Blog 
Viajar fácil y barato
RSS - Blog de José Daniel  Vinuesa Torregrosa

El autor

Blog Viajar fácil y barato - José Daniel  Vinuesa Torregrosa

José Daniel Vinuesa Torregrosa

Mi nombre es Daniel Vinuesa. En estos últimos seis años he viajado bastante, unos 60 países (principalmente por Europa y Asia) y sin duda, es uno de los mayores placeres y también una fuente de sabiduría en lo personal. ...

Sobre este blog de Economía

En este blog, iré poniendo distintos trucos para viajar de manera segura y barata. En cuatro años que no he parado de viajar relativamente de forma independiente, uno aprende mucho de como saber moverse por el mundo pero antes de viajar, hay horas en Internet, de análisis, de selección de lugares, e...


Archivo

  • 29
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Viaje Camboya (IV). Battambang

     Tras hacer un primer sondeo de los días que estaríamos en Camboya, un total de 8 completos, y como destinos seguros a visitar eran Angkor Wat y Phnom Penh, nos sobraban unos cuantos días.

     

    Lógicamente, no queríamos cargar las anteriores ciudades de más días porque considerábamos que el tiempo que estaríamos, estaba bien. Así, que de posibles destinos que nos podría ofrecer Camboya, la elección que hicimos, y muy bien justificada, era la segunda ciudad de dicho país, Battambang.

     

    Esta ciudad, normalmente, se encuentra fuera de los recorridos  turísticos si bien es cierto que en lo referente a dicho país, la gran mayoría de las agencias de viajes suelen ofertarlo como un complemento de visitar Angkor Wat tras un viaje completo del país vecino, Tailandia y en menor medida, desde Vietnam. Yo creo que Camboya, tiene mucho que ofrecer y en lo referente a masificación turística, se encuentra mucho mejor que ambos países.

     

    Pues Battambang, pese a ser la segunda ciudad más grande, realmente no dejaría de ser una capital provinciana como quien dice. Pero es que aquí, radica su diferencia ya que en ella pudimos observar realmente como es la vida de la Camboya profunda en una ciudad. Realmente el número de turistas que se veía en la ciudad eran pocos y se notaba que no era eminentemente enfocada al turismo ya que estaba dotada de poca oferta hotelera y los restaurantes de estilo occidental, eran contados.

     

    Para trasladarnos desde Siem Reap (nuestro anterior destino) hasta Battambang, teníamos varias opciones. La que más se suele utilizar es el transporte público en autobús. Yo recomiendo la compañía Mekong Express ya que sus autobuses son los más modernos y con estándares europeos, algo que se agradece si el viaje va a durar entre cuatro o cinco horas en este caso. El precio ronda los 9 euros por persona.

     

    Sin embargo, mi mujer y yo optamos por un coche privado entre ambas ciudades. En estos países, es de los pocos donde uno se puede permitir estos caprichos. Así el viaje era directo, podríamos parar cuando quisiéramos. Dicho coche privado, que lo concertamos a través del chófer del tuktuk que nos había llevado durante los tres días a Angkor Wat, nos costó en total 30 euros, un precio ridículo si teníamos en cuenta que el trayecto duró en total unas 3 horas y media. Creo que compensó bastante ya que el bus nos hubiera costado 18 euros y aquí, por 12 euros más, podríamos ir mucho más cómodo y de puerta a puerta. Este tipo de servicio es muy común en Camboya y muchas agencias de viajes distribuidas por Siem Reap, lo ofrecen. Es cuestión un poco de preguntar y regatear. Pero sin duda, y como dije, pagar por un trayecto de tres horas y media, 30 euros, me parece un buen precio. Es lo que cuesta prácticamente en la gran mayoría de las ciudades españolas, el traslado al aeropuerto.

     

    Mapa de Battambang con indicación de algunos lugares

     

     

    DONDE ALOJARSE:

     

    Como había comentado, la oferta hotelera en Battambang, es algo limitado. Mi esposa y yo, nos alojamos en el Delux Villa Boutique Hotel (sobre 40 euros la noche con desayuno) y fue una decisión muy acertada. Entre lo relajante que es la ciudad y esta villa, daba una sensación de total desconexión y relajación tras los duros días visitando Angkor Wat. Asimismo, durante nuestra estancia en marzo, era temporada baja y pudimos disfrutar prácticamente nosotros solos de dicha villa y su piscina, muy ideal tras las jornadas calurosas.

     

    En Camboya, por poco dinero, se pueden conseguir hoteles

     con piscina, que al final de la jornada, es algo que se agradece

     

     

    Baño con estilo rústico

     

     

     

    La habitación es de estilo colonia.

     

     

    COMO MOVERSE:

     

    Battambang, una ciudad de unos 60.000 habitantes, es una ciudad cómoda y pequeña para moverse. Siempre nos podremos guiar por el Río Stung Sangke, que divide a la ciudad en dos. También es una ciudad idónea para moverse en bicicleta. Hay muchas agencias que alquilan bicicletas (incluso los propios hoteles) y su precio suele ser de dos o tres dólares por todo el día. De todas formas, siempre se tiene la opción del tuktuk por uno o dos dólares por recorrido.

     

    DONDE COMER:

     

    Aquí, a diferencia de Siem Reap, predomina más la comida tradicional camboyana y el número de pizzerías y hamburgueserías (muy común en zonas turísticas), era casi nulo. En nuestro caso, al ser del desayuno del hotel muy fuerte y generoso, la siguiente comida la hacíamos en la cena (sobre las seis o siete de la tarde) y allí siempre elegimos el Hotel La Villa (ojo, no confundir con el anterior), una herencia de la época francesa. Muy recomendable este hotel, por su entorno y su gastronomía. Una buena comida para dos personas, rondaría los 15 a 20 euros en total. No me imagino lo que podría costar ese restaurante con las mismas características en alguna ciudad europea, tal vez tres o cuatro veces más.

     

    Piscina del Hotel La Villa

     

     

     

     

    QUE VER EN BATTAMBANG

     

    CASCO HISTÓRICO DE BATTAMBANG

     

    El casco histórico de Battambang, es uno de los que mejor preserva la arquitectura colonia francesa, destruida en gran parte durante la dictadura de los jemeres rojos. Es digna de verla. Que uno no espere que le va a dar la sensación de estar paseando en París, ni mucho menos. Pero esa mezcla de época colonial junto con una cierta decadencia, le da un toque especial. En el mapa anterior de la ciudad, Stung Sangke, se puede ver, como habíamos comentado, que el Río Stung Sangke, divide la ciudad en dos, y esta arquitectura se puede divisar en la principal zona turística (por decirlo de alguna manera), que se encuentra en los alrededores del Mercado Central (Psar Nath). Al sur de la ciudad, está el mayor exponente de dicha arquitectura colonial francesa, la Casa del Gobernador, que se puede ver si se va de camino al tren de bambú o al Templo Banan.

     

     

     

     

     

    La Casa del Gobernador, máximo exponente de

    la arquitectural colonia francesa en Battambang

    El Mercado Central, se notaba la poca presencia

    de turistas, lo que lo hacía más auténtico.

     

     

     

     

     

     

     

     

    LA ANTIGUA ESTACIÓN DE TREN

     

    Visitar esta estación, tal vez sea interesante si a uno le gustan este tipo de lugares. Dicha estación está totalmente abandonada y hace ya muchos años que por ahí no circula ningún tren. Pero sin embargo, tiene un cierto halo especial ya que también uno piensa la prosperidad que tenía este país y que fue totalmente parada y estropeada debido a los jemeres rojos. En una de los siguientes posts hablaré de tan tenebroso período. El reloj que marca dicha estación, al igual que su actividad, está parado y siempre marca las 8:02.

     

     

    El reloj siempre está parado en las 8:02

     

     

     

     

    TEMPLOS BUDISTAS.

     

    Si la gran mayoría de los pocos hoteles y lugares de ocio, se encuentra a la izquierda del Río Stung Sangke, en la derecha, se encuentra una serie de templos budistas, muy interesantes para ver. Si en Siem Reap, con la gran cantidad de turistas que había, no se veía a casi nadie en sus templos budistas, imagínense en esta ciudad.

     

    Los principales templos budistas a ver aquí, totalmente gratuitos, son Wat Kandal, Wat Bovil y Wat Bo Knong y también sirve de residencia para monjes budistas y por tanto, se les puede ver en el discurrir diario de sus quehaceres.

     

    La mejor forma de ver esto es con una bicicleta e ir saltando de uno en uno. Las distancias entre ellos no es muy larga pero el calor en este país es siempre incensante y a veces, un mínimo paseo, hace desgastar mucho las fuerzas.

     

     

     

     

     

    Sin duda, el templo Wat Bovil, es el más hermoso, con una

    gran combinación de estilos arquitéctonicos.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Esto último es un pequeño estanque en Wat Bo Krong, el más

    situado al norte. Es impresionante la alegría de los

    niños y con lo poco material que tienen.

     

     

     

     

     

     

     

    PASEO BORDEANDO EL RÍO STUNG SANGKE.

     

    Una opción interesante para ver los anteriores templos, es aprovechar el cauce del Río Stung Sangke ya que en dicho río, también hay mucha vida local. Esta opción sería interesante en horas del atardecer, donde ya hace menos calor y la luz es más bonita. Esta forma e hacer los  templos anteriores, no nos desvía nada y se nos hará más amena.

     

     

     

     

     

     

     

     

    ALREDEDORES DE BATTAMBANG.

     

    Esta ciudad, se puede ver fácilmente en un día ya que como indiqué, es pequeña y el tráfico es mínimo .

     

    Los alrededores de Battambang, también merecen un apartado especial y es donde, se llevará la gran mayoría del tiempo nuestra estancia allá. Tal vez, todo se pudiera ver en un solo día pero sería demasiado fatigado y una buena opción, sería en dos. Un día, dedicado a la parte norte y otro al sur. Yo recomiendo este orden ya que un buen fin de estancia en Battambang, nos lo deparará un acontecimiento casi único en el mundo ofrecido por la naturaleza.

     

     

    Lo mejor para visitar los lugares que comento a continuación es realizarlos a través de un tuktuk con chófer. Nuestro hotel, nos indicó, que para cada día de excursión, el precio total era de 15 dólares (unos 11 euros). Dentro de lo que cabe nos pareció bien ya que esta ciudad, no tenía muchas agencias de viajes y perderíamos mucho tiempo buscando una y para quizá ahorrarnos uno o dos euros. Además, tuvimos la gran suerte de tener un gran chófer-guía llamado Richard. Si se alojan en este hotel, pregunten por él porque es un gran profesional.

     

    DÍA 1 (ZONA NORTE)

     

    TREN DE BAMBÚ:

     

    Es una de las principales atracciones de Battambang. Hasta hace no mucho, este tipo de locomoción era utilizado por los lugareños para el traslado de mercancías. Básicamente, consta de una plataforma de bambú y un motor. Pero lo más curioso es que solamente hay una vía para las dos sentidos y cuando dos trenes se encuentran entre sí, el que lleva menor mercancía, se desmonta, se pone fuera de la vía y pasa el otro.

     

    Para el caso de los turistas, el precio es de 5 dólares por persona pero el servicio mínimo por tren, es por dos personas, o sea, 10 dólares. Es una experiencia interesante, el tren coge buena velocidad y son de esos momentos gratos que uno recuerda en la vida. Al final, del recorrido, de unos pocos kilómetros, se encuentran unas cuantas tiendas de comestibles y souvenirs. Tras estar allí unos quince minutos (por si alguien quiere comprar), se vuelve a hacer el mismo recorrido pero de vuelta.

     

     

    Cuando vienen dos trenes de frente, el que lleva menos pasajeros

    o mercancía, se desmonta.

     

     

     

     

     

     

     

     

    SAMRONG KNONG

     

    Este lugar en la actualidad es una pagoda, pero en la época de los jemeres rojos, llegó a ser un campo de prisión y donde se ejecutaron un gran número de personas. Es un sitio bastante conmovedor y fue un triste preludio de algunos lugares que visitaríamos en Phnom Penh, la capital.

     

    En dicho lugar, existe un monumento donde se pueden ver de manera gráfica algunas formas de tortura que utilizaron los jemeres y uno, viendo esas imágenes, se pregunta constantemente ¿por qué y para qué?

     

     

     

     

     

     

    Diversos grabados donde se algunas torturas realizadas

    por parte de los jemeres rojos.

     

    Cráneos de personas asesinadas en dicho lugar

     

     

     

     

    TEMPLO EK PHNOM

     

    Este templo es otro de la misma arquitectura que habíamos visto en Angkor Wat. Se nota que Battambang, como comenté, es una ciudad sin muchos turistas y en este tipo de visitas se notaba, prácticamente estábamos mi esposa y yo en muchos lugares solos. Este templo nos encantó ya que aparte de recordarnos a Angkor Wat, también tenía una seríe de construcciones tales como un Gran Buda o lugares llenos de estatutas.

     

    Con estas visitas y además, parándonos de vez en cuando en algún lugar como por ejemplo un centro de secado de pescado, terminaba nuestro primer día visitando lugares fuera de Battambang. Esto lo hicimos por la mañana. Para visitar el sur, es inexcusable que las visitas sean por la tarde y ya verán por qué. En nuestro caso, le dijimos al conductor del tuk-tuk, Richard, que nos recogiera a las dos de la tarde.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    DÍA 2 (ZONA SUR)

     

    PHNOM BANAN:

     

    Nuestro siguiente destino fue el templo de Phnom Banan. Cuando llegamos y vimos que teníamos que subir una gran cantidad de escaleras (exactamente 358) y ya con lo cansado que estábamos relativamente de Angkor Wat en el aspecto físico, decidimos no subir. Pero a la entrada de dicho templo, había un entorno natural muy agradable con cabañas, pequeñas lagunas, etc. y por tanto, no se puede decir que desaprovechamos dicha visita.

     

    Tras tres días en Angkor Wat, estas escaleras se nos harían eternas

     

    Pero sin duda, el paisaje natural, era idílico

     

     

     

     

     

     

    Estas hamacas son muy comunes en Camboya

     

    Así como este tipo de bares

     

     

    PHNOM SAMPEAU (CUEVA DE MATANZA DE LOS JEMERES ROJOS):

     

    Aquí es donde discurrirá la gran mayoría de la visita del día y probablemente de Battambang.

     

    Tras un recorrido en tuktuk de media hora desde el punto anterior, Phnom Banan, y con un paisaje algo seco tras las pocas lluvias registradas en Camboya en los últimos meses, llegamos a dicho lugar.

     

    La primera parte de este emplazamiento, es visitar, por desgracia, otro lugar tenebroso que han dejado los jemeres rojos en la historia y que lógicamente, no deben ser borrados del mapa porque ya se sabe que aquel pueblo que olvida su historia, está condenado a sufrirla otra vez.

     

    El conductor del tuktuk, nos había dejado en un lugar en el que hay que subir a una colina y solo hay tres opciones de subir, con moto, con bicicleta (que significaría haber venido en ella ya que no vimos alquileres de bicis) y caminando. Caminando significaba una hora de ascenso y por tanto, recurrimos a subir en moto con conductor. El precio de dicho servicio es de dos dólares.

     

    En este tipo de motos, se sube a la colina. Lógicamente, uno va de 'paquete'

     

     

    Una vez llegamos, existe una serie de templos monumentos dedicados a las personas asesinadas en dicha colina. Asimismo, en dicho lugar existe un hoyo desde donde se tiraban a las personas vivas, que tras una caída libre de unos 50 mts,, por desgracia fallecían por el brutal impacto. Toda esta vorágine de asesinatos, falta de escrúpulos, etc. ocurrió no hace más de 40 años. Está claro que muchos capítulos negros de la historia de la humanidad, parece que por desgracia, se tienen que repetir.

     

     

     

     

     

     Desde esta altura se tiraba los cuerpos aún vivos al vacio. 

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

      

    También desde dicho lugar, existen unas impresionantes vistas que nos hace ver lo relativamente llano que es este país.

     

     

     

    Y tras terminar de ver este dantesco horror, las motos nos volvieron a llevar donde nos esperaba nuestro conductor de tuktuk.

     

    Y bueno, aquí afortunadamente, la naturaleza nos ofreció un maravilloso espectáculo. Sobre las cinco y media de la tarde (de ahí que dije que dicho día es mejor hacer este recorrido por la tarde), millones de murciélagos salen de una cueva. Fue sin duda, algo grandioso y es la principal atracción turística que hay en Battambang.

     

    Un espectáculo inenarrable ver salir a todos esos murciélagos

     

     

     

     

    Sin duda, el lugar con más turistas que vimos en Battambang

     

     

     

     

    LAS ALDEAS CERCANAS A BATTAMBANG

     

    Durante todo nuestro recorrido por los alrededores de Battambang, pudimos ver lo que es la Camboya en si, con su gente, costumbres, forma de vida, etc. Creo que los días en esta ciudad, fueron algo diferente ya que pese a no ver realmente muchos lugares, lo que realmente nos impactó muy positivamente es la felicidad con la que vive esta gente y con tan pocos medios. Es algo que nos debería hacer reflexionar. Ellos no necesitan saber cuando sale el nuevo modelo del IPhone, cual es la nueva app que está de moda en el mercado ni nada. A veces creo, que en occidente, teniendo acceso a todo, nos falta algo de felicidad.

     

     

    Pescado secándose

     

     

     

     

    Pescado secándose

     

    Aquí vemos a trabajadores en el secado del pescado

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Ya en mi próximo post, hablaré de su capital, Phom Penh y también, por desgracia, del funesto período de los jemeres rojos, donde fueron ejecutados más de dos millones de personas.

     

    Ver artículo en el blog www.viajesparatorpes.com

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook