EUROCOPA

Desaparecen las ayudas para reformar las viviendas rurales

El Gobierno canario suprime una partida de 1,9 millones que según los alcaldes permitía a familias necesitadas renovar sus casas

 

M. PINO PÉREZ El Gobierno canario ha suprimido las subvenciones para la rehabilitación de viviendas en el medio rural. Los ajustes en el presupuesto autonómico para hacer frente a la crisis económica han hecho desaparecer de golpe casi dos millones de euros (1,9 millones) del Plan de Vivienda de Canarias que recogía esta línea de ayudas. Además, este dinero ya suponía un importante recorte respecto a 2010 en que el Ejecutivo destinó 3,2 millones de euros para ayudar a las familias de las Islas que residen en núcleos de población de menos de 10.000 habitantes o en pagos en los que la economía se basa en el sector primario a reformar sus casas.

Estas ayudas las gestionaban hasta ahora los ayuntamientos y por ello, el director del Instituto Canario de la Vivienda, Jerónimo Fregel, ha remitido una carta a los alcaldes para explicarles la imposibilidad de cumplir con la línea de actuación del Plan de Vivienda (2009-2012) destinada a la subvención de rehabilitación de viviendas en el medio rural en el ejercicio 2011 al no existir disponibilidad presupuestaria.

Precisamente esta fue una de las cuestiones que abordaron el pasado martes los regidores municipales en la reunión de la Federación Canaria de Municipios. Lázaro Brito, presidente en funciones de la Fecam, criticó ayer que el Gobierno canario haya retirado estas ayudas sin haber consultado con los ayuntamientos que a estas alturas del año se han quedado con las solicitudes de los vecinos tramitadas.

Familias necesitadas

Brito añadió que estas ayudas venían resolviendo a las familias más necesitadas diversas obras de mejora sobre todo en los baños y en la red eléctrica ya que en muchos casos se trata de viviendas muy antiguas.

Ante esto, la Fecam, según informó el presidente en funciones, ha pedido una reunión con la consejera de Vivienda del Gobierno canario, Inés Rojas, y con el director del Instituto Canario de la Vivienda, Jerónimo Fregel, para abordar la supresión de estas ayudas recogidas en el Plan de Vivienda.

Fuentes de la Consejería de Vivienda del Gobierno canario quisieron aclarar ayer que las familias del medio rural no se van a quedar sin subvención porque el Plan de Vivienda recoge ayudas para estos casos que llegan hasta los 12.000 euros. La diferencia, según apuntaron desde el departamento regional, es que ahora los solicitantes no se podrán dirigir a los ayuntamientos sino al Gobierno canario.

Con todo, los alcaldes consultados por este periódico coincidían en que la supresión de estas ayudas deja a muchas familias con los proyectos de reforma de sus casas sin dinero. Dámaso Arencibia, alcalde Valleseco, comentó que cerca de un centenar de vecinos pedían cada año estas subvenciones y ahora será más complicado que consigan el dinero porque deberán hacer frente a más trámites.

El alcalde de Moya, Hipólito Suárez, destacó que ha recibido 96 solicitudes de los vecinos y no va a tener más opción que dirigirse a ellos por carta para explicarles que es el Gobierno el que suprime las ayudas. Por su parte, Juan de Dios Ramos, alcalde de Teror, que también se quejó por la supresión de las subvenciones que en este pago venían solicitando unas ochenta familias.


laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine