30 de mayo de 2017
30.05.2017

La voz de la última Zarina

La escritora Espido Freire retrata a Alejandra Románova en su nueva novela, Premio Azorín 2017, que presentó ayer en la feria capitalina

30.05.2017 | 21:21
Espido Freire y Daniel Montesdeoca, hoy, en la Feria del Libro de Las Palmas.

La trayectoria de la escritora Espido Freire (Bilbao, 1974) es la de una mujer que exige ser escuchada, porque lo hace en nombre de tantas voces sepultadas bajo los prejuicios, los recelos y el olvido. Y Freire, la ganadora más joven del Premio Planeta con 25 años y recientemente distinguida con el Premio Azorín, ha enhebrado con voz propia esta defensa "de según qué espacios" que corresponden a las mujeres. "Yo no soy ajena a ello", expuso ayer la autora bilbaína, una de las protagonistas de la segunda jornada de la feria capitalina.

Su nueva novela, Llamadme Alejandra (Planeta, 2017), es un retrato de los múltiples rostros y tribulaciones de Alejandra Románova (1872-1918), la última zarina o emperatriz de Rusia, como esposa del zar Nicolás II y de naturaleza alemana. "A día de hoy aún no sé qué me llevó a fijarme con ocho añitos en la primera fotografía que vi de Alejandra y a vincularme tanto emocionalmente a ella", reflexiona Freire, "creo que hubo una pieza clave, que es que los fusilaron la noche de mi cumpleaños".

Para la escritora, que atesora "muchas obsesiones que fui convirtiendo en libros", la historia de Alejandra, nieta de la reina Victoria de Reino Unido, simboliza "el dolor, la decadencia y el final de una época", pero cuya figura encarna "las contradicciones y luchas" de una mujer "enormemente compleja". "En Alejandra fui descubriendo a una mujer que repelía y atraía, tímida y apasionada, que estaba en un puesto de privilegio y que no estaba a la altura. Y quise escribir sobre todo eso", explica.

Aunque se trate de la primera novela protagonizada en exclusiva por la zarina, Freire afrontó el reto de ponerse sus zapatos y narrarla en primera persona. "Sabía que era arriesgado, pero era lo único posible", afirma. "No íbamos a entenderla de otra manera, sino que tendríamos las mismas impresiones que tenía la corte o la sociedad sobre ella, la de una mujer indaptada, altiva, hosca. Y no era eso, o era eso, pero era mucho más; era una mujer tímida, reservada, que tuvo que lidiar con un gran peso mediático, ante el que defendió su vida privada a ultranza y trató de hacer el bien, aunque estuvo equivocada en muchas cosas. Y eso solo se puede contar desde dentro", añade.

El título de la novela rinde homenaje al antológico saludo inaugural de Moby Dick, pero también se refiere "a uno de los ejes principales en la vida de Alejandra", porque "ni siquiera la dejaron llamarse como ella quería".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

Miradas al campo de batalla
Miradas al campo de batalla

Miradas al campo de batalla

Fernando Alcantarilla publica ´El siglo XX en viñetas´ en donde analiza la historia de la pasada...

Óscar Navarro recala en el Auditorio Alfredo Kraus

Óscar Navarro recala en el Auditorio Alfredo Kraus

El Auditorio Alfredo Kraus acoge la final de la Convocatoria para Jóvenes Intérpretes puesta en...

Marcha masónica en Vegueta

Marcha masónica en Vegueta

La capital acoge el primer acto de esta naturaleza y segundo que se celebra en Canarias

El XI Congreso Internacional Galdosiano afronta su última jornada con un balance final

El XI Congreso Internacional Galdosiano afronta su última jornada con un balance final

La Asociación Internacional de Galdosistas pone el broche de oro a una semana de conferencias de...

"Tengo que sentir lo que hago, si no no funciono o me quedo bloqueada"

"Tengo que sentir lo que hago, si no no funciono o me quedo bloqueada"

"En directo tengo la sensación de conectar siempre, de que ocurre algo colectivo donde sobresale...

Ron Howard, el elegido para rematar la película ´canaria´ de ´Star Wars´

El director, ganador del óscar por 'Una mente maravillosa', sustituye al frente del proyecto a...

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine