ÚLTIMA HORA

Merkel disfruta de La Gomera

 10:44  
Los dos todoterrenos de alquiler en los que Angela Merkel se moverá por La Gomera.
Los dos todoterrenos de alquiler en los que Angela Merkel se moverá por La Gomera.   LP / DLP

La canciller del Gobierno alemán llegó con su marido a la Isla ayer por la tarde bajo la vigilancia de un nutrido grupo de seguridad

BORJA VALCARCE
PLAYA SANTIAGO (LA GOMERA)
Las personas que se arracimaban en torno a la puerta de salida del Benchijigua Express no salían de su asombro. De repente, como por arte de magia, la canciller alemana, Angela Merkel, se había materializado junto a ellos y se movía, rodeada por ocho miembros de su cuerpo de seguridad personal, de estribor a babor. Hasta en tres ocasiones, cambiaron de puerta en busca de la salida que les llevaba a la bodega de carga del barco.

Tanto movimiento, como no podía ser de otra forma, terminó por llamar la atención de los pasajeros del barco, que empezaron a comentar entre cuchicheos que Angela Merkel estaba frente a sus narices. Los paisanos suyos que la reconocieron la saludaron con la cabeza, pero la cabeza gacha de ella y su marido, Joachim Sauer, tratando de pasar desapercibidos, hicieron inútiles los esfuerzos por llamar su atención.

La también presidenta del partido alemán Unión Demócrata Cristiana (CDU) se coló en el barco sin hacer ruido. Nadie se enteró, puesto que entró subida en un Land Rover blanco directamente a la bodega del barco. De ahí pasó a la Sala Oro, donde viajó con todas las comodidades y discreción que ofrece la zona vip del barco. Custodiando la puerta se encontraban tres guardaespaldas que vigilaban sentados en unas butacas.

El operativo que la Guardia Civil preparó ante la visita de la canciller comenzó horas antes de su llegada al aeropuerto de Tenerife Sur y al puerto de Los Cristianos. A las doce del mediodía, un agente vestido de paisano se acercó a las taquillas de la compañía Fred. Olsen Express para conocer los últimos detalles de cómo y cuándo embarcaría la dirigente alemana. Las instrucciones eran claras, el barco debía llegar en torno a las dos de la tarde y su vehículo embarcaría sobre las dos y cuarto, instantes antes de su salida hacia La Palma con escala en La Gomera, donde ella desembarcaría.

A la una y media de la tarde, tres guardias civiles de paisano más llegaron a la terminal del ferry y, acompañados de un perro policía, esperaron la llegada del barco para entrar en la bodega y registrarlo a fondo. Asimismo, cinco agentes más, ya de uniforme, se desplegaron por el muelle y vigilaron que no sucediese nada fuera de lo normal.

Al llegar a La Gomera y tras buscar la puerta adecuada en- traron por donde salieron, la bodega. En aquel momento, los taxistas de San Sebastián se que- daron alucinados cuando vie- ron salir un vehículo propiedad de la Guardia Civil, un todoterreno marrón grisáceo al que seguía otro blanco, donde pudieron adivinar los rostros del matrimonio, y una furgoneta en la que llevaban las maletas.

"La escena fue de película", catalogó uno de ellos, que vio pasar la comitiva. "Aún no había salido nadie del barco y ellos ya se perdían camino del hotel Tecina, en Playa Santiago", explicó, lugar donde Merkel suele descansar en La Gomera.

El rumor de que llegaba a la Isla se había extendido de tal forma entre los lugareños que se esperaba su desembarque con expectación. En el hotel, de hecho, aseguró el conductor, "ya había un buen movimiento de guardias civiles esta mañana [para el lector la mañana de ayer]", puesto que al pasar por allí a buscar a unos clientes pudo observar cómo el hotel se preparaba para la llegada de la presidenta más influyente de la Unión Europea.

Enlaces recomendados: Premios Cine