EN DIRECTO
Fuera de plano 
RAFAEL YANES MESA | Alcalde de Güímar y finalista del Premio Planeta 2010

´En la polÍtica hay Mucho comportamiento cacique´

'Chacayca' es un pueblo inventado de infamias reales. Un 'Macondo' canario del siglo XIX donde Rafael Mesa, alcalde socialista del municipio tinerfeño de Güímar expone, entre amores y leyendas, los males de una sociedad encorsetada bajo un sistema dominado por caciques. 'Chacayca' es la última revelación de la literatura canaria y éxito de ventas tras sorprender entre los finalistas al Premio Planeta

 13:03  
Rafael Yanes Mesa.
Rafael Yanes Mesa. LP/DLP

FERNANDO BETHENCOURT Alcalde y escritor. ¿Qué es lo que dice su tarjeta de visita?
Güimarero y al servicio de Güímar.

Su irrupción en los premios Planeta fue una sorpresa para muchos. ¿Para usted?
Yo fui el primero. Me presenté en secreto sin decírselo ni a mi familia.

Y todo pese a la vergüenza que dicen que sufre al publicitar su obra.
Creo que las personas que no hemos publicado una obra literaria nos da una cierto miedo escénico por si gusta o si será rechazada.

¿Pasa más miedo que en un mitin electoral?
En la política no paso nervios. Con la literatura lo que tengo es esa duda porque hay tanto y tan bueno que gustar es difícil.

¿Es volcar el alma en la obra?
Siempre. La literatura es refugio de ilusiones y recuerdos infantiles pero sobre todo un reflejo de aquellos sentimientos que tienes más ocultos.

¿En qué se inspira su obra, Chacayca?
Empecé a partir de una historia familiar, de esos amores prohibidos que terminan en tragedia. Con el tiempo fui añadiendo personajes y se convirtió en algo más, en personas que chocaban con una sociedad caciquil. Entonces me di cuenta que el protagonista debía ser esta forma de vida injusta.

¿Bebe del realismo mágico, como si fuera un Macondo a lo canario?
Sí. De García Márquez, de Cien Años de Soledad y de Mararía de Rafael Arozarena.

¿Cuánto de realismo y cuánto de mágico?
Pongo muchos recuerdos infantiles que yo exagero con crueldad para ubicarlos en el siglo XIX. Todo está adornado con mucho de lo mágico con la intención de resaltar las injusticias de aquella sociedad.

¿Amores y leyendas?
De amores prohibidos porque claro, en una sociedad tan rígida los sentimientos muchas veces son prohibidos.

¿Qué queda de esa sociedad en la actualidad?
Creo que ahora existen comportamientos de este tipo tanto en la política, en la economía o los medios informativos como en muchas otras facetas. Lo que ocurre es que tenemos un estado de derecho que no lo permite de una manera instaurada, como era antes y aceptado por todos.

¿En qué corriente literaria encuadraría la actual crisis?
Hay una irresponsabilidad que sería bueno que alguien la escribiera con mucho realismo mágico. Sobre todo cuando en lugar de unir voluntades algunos se empeñan en desgastar.

¿También hay fantasía en la toma de decisiones?
Yo todavía oigo decir que hay alguno que quiere bajar los impuestos. Pero, ¿cómo se puede hacer esto teniendo un déficit público tan importante? Por eso me gustaría tener tiempo para escribir desde el realismo mágico todas estas tonterías que se están diciendo y que las personas desesperadas se creen.

¿Sus ordenanzas también llevan literatura?
No. Lo que sí hago es escribir las historias cotidianas de mis vecinos. Aunque no las publico muchas son aprovechables.

¿El buen escritor es el que cuenta lo que le rodea?
El mérito está en sacar de lo cotidiano aquellos aspectos que pueden enlazar con aquel argumento al que te refieres.

¿Que en Canarias haya partidos que se perpetúen en el poder es una forma de sistema caciquil?
Conocemos a más de uno que lleva demasiado tiempo y pierden la perspectiva de que se trata del dinero, el espacio y el interés público, y al final se creen que es una finca particular.

¿Es el gobierno de Canarias un ejemplo de esto?
Naturalmente. La base fundamental del sistema democrático es la alternancia en el poder, cuando ésta no se produce llegan las actitudes caciquiles. Creo que sería bueno limitar los mandatos porque efectivamente eso, aunque no en todos los casos, favorece a que determinados políticos tengan la tentación de adoptar actitudes caciquiles.

¿Ve algo de surrealismo en estas elecciones?
Muchísimo. Hay personas que han gobernado en el ejecutivo canario durante tres años y medio de los cuatro de la legislatura y que ahora critican la política llevada por esa comunidad autónoma. Los que hacen esto consideran que los ciudadanos son tontos y ese es el principal error de un político.

¿Qué le parece que se hable de pactos antes de la votación?
Es una falta de respeto a la ciudadanía. El verbo pactar se conjuga después de contar los votos porque son los ciudadanos los que deciden si gobiernas o si pactas y todavía no han hablado. Los políticos deben obedecer ese mandato y todavía no lo han hecho. Parece que quieren estar por encima del ciudadano.

¿Trabaja en una nueva obra?
Sí. Ahora pretendo hablar de un mal enorme e injusto del siglo XXI que es la emigración y pretendo enlazar con otra injusticia, que me duele mucho, como es la situación del pueblo saharaui, del que soy defensor. Es la idea inicial es la propia historia y los personajes los que te llevan por su camino.

Enlaces recomendados: Premios Cine