Blog 
Zumo de Cereza
RSS - Blog de Noemi Parra Abaúnza

El autor

Blog Zumo de Cereza - Noemi Parra Abaúnza

Noemi Parra Abaúnza

Noemi Parra Abaúnza es Sexóloga, Antropóloga, Trabajadora Social y especialista en Género y Políticas de Igualdad. Profesora Asociada en la ULPGC. Miembro de acciónenred-Canarias en donde participa en el área Feminista y en equipo de coordinación del Programa Por los Buenos Tratos desde el 2005. Tie...

Sobre este blog de Sociedad

"Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos" Pablo Neruda. ...


Archivo

  • 12
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La píldora para quien pueda pagarla

    A partir del 1 de agosto nos enfrentamos a un nuevo recorte en los derechos sexuales y reproductivos: se dejará de financiar 8 de las píldoras anticonceptivas. Se trata de píldoras compuestas por drospirenona y etinilestradiol, pertenecientes al grupo de las denominadas de última generación, de las más modernas de las que se cubrían hasta ahora sistema sanitario público y que vienen siendo utilizadas por más de 2 millones de mujeres mensualmente según la SEC. Éstas se incorporaron al catálogo de Sanidad en 2011, como complemento de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo (ahora en peligro de derogación). Esta Ley (en vigor, no lo olvidemos) recoge que los poderes públicos de salud garantizarán la calidad de los servicios de atención a la salud sexual integral y la promoción de estándares de atención basados en el mejor conocimiento científico disponible, así como el acceso universal a prácticas clínicas efectivas de planificación de la reproducción mediante la incoporación de anticonceptivos de última generación cuya eficacia haya sido avalada por la evidencia científica, en la Cartera de Servicios comunes del Sistema Nacional de Salud. 

    Como manifiesta la Sociedad Española de Contracepción (SEC)  la exclusión acordada por el Gobierno se fundamenta más en razones económicas y no sanitarias siendo un freno radical a los avances científicos alcanzados con la elaboración de las píldoras de tercera generación y una vuelta atrás de tres décadas en la salud sexual y reproductiva, que afectará directamente a aquellas mujeres que no puedan pagar las píldoras. En este sentido, las médicas y los médicos recetarán aquellas que estén financiadas, no las más idóneas para la mujer. No olvidemos, además, que no hay acceso a todos los métodos anticonceptivos con equidad. Como se afirma en la Estrategina Nacional de Salud Sexual y Reproductiva (2011) en todas las CCAA se ofertan los métodos anticonceptivos conforme a lo estipulado en la Cartera de Servicios Comunes del SNS, aunque la fi­nanciación pública y accesibilidad a los métodos anticonceptivos se ha ob­servado una gran variabilidad territorial que puede generar desigualdades e inequidades en su acceso. Pero, ¡ojo!, esta medida no elimina toda la anticoncepción financiada. Esto es un derecho y tenemos que conocer en qué se concreta para poder exigir que sea efectivo. Los anticonceptivos que se siguen financiando son los anticonceptivos orales combinados y de sólo gestágenos, el DIU de cobre y, parcialmente, el implante subcutáneo de progesterona. Pero la lista de posibilidad de anticoncepción es más larga y la elección del método más adecuado para cada mujer depende de muchas circunstancias como el estado de salud, situaciones personales, económicas, etc. Por lo que la elección de un método adecuado implica un análisis de la situación concreta de cada mujer para que sea efectiva y no perjudique su salud. 

    Una muestra más del desinterés del Gobierno del PP por la salud y bienestar de las mujeres, una restricción más a nuestros derechos sexuales y reproductivos. Luego nos dirán que prohiben el aborto como medida para evitar los embarazos no deseados. No les importa en absoluto. Si realmente quieren reducir los embarazos no deseados, deberían escuchar a las y los expertas/os que inciden una y otra vez en que son necesarias políticas efectivas de educación sexual y la generalización de la anticoncepción con criterios de igualdad y equidad para reducirlos. Ni una cosa ni la otra está en su agenda. 

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook