Teror concentra el mayor número de fuentes históricas de agua de Canarias

El especialista en hidrología médica Eduardo Navarro insta a la recuperación del olvidado balneario

 02:08  
Teror concentra el mayor número de fuentes históricas de agua de Canarias
Teror concentra el mayor número de fuentes históricas de agua de Canarias 

JAVIER BOLAÑOS Teror concentra el mayor número de fuentes históricas de aguas del Archipiélago. El presidente del Instituto-Museo Canario del Agua y reconocido doctor en medicina y especialista en hidrología médica en las dos universidades canarias, Eduardo Navarro, acaba de presentar en el Auditorio de Teror su larga investigación de 15 años sobre los muchos nacientes naturales que se localizan bajo el terreno del municipio, la historia del balneario de 1880, los numerosos premios internacionales que prestigian sus recursos, las viejas reseñas médicas sobre sus bondades, los recuerdos de los rematadores (los antiguos repartidores) y recoge hasta una manifestación de hace casi un siglo, y en la que el periódico El Tribuno sale en su defensa ante el intento de Firgas de apropiarse de sus recursos.

Teror es "un lugar de aguas". La industrialización de sus recursos hidrológicos es sólo el resultado de una de las riquezas naturales más importantes que acapara la localidad. El ejemplo más claro, según el catedrático, es que Teror concentra el mayor número de fuentes históricas de Canarias, tanto por su antigüedad, como por sus calidades mineromedicinales y de mesa. Y entre ellas hace mención a la fuente de Los Milagros y Agria, Grimón y Santa María, entre otras muchas. En la actualidad, según su estudio, hay diez que están en aprovechamiento, y otras muchas tapiadas, aunque pueden recuperarse en cualquier momento, según resalta.

Eduardo Navarro ha encontrado la primera reseña histórica sobre las aguas del municipio en el año 1542 de la mano de Cairasco de Figueroa, o luego cuando Gregorio Chil dice que los canarios usaban sus aguas para enfermedades óseas, según recoge en su libro Teror, la fuente agria y el histórico balneario, que acaba de presentar en sociedad tras una larga y minuciosa investigación, que le ha llevado a repasar volúmenes en la Península y en distintos centros de estudio de la historia de las Islas.

"En Teror es donde hay más fuentes con historia de Canarias y son buenas y digestivas. Y, sobre todo, apenas ha variado la composición de algunas de ellas, como Fuente Agria, de la que ya hablaba por primera vez Viera y Clavijo en 1779", según este experto en la materia.

Navarro cree que la razón de que tengan buenas propiedades naturales y carbogaseosas se debe a unas bolsas localizadas a una profundidad de casi 3.000 metros en el triángulo formado por la Montaña de Arucas, el Pico de Osorio y la Montaña de Gáldar, donde se concentran grandes cantidades de recursos hídricos.

Entre las novedades, habla del balneario de 1880, que sigue existiendo aunque a la sombra del restaurante La Fuente. Fue promovido por Víctor Grau Bassas. Y se mantuvo activa hasta mediados del siglo pasado, cuando se cerró "por intereses políticos", aunque tenía una gran aceptación en Europa. Tal es así, que llegó a ser comparado con Spa (Bélgica), Pyrmot (Alemania) o Mondariz (España), lo que demuestra su resonancia social.

Eduardo Navarro ha propuesto al actual propietario Roque Marrero que se denomine Balneario o Baños de Teror. "Es único por sus aguas, porque no hay otro con sus características". Sus aguas son útiles para el riñón y para el aparato locomotor. Apuntando que fue visitado por Pío XII, cuando todavía era cardenal.

El investigador, uno de los más reconocidos en las Islas, hace un repaso a la vida de los aguadores, que eran los concesionarios y precedentes de los repartidores actuales. Primero trabajaban con burros, luego con carretas y más tarde con camiones. Entre las casi quince familias habla, entre otras, de los Domínguez, Ramírez, Araña y Ojeda, entre otras. Y, como anécdota, señala que en la época había luchadores-repartidores, cuya fuerza era tal que podían coger un garrafón de 16 litros al mismo tiempo en cada mano.

Poemas, canciones, muchas referencias del mundo de la cultura y el arte han hecho mención a las aguas durante siglos. Pero también han sido muy premiadas, siendo las más laureadas del Archipiélago. Entre las novedades se incluye la Medalla de Bronce en la Exposición Regional de Las Palmas. El libro también dedica un capítulo al estudio histórico farmacológico-terapéutico desde el siglo XVI hasta la actualidad.

El estudioso recopila muchas reseñas periodísticas. Y, entre ellas, sobresale la página publicada por El Tribuno en 1914, con un manifiesto de una página en defensa de las aguas de Teror, ya que Firgas quería apropiarse de ellas, por lo que se organizó una manifestación. Y también LA PROVINCIA hablaba de sus aguas en 1936.

"Son aguas excelentes para beber, por su baja mineralización y contenido en sílice, que es bueno para el colesterol y la presión arterial", sentencia.


Enlaces recomendados: Premios Cine