MIGUEL LOSADA: "Sólo el 15 por ciento de las empresas que van a concurso salen a flote"

Miguel Losada conoce de primera mano la crisis que sacude a España en estos momentos. Desde su puesto de juez de lo mercantil ha visto cómo las empresas acuden al juzgado ahogadas y, en casi todos los casos, sin posibilidad de sobrevivir.

 
MIGUEL LOSADA: "Sólo el 15 por ciento de las empresas que van a concurso salen a flote"
MIGUEL LOSADA: "Sólo el 15 por ciento de las empresas que van a concurso salen a flote" LP/DLP

PEDRO GUERRA - LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. -¿Por qué se creó la Ley Concursal y para qué?

- La finalidad de la Ley Concursal es plantear en un texto único todo lo que se refiere a las situaciones de insolvencia de los deudores y, en última instancia, a la ejecución universal de los bienes del insolvente cuando la insolvencia no puede salir adelante, es decir, cuando no hay activo para que pueda seguir funcionando una empresa. Antes a la ley las normas que regulan las quiebras, los concursos de acreedores, las suspensiones de pago, etc, aparecen dispersas. Lo que se pretende con la Ley Concursal es crear un texto único que regule las situaciones de insolvencia y, en última instancia, la ejecución universal del patrimonio del deudor.

- ¿En qué circunstancias puede o debe una empresa someterse a concurso?

- Cuando se encuentre en una situación de insolvencia actual o bien en una situación de insolvencia inminente, porque en ocasiones, si una sociedad lleva su contabilidad perfectamente, sabe que aunque tenga para afrontar sus pagos a corto plazo a lo mejor dentro de cinco meses no tiene activo para pagar y no tiene formas de buscar activo para pagar. En ese momento debe solicitar la declaración de concurso.

- ¿La rapidez es importante a la hora de acudir a la Ley Concursal?

- Es importante no acudir demasiado tarde. Ahora bien, también considero que las sociedades tienen, antes de acudir a la Ley Concursal, que tratar de salvar la situación. El concurso supone una intervención de la sociedad en la que la administración concursal tiene una participación activa, y en múltiples ocasiones será preferible tratar de solventar la situación a través de la refinanciación de deudas, por ejemplo. Esto se puede dar mucho en las constructoras, por ejemplo, que pueden tener un gran activo pero no pueden ejecutar las obras en este momento. Tienen deudas, pero también un activo importantísimo.

- Las personas físicas también pueden acogerse a la Ley Concursal. ¿No es un poco revolucionario?

- La ley permite el concurso de cualquier persona. Ahora bien, no cabe duda de que la Ley Concursal aparece referida esencialmente al empresario, incluso al empresario individual, pero no aparece referida a un consumidor. Y el concurso de los consumidores cabe, sin ninguna duda, lo que pasa es que hay que analizar si procede en todos los supuestos. La gente piensa que si acude al concurso se van a solucionar algunos impagados que tiene por ahí, pero nada de eso. Incluso, se solicitan concursos en los que el deudor carece de bienes, con lo que es totalmente inviable. El concurso se solicita para llegar a un convenio para pagar a los acreedores y, en última instancia, liquidar los bienes del deudor. Es absurdo acudir a un concurso sin bienes. Además, el concurso genera costes importantes que la gente desconoce.

- Teniendo en cuenta que la ley es nueva, ¿qué porcentaje de empresas salen a flote tras un proceso concursal?

- Por mi experiencia, le puedo decir que muy pocas. De las empresas que en la provincia de Las Palmas se han acogido a la Ley Concursal no más del quince por ciento han salido a flote.

- ¿Eso es un fracaso de la ley?

- En primer lugar es un fracaso de los administradores de la propia empresa, por llegar a esa situación, y en segundo lugar está que acuden al concurso demasiado tarde. Básicamente es eso. Incluso las sociedades pueden liquidar sus bienes sin acudir al concurso, lo que pasa es que los empresarios buscan salvar su responsabilidad.

- ¿Tiene fisuras la Ley Concursal?

- Sí, como todas.

- Por ejemplo.

- Pues no ha regulado de forma adecuada el sobreendeudamiento de los consumidores, el procedimiento es un tanto farragoso en algunos tramos..., tiene sus carencias pero creo que es una buena ley.

- ¿Ha oído hablar del septiembre negro?

- Todos hemos oído hablar de septiembre. Todo apunta a que la economía se desacelera rápidamente. Los últimos cuatro meses del presente año serán muy duros.

Enlaces recomendados: Premios Cine