30 de noviembre de 2016
30.11.2016
Fútbol Una catástrofe que conmociona al deporte

Muere el sueño de un modesto

Diecinueve jugadores del brasileño Chapecoense, que hoy debía disputar el primer gran título de su historia, entre los 71 muertos en un accidente de avión

30.11.2016 | 10:51
Minuto de silencio de los jugadores de la UD Las Palmas por el accidente de avión del Chapecoense
Minuto de silencio amarillo por la tragedia.

Seis milagros, los supervivientes

  • La destrucción no fue total en el fatal accidente del avión en el que viajaba el Chapecoense. Seis personas sobrevivieron de forma casi milagrosa. El avión no explotó y eso hizo que fuese posible salvar la vida tras el terrible accidente. Así lo reconocía Guillermo León, director de la Clínica San Juan de Dios: "Es un milagro. No hay duda. Es muy poco probable que se supere un accidente así. Afortunadamente no hubo una explosión porque el saldo de muertos habría sido total". Los seis afortunados en medio de la tragedia que salvaron sus vidas son: los futbolistas Alan Ruschel, Jackson Follman y Helio Neto; el periodista Rafael Valmorbida Henzel, y los tripulantes Ximena Suárez (azafata) y Erwin Tumiri (técnico), quienes han sido ingresados en distintos hospitales cercanos a Medellín. Otros que también pueden estar agradecidos a su buena fortuna son los que estuvieron cerca de subirse al avión y finalmente no lo hicieron. Uno de ellos es un exjugador del Villarreal, Alejandro Martinuccio. Una lesión ha podido salvarle la vida a este delantero argentino que militó en el club de Castellón en 2012, jugando 13 partidos de Liga y marcando un gol. "Me estaba recuperando de una lesión que sufrí hace un mes y medio y no viajé. Me salvé por eso", dijo Martinuccio a los medios de comunicación antes de trasladarse a las instalaciones que tiene el club en Cachepó. Allí se encontró con los otros jugadores que por fortuna se quedaron fuera de la convocatoria: Ramos de Lima, Neném, Bruno Costa, Boeck, Andrei Alba, Dalmoro, Moises y Martins Constante.

1La final de la Copa Sudamericana, una competición equivalente a la Liga Europa, fue el fin para la mayoría de los jugadores de un modesto club brasileño, el Chapecoense. Diecinueve futbolistas figuran entre los 71 muertos en el accidente del avión en las inmediaciones de Medellín (Colombia), donde hoy debería disputarse el partido de ida de la final. Sólo hubo seis supervivientes, algunos heridos de gravedad, entre los que se encuentran tres deportistas, un periodista, un técnico de tripulación y una auxiliar de vuelo.

El avión, un Avro Regional Jet 85, fletado a la aerolínea boliviana Lamia y que llevaba 81 personas a bordo, se declaró en emergencia "por fallas eléctricas" cuando se aproximaba al Aeropuerto Internacional José María Córdova de Medellín, en el noroeste de Colombia. Menos de dos horas después, la Aeronáutica Civil (Aerocivil) confirmaba el accidente sufrido por el avión en las faldas del Cerro El Gordo, entre las localidades de La Unión y La Ceja, en el departamento de Antioquia, y a solo 17 kilómetros en línea recta de Rionegro, localidad donde está situado el aeropuerto de Medellín.

La delegación deportiva, compuesta por 22 jugadores del Chapecoense, 28 directivos, personal técnico e invitados y 22 periodistas de medios brasileños e internacionales, partió de Sao Paulo con destino a Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), donde subió al avión de Lamia, que llevaba una tripulación de nueve personas.

Al mediodía de ayer ya habían sido recuperados en el lugar del accidente 48 de los 71 cadáveres. Al mismo tiempo, las autoridades trabajan para tratar de esclarecer las causas del siniestro, que podrían tener que ver con las precarias condiciones de la aeronave, ya que la única hipótesis descartada es que haya sido causado por el mal tiempo en la zona.

En su primer comunicado, el aeropuerto José María Córdova de Medellín informaba de "fallos eléctricas" que pueden haber causado una emergencia en la maniobra de aproximación. Otra posibilidad apuntada por medios locales que citan a autoridades es que al avión no le haya alcanzado el combustible. Por contra, la azafata superviviente Ximena Suárez declaró que el capitán, un piloto experimentado y socio de la compañía, decidió evacuar combustible para evitar que se incendiera el aparato, una práctica común en avición. El director general de la aerolínea Lamia, Gustavo Vargas, aseguró en La Paz que el avión había pasado todas las revisiones y que el piloto y el copiloto "estaban certificados en Suiza" y habían superado "dentro del margen" los controles semestrales".

La noticia, de un equipo modesto -el llamado Huracán del Oeste-que se había metido en la primera gran final de su historia, ha supuesto una enorme conmoción en el mundo del fútbol. Las señales de condolencia se han multiplicado en todo el mundo, los minutos de silencio y las muestras de apoyo. El sueño del Chapecoense era el sueño del fútbol en sí mismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Concurso de entradas

Deportes

El Villa no baja el pistón
El Villa no baja el pistón

El Villa no baja el pistón

Con un doblete de Álvaro y otro tanto de Santi, el cuadro satauteño redondea un buen partido...

El Granca implora un milagro

El Granca implora un milagro

El conjunto amarillo visita a un Real Madrid lanzado

El CB Las Palmas, sin cancha

El CB Las Palmas, sin cancha

La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, tras una queja vecinal, suspende de manera...

El Maninidra, con Añaterve estelar, tumba al Estrella y es colíder en Copa

El Maninidra venció en casa al Estrella por 12-11, gracias a una gran actuación de su puntal...

"Mantener el grupo y los refuerzos nos han hecho ser más fiables"

"Mantener el grupo y los refuerzos nos han hecho ser más fiables"

"Esta temporada es bastante más difícil, con tres equipos arriba, y tenemos menos margen de...

Nuevas sensaciones

Nuevas sensaciones

Cristian Montilla 'Pluto' volverá a subirse a un ring dos años después

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine