Blog 
Yo aún diría más
RSS - Blog de Carlos Domínguez Urdiales

El autor

Blog Yo aún diría más - Carlos Domínguez Urdiales

Carlos Domínguez Urdiales

Persona vocacional y periodista, o viceversa, ejerzo actualmente como desarrollador de contenidos digitales y asesor de comunicación corporativa. Durante 7 años estuve relacionado laboralmente al periódico La Provincia.

Sobre este blog de Tecnología

Espacio de opinión periodística sobre la actualidad diaria.


Archivo

  • 19
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Borrachera de publicidad

    Navegar por Facebook empieza a ser algo tedioso e invasivo. Se nos dio una red de redes para que jugásemos y nos bajásemos películas y series y enviásemos correos electrónicos y dejásemos de leer libros para pasar a leer blogs y nos sintiésemos informados sin necesidad de comprar periódicos, cuando en realidad solo nos estaban entreteniendo... y estudiando. Sobre todo, nos estaban estudiando. Metódicamente. Al milímetro.

    En lugar de navegar por buscadores empezamos a consumir lo que otros -afines o amigos- nos recomendaban en redes sociales, que es como si le entregamos el mando de nuestra tele al vecino de al lado para que apriete los botones desde su salón, así, casi sin mirar.

    A los gurús del marketing les salían chispitas por los ojos: con lo que había costado toda la vida que los consumidores respondieran a las encuestas ¡de repente lo hacían gratis y además constantemente! El sector se volvió loco de alegría y comenzó a llenar los muros de los usuarios de recomendaciones, anuncios, invitaciones, ofertas y cupones de descuento personalizados sin demasiada visión estratégica ni ponderación de daños colaterales.

    Hace unos años, nos cambiaron la información por el entretenimiento, mal que le pese a nuestra maltrecha democracia.  Ahora, recibimos publicidad a cambio de publicidad, por el bien de la publicidad y con el objetivo de promover la publicidad ofreciendo más publicidad. Y en eso siguen, ebrios de publicidad. Después se preguntarán qué fue lo que falló...
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook