04 de marzo de 2017
04.03.2017
ULTIMA HORA
Los Mossos hallan los cadáveres de los fallecidos en el pantano de Susqueda
Herbalife Gran Canaria 7985Hapoel Jerusalem
 

El Granca se queda a medias

El Herbalife no consigue tumbar al Hapoel y dice adiós a Europa - Los claretianos tuvieron balón para empatar el partido a falta de 16 segundos del final

04.03.2017 | 03:32
Eurocup: Herbalife Gran Canaria - Hapoel Jerusalem
Eulis Báez intenta anotar una canasta bajo la defensa del expívot de la NBA Amar´e Stoudemire.

No llegó a tiempo. No fue porque no lo intentase, porque no le pusiera todo su empeño y su corazón. Tampoco fue porque no tuviera opciones reales de llevarse el partido o, al menos, de forzar la prórroga en una última jugada cuando el marcador señalaba el 79-82 y los amarillos tenían bola para empatar el choque. Pero la única certeza palpable al término de los 40 minutos es que el Hapoel Jerusalén había ganado los dos primeros partidos de la serie al mejor de tres y está hoy en las semifinales de la Eurocup. Porque al Herbalife no le bastó con su arrojo e intención para volver a Israel y jugárselo todo al tercer partido. Y es que el Granca, falto de baloncesto y agarrado a su coraje, no tuvo suficiente para poner en jaque al Hapoel y se va de la Eurocup en los cuartos de final del torneo. Todo tras volver a caer derrotado por 79-85 y poner así el punto final a su aventura continental en esta temporada. El anhelo de volver a hacer algo grande en Europa llegó hasta ayer.

La historia que tenía el Granca ayer entre manos era simple: o ganaba o se despedía de la Eurocup. El marco para el Hapoel Jerusalén era algo más abierto, con el paracaídas de la primera victoria lograda el martes en Israel. Eso sí, ganar en Gran Canaria suponía olvidarse del Herbalife y mirar a las semifinales de la Eurocup con todas las de la ley.

Esa era, a grandes rasgos, la introducción de un partido donde el Herbalife Gran Canaria arrancó espeso, denso, sin el ritmo necesario para encarar a un equipo tan atlético como el Hapoel Jerusalén. El músculo y la velocidad del cuadro hebreo, con Jerome Dyson y Curtis Jerrells dando coba al balón, quebraba a un Granca impotente en ataque y blando en defensa (2-10, min. 3, tras un triple de Dyson). En una muestra de liderazgo, Albert Oliver tomó el control de los suyos. Cuando las cosas se ponen mal, lo mejor es darle el balón a la sabiduría, a la experiencia. En sus manos estuvo la reacción de un Gran Canaria que parecía respirar (9-12, min. 5).

El vaivén de Salin

Pero fue justo sin aire como se quedó el Gran Canaria Arena. Sin motivo aparente y en el centro de la pista, Sasu Salin cayó fulminado. Se apagó. Revuelo, corro en torno al finés, inconsciente en el suelo y silencio en Siete Palmas. Fueron unos segundos de pánico hasta que Salin recobró el conocimiento, se puso en pie y se fue del campo andando como si nada. Un susto de los de verdad.

Sin embargo, en la pista el Granca se quedó tan grogui como unos instantes atrás Salin. En trance, el partido se convirtió en un calco a lo que había pasado en la segunda mitad en el Pais Arena sólo unos días atrás. Porque el Herbalife, endeble en su zona, con problemas enormes para controlar la plasticidad del Hapoel, siempre abiertos en busca de un tiro liberado, se hundía.

Con la colabroación inestimable del Granca, eso era más fácil. Y así el Hapoel levantó poco a poco una diferencia inquietante (12-22, min. 8). Ya con Salin de vuelta -capítulo cerrado el suyo-. La sangría en el cuarto inicial siguió con Dyson desatado (16-33, min. 9, tras otro triple de Dyson y poner 17 puntos de desventaja). Ver las estadísticas al descanso era un drama: 33 puntos encajados, sólo 19 anotados y un problema con Dyson; al término del primer cuarto ya llevaba 14 puntos.

A contracorriente las cosas son más difíciles y el Herbalife ya estuvo penalizado todo el partido por su nulo arranque. Necesitaba una reacción rápida si quería encontrar el camino para tener opciones en el partido. Los claretianos lo intentaban, pero el Hapoel siempre replicaba rápido. Si no era Dyson, era Curtis Jerrells -solo descansó trece segundos en todo el partido; sí, trece míseros segundos-. Un triple del menudo base volvía a golpear directo al pecho del Granca (24-38, min. 13).

Y ahí, el invitado sorpresa. El deporte parece tan dichoso que Ryan Hollins, que entró en la rotación en este partido y dejó fuera a Richard Hendrix, funcionó como un chute de adrenalina. Su entrada en el partido, rodeado de paisanos en el Hapoel, pareció imponer. Intimidó, anotó y tiró de bíceps para animar a los suyos (31-38 min. 14, tras una canasta suya)

El Granca siguió remando y completó un parcial de 14-3 (del 24-38 tras el triple de Jerrells al 38-41, min. 16 con un triple de Kuric). Pero el ensayo comenzaba a ser desesperante; cada vez que el Herbalife estaba a un paso de pillar al Hapoel, aparecía alguien en el cuadro israelí. Si no era Dyson, era Tarence Kinsey, Curtis Jerrells o Amar'e Stoudemire el que daba alas al Hapoel. De hecho fue un triple del exNBA -poco dado al 6,75- el que mandó al cuadro hebreo al descanso nueve arriba (41-50).

Después tocó el cuarto del barro. Fue un periodo farragoso, lento, donde el Hapoel jugaba con el balón, su defensa agresiva y el control de las faltas. El Granca ahí no supo jugar y cuando se había recuperado de otro empujón más de Jerrells (48-56, min. 25, cinco puntos en el inicio del periodo), entró en la pelea de los gestos, las protestas para perder una guerra contra el trío arbitral -con un criterio dispar entre los tres y también a uno y otro lado de la cancha- y contra sí mismo.

El partido entró en un reparto de faltas, técnicas y que sembró el descontrol. La grada se exaltaba, los jugadores perdían los papeles y el partido iba de una línea del 4,60 a la otra. McCalebb, Jerrells, Peterson, Halperin, Aguilar, Jones y Kuric acudieron al confesionario. El partido, bronco y trabado, sólo favorecía al equipo que dominaba el marcador: el Hapoel Jerusalén. Tanto que para cerrar los últimos diez minutos los israelíes tenían 11 puntos de ventaja que defender. O visto de otra manera, el Granca 11 que remontar (59-70).

Los claretianos sabían que debían despegarse de todo aquello si querían tener alguna opción en el acto decisivo. Lo hicieron con la dirección de McCalebb y el acierto de O'Neale desde el triple (68-72, tras un 2+1 del base y dos triples seguidos del alero). El Herbalife estaba ahí y otra penetración de McCalebb colocaba al Granca sólo dos abajo (70-72, min.34). La remontaba se vislumbrada, pero Anzejs Pasecniks -mermado físicamente en el hombro- perdía un balón que podía haber significado el empate.

Entre tanto jugón, Jerrells y Stoudemire volvieron a aparecer para sacar un parcial de 2-7 (72-79, min. 37) y volver a dejar al Granca en el alambre. Con los dos equipos cargados, el tiro libre iba a volver a ser decisivo. Hollins acertó dos; Salin y Dyson empataron a uno (75-80, a falta de 1.21 segundos) y a la hora de la verdad ni Salin -otros dos-, ni Oliver -un par más-, ni Peterson -otros dos, el último con suspense- fallaron (79-82). El Granca tenía bola para empatar el partido y 17 segundos en el marcador. La pizarra de Casimiro no funcionó. Oliver, O'Neale y Kuric se liaron y el Granca perdió la opción de lanzar. No había ya nada que hacer. El Granca se había quedado a medias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Deportes

Madrid y Dortmund volverán a medirse esta noche
El Dortmund, primer gran reto del Madrid en Champions

El Dortmund, primer gran reto del Madrid en Champions

Los blancos han jugado seis veces en el estadio del conjunto alemán y nunca han podido ganar

Zidane: "Esta temporada cada partido será más difícil"

"No hemos perdido confianza", defendió el técnico del Real Madrid antes de medirse al Dortmund

El Betis se desata a costa del Levante

El Betis se desata a costa del Levante

El equipo de Setién golea a los de Muñiz, hasta ahora invictos, y se mete en plazas europeas (4-0)

Un presidente de toda la vida

Un presidente de toda la vida

Más de medio siglo lleva Sigifredo León vinculado al Inter de Canarias, club de Lomo Apolinario, y...

Abundancia de goleadas en la apertura de la Copa Federación

Abundancia de goleadas en la apertura de la Copa Federación

Sólo se disputaron tres partidos por el aplazamiento de dos en el Grupo A y la incomparencia del...

La Liga se reduce a 16 equipos en la campaña 2019-20

La asamblea general de la ACB, en su reunión de ayer en Madrid, dibujó la ruta de...

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine