La gran manifestación

El 7 de julio se cumple el 30 aniversario de la manifestación pro-universidad de Las Palmas en la que más de 200.000 personas de todos los municipios grancanarios, de Lanzarote y de Fuerteventura, salieron a la calle para reclamar el derecho de sus hijos al acceso a los estudios universitarios

 02:10  
Manifestación Pro-universidad de Las Palmas del día 7 de julio de 1982.
Manifestación Pro-universidad de Las Palmas del día 7 de julio de 1982. LP/DLP
 MULTIMEDIA
 NOTICIAS RELACIONADAS

MARÍA JESÚS HERNÁNDEZ El próximo 7 de julio se celebrará el 30 aniversario de la gran manifestación pro-universidad de Las Palmas que, bajo el lema 'Universidad ya', congregó en la capital grancanaria a más de 200.000 personas de toda la Isla, Lanzarote y Fuerteventura. El éxito de convocatoria fue de tal calibre, que removió los cimientos de una reivindicación que se remontaba a dos siglos atrás, y se convirtió en el motor que impulsó, siete años después, la creación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Uno de los protagonistas de aquella magna movilización, Nicolás Díaz-Saavedra, recuerda que la misma comenzó a cocinarse "a fuego lento", diez años atrás, en 1972, cuando junto con Manuel Bermejo, Carlos Bosch Millares y Luis Jorge Ramírez, decidieron organizar una asamblea en el Gabinete Literario para exponer a la ciudadanía la necesidad de exigir una Universidad en Las Palmas.

Dicha asamblea se celebró el 25 de agosto de 1972 en el Gabinete Literario. "Había tanta gente que no cabíamos en la sala. Esa asamblea consiguió poner en marcha definitivamente el proceso, porque fue surgiendo un clamor general que dio lugar a la grandiosa manifestación del 7 de julio de 1982". De esa reunión, Díaz-Saavedra, la primera persona que elevó una petición oficial al Ministerio de Educación para la creación de una Universidad en la provincia de Las Palmas, recuerda una anécdota que define la gran batalla que se mantuvo por la Universidad de Las Palmas, no sólo con La Laguna sino con ciertos grupos políticos de Gran Canaria.

"En aquel momento, militantes de izquierda en Gran Canaria estaban en contra de una universidad en la Isla, y nosotros tuvimos el atrevimiento de convocar aquella asamblea, en plena época franquista", afirmó el director honorario de la Real Sociedad Económica Amigos del País de Gran Canaria. "El día de la reunión empezaron a llegar mujeres procedentes del Risco pidiendo las llaves de las casas. No entendíamos nada hasta que nos informaron de que uno de estos políticos de izquierda, del que prefiero no dar el nombre, estaba intentando reventar la asamblea lanzando el rumor de que en el Gabinete Literario estaban dando llaves de casas sociales. Pero no sólo no lo consiguió, sino que de allí partieron muchas reuniones sucesivas en restaurantes, casas particulares, CULP..., para lograr nuestra universidad".

Cristóbal García del Rosario, en aquel momento decano del Colegio de Doctores y Licenciados de Las Palmas y otro de los impulsores del movimiento pro-universidad, asegura que fue en esa época cuando comenzó a crearse "una sociedad civil bastante vertebrada en torno a los centros cívicos, desde el Museo Canario, Círculo Mercantil, Gabinete Literario, la Real Sociedad Económica de Amigos del País, el Real Club Victoria..., y los colegios profesionales. Ese movimiento se unió con el pueblo llano, y propició el triunfo de una reivindicación que se remonta a la Ilustración, pues no olvidemos que en 1777 se crea el primer centro universitario de Canarias en Las Palmas, que es el Seminario Conciliar".

Emilio Regidor Cortés, presidente durante más de 30 años del Círculo Mercantil, coincidió en afirmar que ese fue precisamente el secreto del éxito del movimiento pro-universidad, una unión inquebrantable de todos los estamentos sociales. "Nosotros pusimos en la calle San Bernardo una gran pancarta en la que reivindicábamos la Universidad de las Palmas. En aquella época era algo muy inusual, y de hecho la policía la quiso quitar pero conseguimos que se mantuviera para que todo el que pasara la viera y se sumara".

Regidor Cortés recuerda así el espíritu de la gran manifestación del 7 de julio de 1982. "Fue algo grandioso. La fuerza indiscutible que transmitía aquella unidad fue el germen de nuestra Universidad de Las Palmas".

Otro de los acontecimientos que desembocan en la gran manifestación fue una carta abierta dada a conocer el 7 de junio de 1982 y firmada por los profesores del Colegio Universitario de Las Palmas, en la que denuncian, según recoge Carlos Guitián en su libro Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, antecedentes evolución, la carencia de representación en los órganos de gobierno de la Universidad, y de la propia Facultad de Medicina; la marginación en lo referente a ayudas a la investigación y cualquier tipo de becas; la ignorancia de su actividad científica por parte de la Universidad de La Laguna, para acabar puntualizando que "jamás un rector de La Laguna ha visitado el centro desde su creación en 1974".

A esta carta le precedió una asamblea en el Gabinete Literario el 24 de junio de 1982, de donde partió la convocatoria de la manifestación del día 7 de julio de 1982 para la creación de una Universidad, apoyada por todos los partidos, salvo los situados más a la izquierda; los ayuntamientos, el Cabildo Insular, colegios profesionales, asociaciones de padres, sindicatos y empresarios....

José Regidor García, rector de la ULPGC, ostentaba en aquel momento el cargo de director del Colegio Universitario de Las Palmas (CULP), donde el 2 de julio se celebró una Asamblea decisiva sobre la manifestación del día 7. "El salón de actos estaba a rebosar. En un principio la intentó boicotear cierto grupo minoritario, pero la pudimos reconducir y finalmente transcurrió sin ningún inconveniente. Allí se decidió que al convocatoria la haría la Federación de Apas, se puso la fecha del 7 de julio, fácil de recordar porque era el 7 del 7, y se decidió de forma unánime que el lema sería Universidad de Las Palmas ¡Ya!". Regidor recuerda que a la salida de esa asamblea se reunió con Nicolás Díaz-Saavedra y Ángel Luque en el Gabinete Literario, "y allí decidimos que había que hacer una solicitud formal al Gobierno Civil para solicitar el permiso de manifestarnos, sobre la marcha redactamos el escrito encima de una silla y al día siguiente lo presentamos".
A partir de ahí se crea la plataforma presidida por la Federación de Apas, para organizar la protesta y la elaboración de las pancartas y pegatinas que rezaban: "Por la Universidad en Las Palmas ¡Ya! Si quieres Universidad para tus hijos, acude a la Manifestación convocada el día 7 de julio, a las 5 y 30 de la tarde, en la calle León y Castillo (Frente Piscina Metropol)".

"Había todo un sistema de organización muy complejo en el que cada uno tenía una función, y fue muy fácil porque ahí estábamos todos. Y el resultado fue grandioso, no esperábamos tanto seguimiento. ¿El secreto?, que fue una iniciativa coral en la que participó toda la sociedad. Podemos decir muchos nombres de personas que participaron en aquel movimiento, pero si no hubiese habido ese espíritu de unión de toda la sociedad no hubiésemos llegado a nada".

El éxito de la convocatoria llevó a la creación, un mes más tarde de la Fundación Universitaria de Las Palmas, institución pionera en el país, que vertebró el camino iniciado el 7 de julio hacia la universidad completa.

En ese camino, tuvieron un papel muy importante la Universidad Politécnica de Las Palmas y el CULP, ambos centros, según expresó el catedrático Antonio Núñez, "lideraron todo el movimiento institucional que condujo a julio del 82. La UPLP contó desde el primer momento con el apoyo del alcalde de Las Palmas Juan Rodríguez Doreste, que presidía el Pleno del Consejo de Patronato de la UPLP".
Para Antonio Marrero la creación de la ULPGC "fue el culmen de una serie de hitos que se fueron sucediendo durante más de 40 años y el resultado ha sido bueno para la sociedad canaria y en concreto para la provincia de Las Palmas porque implicó el acceso a la enseñanza universitaria de muchas personas".

¿Por qué la Universidad tardó siete años más en lograrse? Esta es una cuestión a debatir en un próximo capítulo. Como adelanto, Marrero pone el acento en un instrumento que surge en 1982: el Estatuto de Autonomía en Canarias, "que otorga a los parlamentos autonómicos la posibilidad de crear universidades, siempre con el informe favorable del Consejo de Universidades, en el que estaba muy presente la Universidad de La laguna".

  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
 
  PROMOCIONES   CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA PROVINCIA |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  AGENCIAS |  CONTRATAR  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de la-provincia.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Avís legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya