios y sin duda recomiendo cogerlas ya que es para la gran mayoría de lugares que fuimos, ir en barca era la única opción posible.

     

    A continuación relato las excursiones que cogimos

     

    DÍA 1: EXCURSIÓN A KOH PHI PHI

     

    Tras salir del muelle de Ao Nang en un barco similar a los que se ve en muchos lugares para llevar turistas, y tras una hora de travesía, llegamos a la isla de Koh Phi Phi. Es principalmente famosa por sus cristalinas playas y también por sus hoteles y resorts enfocados a turismo de alto nivel. La superficie de dicha isla no es muy grande, ronda los 30 kilómetros cuadrados.

     

    Dicha excusión básicamente consistía en dejarnos en el muelle de dicha isla, que llegaría el barco sobre las 10:00 para recogernos sobre las 15:30. En ese tiempo, pudimos disfrutar de su pequeña localidad pero sobretodo de la Playa de Lo Dalum Beach. Lo que nos llamó la atención en las playas de Tailandia es la temperatura del agua, muy superior a la que estamos habituados a bañarnos en el Atlántico. Tal vez esto choque un poco y esa sensación de alivio que uno va a sentir al meterse en el agua, sea a veces un poco confusa.

     

    Esta fue la excursión que más nos costó, 1000 bahts por persona (unos 20 euros redondeando). Si se tiene en cuenta que el traslado entre Ao Nang y la isla era de una hora por cada trayecto, relativamente no es mucho. Ya las posteriores, fueron mucho más baratas y más reconfortantes.

     

    Mapa de Koh Phi Phi

     

     

    Algunos viajeros se alojan en dicha isla en los hoteles existentes

     

     

     

     

     

    La Isla del Pollo (Chicken Island), que comentaremos más adelante

     

     

     

    Puerto de Koh Phi Phi

     

     

     

     

     

    Muchas de las playas de Tailandia, están prácticamente desiertas.

    Toda una delicia

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Embarcaciones típicas de Tailandia

     

     

    Jugosos batidos a un euro a pie de playa

     

     

     

    Tras el tsunami de 2004, cualquier precaución es poca.

     

     

    Mercadillos tradicionales para los turistas

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    El muelle de Ao Nang al atardecer, una preciosidad

     

     

     

     

     

    DÍA 2: EXCURSIONES DE NATURALEZA

     

    En la localidad de Ao Nang, no solo se contratan excursiones a playas sino también de la maravillosa naturaleza debido a su clima tropical que ofrece Tailandia, podemos disfrutar de ella.

     

    En este caso, la excursión que cogimos fue una que consistía en visitar los siguientes lugares:

     

    -          Cascada de aguas termales (Hot spring waterfall)

    -          Piscina Esmeralda (Pool Esmerald)

    -          Trekking de elefantes.

     

          

    Quizá la Cascada fue lo menos atractivo de dicha excursión pero también fue una primera introducción para ver la naturaleza frondosa que ofrece Tailandia. Sin embargo, se puede ser la sensación de disfrutar de unas aguas termales con efectos curativos. Realmente, el tamaño era muy limitado y había bastante gente, por lo que prácticamente uno podía poner los pies a remojo y sentarse algo.

     

     

     

     

    Bañador típico de las mujeres musulmanas en Tailandia

     

     

     

     

     

     

     

    En este tipo de minivans, nos desplazábamos por los diversos lugares a visitar

     

     

    La Piscina Esmeralda nos encantó. Ver esa agua totalmente azul en medio de la impresionante selva de Tailandia, es algo que agrada mucho. Entre el estacionamiento donde nos dejaba el bus y dicha piscina natural, hay un recorrido de unos 15 minutos a través de un sendero muy bonito, donde podemos ver la gran frondosidad de la naturaleza tailandesa.

     

    Anterior a la Piscina Esmeralda, hay un hermoso camino por un bosque frondoso.

     

     

     

     

     

    Aguas cristalinas

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    De vuelta al bus por esos hermosos senderos

     

     

     

     

    Y con respecto al Trekking de elefantes, en Tailandia, hay un gran número de asociaciones protectoras de elefantes que lo que hacen es liberarlos de trabajos forzados y tenerlos en grandes fincas donde libremente pueden vivir. En estos sitios, a los elefantes se les ofrece toda la ayuda y además, sirven también para familiarizarnos con dichos animales. La excursión incluía una pequeña demostración con aros así como un paseo en elefante. Fue una experiencia también muy agradable y sobretodo, con la satisfacción, de saber que esos animales tienen mejor vida que la anterior.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    En este caso, nuestra travesía empezó a las nueve y finalizamos sobre las 15:30. El precio total de la excursión fue de 800 bahts por persona (unos 16 euros) y nos pareció un buen precio. Entre un lugar y otro, las distancias era aproximadamente de treinta minutos y eso también, nos servía para ver otras localidades por donde pasaba el minibus. Esta excursión la recomiendo mucho y es una de las típicas que se ofrecen en cualquier agencia de Ao Nang.

     

    DÍA 3: EXCURSION A LAS CUATRO ISLAS.

     

    El nombre de dicha excursión proviene de la visita que se hace a las cuatro islas más cercanas a Ao Nang. Sin duda, fue la mejor de todas las atracciones ya que pudimos disfrutar de una gran variedad de opciones en cada una de las islas, desde hacer snorkel a disfrutar de una comida en la playa. Las cuatro islas en si, son:

     

    • Pranang Cave
    • Chicken Island
    • Tub Island
    • Poda Island

    Panfleto turístico para hacernos una idea de

    algunas excursiones a contratar por las islas

     

     

    El traslado entre cada una de las islas fue a través de una potente fueraborda de cuatro motores y su precio fue de 500 bahts por persona (poco más de 10 euros). Dicha excursión fue entre las 9:00 y las 15:30 y además, incluía comida y bebida gratis. Sin duda, una auténtica ganga.

     

    En lo referente a la primera isla a visitar, Pranang Cave, su actividad básicamente se basaba a visitar la playa pero dicho lugar estaba también rodeado de lugares para practicar escalada. Asímismo, la playa también disponía de unas grandes cuevas al final (de ahí su nombre) que si la atravesábamos, tendríamos el premio de bañarnos en unas aguas solitarias y sobretodo, profundas, cosa que a veces en las playas de Tailandia, es un poco difícil.

     

    Una de las cosas que más nos sorprendió fue lo referente a la comida en las playas fuera de los núcleos poblacionales, como era ésta. Aquí, en vez de montar un chiringuito en la arena, lo que se hace es que vienen pequeñas embarcaciones y atracan en la misma orilla. Posteriormente, cuando cae el sol, dichas barcas se van. Esto en parte es posible debido al poco oleaje que tiene esta parte de la costa de Tailandia. Pero sin duda alguna, es un mecanismo muy interesante ya que así nos evitamos impactos visuales como ocurren en muchas playas de España, atestadas de chiringuitos de playa cada pocos metros.

     

     

     

     

     

     

     

     

    Maravillosas cuevas

     

     

     

     

     

     

     

    Barcas típicas similares a los chiringuitos en España

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Con respecto a la segunda isla, Chicken Island, su visita se limitó a verla primeramente desde el barco y vimos el perfil que tiene dicha isla, de pollo. Y posteriormente, a unos metros de su costa, pudimos disfrutar un poco de snorkel (submarinismo sin bombonas de gas). Fue mi primera experiencia en este aspecto y fue bastante gratificante, sin lugar a dudas, ver esa gran cantidad de peces revoloteando alrededor nuestro.

     

    La famosa silueta

     

     

     

    Ya tras una media hora de snorkel, nos dirigimos a la tercera isla, Tub Island, la isla era bastante bonita y sobre todo con una loma anexa a la playa desde la que se podía divisar hermosas vistas. Dicha isla, cuando la marea es baja, se enlaza con una legua de arena con la isla que habíamos visitado anteriormente, la Chicken Island. Aquí, en esta isla nos limitamos a pasear un poco ya que su litoral era pequeño y estaba literalmente ocupada por los barcos.

     

     

     

     

     

     

     

     

    La única playa algo masificada que vimos

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Y ya con respecto, a la cuarta isla, Poda Island, fue en dicho lugar donde la embarcación del barco, nos ofreció el almuerzo que ya venía preparado desde el principio de la excursión. Allí pudimos disfrutar de la comida con la vista puesta en el hermoso azul del mar. Debe ser una isla que se utiliza mucho para asaderos ya que en la arena se veía muchos restos de carbón.

     

    Comida típica tailandesa

     

     

     

     

     

     

     

     

    Y para terminar la excursión, nada mejor que una refrescante sandía

     

     

    Esta visita nos encantó. Al día siguiente, en el único día que no habíamos contratado excursión y haciendo tiempo hasta que saliera el avión por la tarde, mi mujer y yo lo pasamos en la primera isla, “investigándola” un poco más por nuestra cuenta.

     

    Y así terminó nuestra primera visita en Tailandia. Y digo primera porque habrán más. Nos queda el hermoso norte con Chiang Mai y Chiang Rai como referentes. Y lógicamente, alguna playa más caerá.

     

    Ver artículo en el blog www.viajesparatorpes.com

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook