Blog 
Viajar fácil y barato
RSS - Blog de José Daniel  Vinuesa Torregrosa

El autor

Blog Viajar fácil y barato - José Daniel  Vinuesa Torregrosa

José Daniel Vinuesa Torregrosa

Mi nombre es Daniel Vinuesa. En estos últimos seis años he viajado bastante, unos 60 países (principalmente por Europa y Asia) y sin duda, es uno de los mayores placeres y también una fuente de sabiduría en lo personal. ...

Sobre este blog de Economía

En este blog, iré poniendo distintos trucos para viajar de manera segura y barata. En cuatro años que no he parado de viajar relativamente de forma independiente, uno aprende mucho de como saber moverse por el mundo pero antes de viajar, hay horas en Internet, de análisis, de selección de lugares, e...


Archivo

  • 29
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Viaje al Japón (I). Casi 20 horas de vuelo

     Durante el mes de mayo de 2012 , tuve la posibilidad de ir al Japón, mediante la compañía Alitalia (www.alitalia.es)


    Sin duda alguna, es el viaje de los múltiples que he realizado que más me ha impactado positivamente. Podría hablar mucho pero es que realmente hay que ir allí para sentir y palpar muchas sensaciones agradables. Y me refiero, a conceptos mínimos indispensables que debería existir en toda sociedad como es el respeto, la educación, la limpieza, el civismo, etc y que por desgracia, se están perdiendo de manera notoria en el mundo occidental. Gran parte del tiempo que estuve en Japón, me dió la sensación de ser un protagonista del libro 'Utopía' de Tomás Moro, por pensar que aún queda un mundo utópico donde todavía existe todo lo anteriormente comentado y que de una forma estúpida, como digo, hemos estado dejando de lado en nuestra sociedad.

     

     

    Pues en principio para este año, como gran viaje tenía la costa este norteamericana pero se me adelantó Japón, y bienvenido sea. Tuve de tiempo para prepararme el viaje casi cuatro meses, que teniendo en cuenta que cuando viajo, me encargo yo personalmente de todo, pues era un tiempo más que necesario y más teniendo en cuenta que no hay problema con obtención de visados ya que con presentar directamente el pasaporte al llegar a Japón, es suficiente.

     

     

    Informandome un poco e intentando ver distintos tipos de ciudades y emplazamientos, me planifiqué el siguiente recorrido:

     

    DÍA 1: Vuelo Madrid-Roma-Tokio

    DÍA 2: Vuelo Roma-Tokio. Llegamos al mediodía

    DÍA 3: Tokio

    DÍA 4: Kamakura

    DÍA 5: Tokio

    DÍA 6: Tokio

    DÍA 7: Kioto

    DÍA 8: Kioto

    DÍA 9: Nara

    DÍA 10: Kioto

    DÍA 11: Osaka

    DÍA 12: Tokio

    DÍA 13: Vuelo Tokio-Roma-Madrid

     

    LOS VUELOS

     

    Dentro de uno de los handicaps que tiene el viajar muy lejos es sin duda, el tiempo que puede estar uno en el avión. Es algo que hay que asumir y que además, en vuelos muy largos como puede ser entre Roma y Tokio, los aviones ofrecen una serie de entretenimiento que no lo tendremos por ejemplo en vuelos en península o hacia las islas Baleares o Canarias. En mi caso, al vivir en Las Palmas de Gran Canaria, no me quedaba más remedio que coger un avión más. Así que mi planning de vuelos, quedó configurado de la siguiente manera y con algunas fotos:

     

    VIAJES DE IDA

     

    SÁBADO 19-05-2012: Vuelo en Ryanair desde LPA a MAD, de 9:40 a 13:45. El motivo de coger Ryanair (RYR, www.ryanair.com) es que dicho trayecto lo compré en marzo y en esas fechas, las huelgas de Iberia eran constantes y en Air Europa, había rumores de hacer una ERE. Además, consideré que pese a que pudiera surgir algún atraso de RYR, ya iba con bastante tiempo ya que mi siguiente vuelo salía al día siguiente.

     

    Al llegar a Madrid, me dirigí a los mostradores de Alitalia para sacar las tarjetas de embarque pero me dijeron que como el vuelo era al día siguiente, no lo podían hacer. Como solo iba con equipaje de mano, tenía dos opciones, o levantarme más temprano al día siguiente para la correspondiente cola o mirar si en el hotel tenían internet y hacer el check-in desde allí. El hotel en el que me alojaría hasta la mañana del día siguiente, fue el Hotel Axor Barajas, de cuatro estrellas. Anteriormente, me había alojado en el Axor Feria (http://www.axorhoteles.com/), de tres estrellas, y francamente, no vi la diferencia, incluso creo recordar que la habitación en el de tres estrellas era más grande que en el de cuatro. Si me surge otras vez la necesidad de hacer noche cerca de Barajas, me quedaré en el de tres estrellas. Personalmente, esta cadena de hoteles me gusta mucho, ya que los hoteles son de diseño y ofrecen la posibilidad gratuita del transfer al aeropuerto. Como unica atracción cercana, está el Centro Comercial Plenilunio, a unos quince minutos caminando.

     

     

     

     

     

    DOMINGO 20-05-2012: Vuelo de Alitalia desde Madrid a Roma. Este vuelo sale a las 06:00, por tanto, debe ser uno de los primeros en salir de Barajas. El avión iba prácticamente lleno. El avión salió puntual pero tuvimos la desgracia que a mitad de trayecto una persona se puso enferma. Por un momento, pensamos que habría que hacer un aterrizaje de emergencia, tal vez en Baleares o Cerdeña pero el avión llegó a hora a Fuimicino y a pie de pista había una ambulancia esperando al enfermo. Era la primera vez que me ocurría en la vida pero afortunadamente, nos enteramos más tarde, que el enfermo no revestía gravedad. Como teniamos bastantes horas de escala, ya que el avión llegó a las 8:30 y el siguiente hasta Japón, no salía hasta las 15:15, pues decidimos bajar a Roma. Para llegar a Roma desde Fiumicino, escribí en mi blog una entrada anterior.

     

    Rumbo a Roma primero

     

    Configuración 3-3

     

     

    Desayuno algo pobre, tocaba un buen cappuccino en Roma

     

    Al final se ve a la tripulación junto con el pasajero enfero.

     

    Una ambulancia esperando a pie de pista.

     

     

    DOMINGO 20-05-2012: Tras coger un bus desde la Estación de Termini a las 12:30 y llegar al aeropuerto de Fuimicino a las 13:15, nos dirigimos a los correspondientes controles de seguridad y aquello me pareció una desorganización total, con muy pocos puestos de escaner, no creo que tres para mucha gente que teniamos que pasarlo. Yo creo que nos pudimos pegar fácilmente unos 20 minutos en una cola irrespirable y agobiante. Posteriormente,  vimos con una cola para la presentación del pasaporte ya que salíamos de espacio Schengen pero afortunadamente había una ventanilla para ciudadanos de la Unión Europea en la que no había nadie y por tanto, aquí no perdimos nada de tiempo.

     

    Ya luego, dentro del avión, es Boeing 777-200, que en la configuración en la clase turista es 3-4-3. El avión estaba prácticamente lleno y de grupos de turistas japoneses. Una auténtica delicia ese silencio que se notó durante las 13 horas de vuelo. Para este tipo de vuelos, los aviones vienen provistos de pantallas individuales justo delante de los asientos donde podemos ver películas (no creo que en español latino, hubiera más de cinco), música, juegos, etc. Además, al final del avión, había como un pequeño minibar compuesto de zumos, refrescos, agua, etc. totalmente gratuito y bueno, así, uno se obligaba a caminar un poco ya que en este tipo de viajes, es muy necesario.

     

    La comida, al hacer yo el check-in, puse comida especial y pedí comida hindú (más bien por cacharrear un poco en la web que por necesidad) y a los demás viajeros, se les ofrecía comida italiana ('dejame adivinar, si, en efecto, pasta) o japonesa (sushi y ensalada). Asimismo, ya unas horas antes de llegar a Tokio, se nos ofreció un desayuno. En general, el servicio de Alitalia me pareció muy bueno. Llegamos a Japón, el día siguiente a las 10:20, o sea, la hora prevista. 

     

    Me llamó la atención que prácticamente, nada más despegar, nos hicieran bajar todas las ventanillas del avión. Cogimos parte de la ruta polar pero por la fecha del año en el que estabamos, el 20 de mayo, subiendo un poco alguna que otra la ventanilla, nunca era noche cerrada. Como curiosidad, que me enteré ya en Japón, ese mismo día, el 21 de mayo, había un eclipse total de sol sobre las 7:30 en Japón. Me imagino que lo podriamos haber visto desde el avión pero la tripulación no dijo nada. También, lógico ya que más de uno se hubiera puesto a ver directamente el eclipse, sin protección, con el riesgo de haberse quedado ciego.

     

    Ya en el aeropuerto de Narita, el control de aduana fue muy rápido y unas pocas preguntas del personal, como que a que veniamos (a turismo), donde ibamos a estar, etc. Nada del otro mundo.

     

    Ciao Italia

     

    Plato principal

     

    Pequeña barra libre al final del avión

     

    VIAJES DE VUELTA:

     

    VIERNES 01-06-2012: Por desgracia, todo lo bueno, se acaba y había que volver. En este caso, el avión iba un poco más vacio aunque no creo que menos del 85%. En otros diarios de viajes, había oido de vuelos con no más del 25% pero no tuvimos esa suerte. Principalmente para cogerse tres o cuatro asientos vacios y echarse un poco. Al menos en este vuelo, el asiento de al lado, lo tenía libre y se nota bastante esa comodidad. El avión salió de Narita a las 13:20 y llegó a Roma a las 18:38 del mismo día (su horario previsto era las 19:00). Es un horario preparado para los japoneses, ya que no hay que madrugar mucho para ir a Narita y me imagino que llegarán a Roma a esa hora, para cenar y para la cama y empezar al día siguiente el tour. En este caso, no hice el check-in por ordenador sino que lo hice directamente en el aeropuerto ya que lo de encontrar un ciber en Tokio no es tarea fácil. Una gentileza desbordante el personal de Alitalia en Narita. En la comida principal, me ofrecieron entre comida italiana y japonesa. Pedí la japonesa y me llamó la atención que pusieran carne como alimento principal, algo no muy común y sobretodo cuando la comida japonesa a veces está orientada a vegetarianos o piscivoros. Pues el viaje, muy tranquilo, salvo alguna que otra turbulencia pequeña. En este caso, y a diferencia del vuelo de ida, en las pantallas se podía visualizar donde nos encontrabamos en todo momento. Llegamos a sobrevolar Murmansk, en la costa ártica rusa. 

     

    Ya una vez llegado a Roma, cogimos un pequeño tren, similar al de la T4S de Barajas y pasamos primero un control de seguridad con scanner y posteriormente el control de pasaporte. Como el siguiente avión, para Madrid, salía a las 21:15 pues no salimos del aeropuerto. Ya una vez pasado el control de pasaportes, vimos que había relativamente pocas tiendas en la zona Schengen del Aeropuerto de Fuimicino, me llamó mucho la atención. Ni siquiera había un lugar donde tomarse un famoso gelato italiano.

     

     

     

    Comida principal

     

    Un pequeño tentempie

     

    Cena ligera

     

    VIERNES 01-06-2012: El vuelo de Roma a Madrid, también iba relativamente lleno, sobre el 90%. Me esperaba quizá por la hora del vuelo (de 21:15 a 23:50) una cena al menos ligera, pero solo tuvimos bebida y unas galletas saladas. El vuelo llegó sobre las 23:30.

     

    Refrigerio a bordo

     

     

     

    SÁBADO 02-06-2012: Uno de los problemas a veces de vivir en Canarias es que no nos queda más remedio que coger siempre un último avión, si o si. El ultimo vuelo que sale de Madrid a Gran Canaria, sale a las 20:30 desde la T4 (Iberia), por tanto, para que uno pueda llegar a Canarias, tiene que estar en el aeropuerto como mucho a las 19:30 y por tanto, si se está de tránsito, es muy dificil. Anteriormente, había un avión que salía a las 23:55 y era fenomenal para este tipo de casos.

     

    Bueno, pues el avión que mejor nos convenía, al igual que la ida, era uno de Ryanair. Su horario de salida es a las 07:15 y llegada a LPA a las 09:15. Por tanto, entre lo tarde que llegaba el avión a Madrid y lo relativamente pronto que salía el vuelo para LPA, pues hicimos noche en el Aeropuerto de Barajas mirando las fotos que habíamos sacado del viaje y comentando anécdotas. Nos quedamos dentro de la zona de embarque, por tanto, más tranquila y segura que el exterior. Lo que nunca entenderé (bueno si, evitar que la gente duerma en los aeropuertos) es porque la megafonía en Madrid se pone a horas de la  madrugada, cada 15 minutos a decir lo típico de bienvenidos a Barajas, vigilen sus pertenencias, etc. Lo de aeropuerto silencioso es relativo.

     

    El vuelo, nuevamente lleno y llegamos con 15 minutos de adelanto y a descansar a casa.

      

    Y bueno, esta es la crónica de los viajes en avión. Los de ida, con mucha ilusión, y los de vuelta, con mucha resignación. En las siguientes entradas, hablaré de lo que visité en ese incomparable país.

     

    El ultimo avión esperándonos para llevarnos a casa.

     

     

    Ver entrada en el blog www.viajesparatorpes.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook