Siniestros de los últimos años

Cuando volar se convierte en tragedia

Los incidentes de 2013 ponen fin a los siete años en los que Gran Canaria no registraba sucesos relacionados con aparatos de aviación ligera. La historia de Canarias tiene entre sus páginas múltiples accidentes en los que se han visto implicados avionetas y otro tipo de aparatos ligeros de vuelo

31.10.2013 | 09:08
Una avioneta cae al agua en la playa de San Agustín. | lp / dlp
Una avioneta cae al agua en la playa de San Agustín. | lp / dlp

La avioneta accidentada en la noche del lunes en el pinar de Tamadaba, que se cobró la vida de sus tres tripulantes, es el segundo siniestro relacionado con el mundo de la aviación que se registra este año en Gran Canaria.

El 11 de septiembre un hombre perdió la vida y una mujer resultó herida tras caer el autogiro en el que sobrevolaban una zona de La Aldea. El incidente se produjo coincidiendo con la celebración del día grande de las Fiestas del Charco de este municipio.

Anteriormente a estos dos casos, en Gran Canaria no sucedía un accidente de estas características desde hacía siete años. El último siniestro tuvo lugar el 22 de marzo de 2006 cuando el empresario grancanario Pedro González, de 56 años, perdió la vida al estrellarse su avioneta en Aeroclub situado al sur de la Isla. González se dirigía al aeropuerto de Gran Canaria para pasar por el servicio de Aduanas y viajar hasta Cabo Verde.

De poco le sirvieron sus más de diez años de experiencia en vuelo cuando el aparato, una Mooney Bravo, perdió el control poco después de despegar y colisionó contra un grupo de pinos hasta estrellándose y prenderse fuego.

Dos años antes, el 22 de febrero de 2004, otro siniestro en el Aeroclub de Gran Canaria se saldó con la vida del piloto cuando éste intentaba aterrizar. También en 2004, dos personas fallecieron al accidentarse una avioneta de acrobacia aérea en la zona situada entre Ladera Alta y Los Giles. En el percance murieron el piloto, de nacionalidad alemana, y el copiloto español, quienes participaban en el Segundo Encuentro de Aeromodelismo Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

Al efectuar un giro el aparato rozó el suelo y se desestabilizó, provocando que se precipitase al vacío. Como resultado del impacto, un ala y el motor de la avioneta rompieron y salieron despedidos varios metros.

El 16 de junio de 2009, dos aviones F-18 del Ala 46 de la Base Aérea de Gando sufrieron un accidente mientras realizaban un ejercicio de adiestramiento de guerra electrónica a 10.000 metros de altitud. Los pilotos abandonaron ambas aeronaves antes de que colisionaran con el mar utilizando sus asientos eyectables.

Algunos años antes, el 11 de febrero de 2003, otro F-18 ya había caído al mar, en una zona próxima a Pozo Izquierdo, tras sufrir una avería. El suceso tampoco tuvo víctimas ya que el piloto saltó en paracaídas desde el aparato al detectar un funcionamiento anómalo.

En los años 90 del pasado siglo -concretamente el 31 de agosto de 1996- un joven murió y otro resultó herido muy grave al precipitarse al suelo el avión ultraligero que tripulaban a la altura de los Llanos de Botija, en Gáldar.


Tragedia en San Mateo
Uno de los sucesos más destacados en la historia de los accidentes aéreos de Gran Canaria es el ocurrido el 28 de mayo de 1980. Ese fatídico día, once personas perdieron la vida al estrellarse un avión militar en la Hoya del Gamonal (San Mateo). Tal y como relata el cronista Pedro Socorro, el Hércules C-130, perteneciente al Ala número 31 de la Base Aérea de Zaragoza, se accidentó poco antes del mediodía con cinco tripulantes y seis pasajeros a bordo, todos ellos militares.

El aparato procedía del aeropuerto de Tenerife Norte y tenía previsto aterrizar en la base de Gando. "En Gran Canaria se proponía recoger a un contingente de reclutas para trasladarlos a Zaragoza, dentro de los denominados vuelos revoladas, que transportaban soldados entre el Archipiélago y la Base Aérea de Zaragoza. Con anterioridad había dejado en el aeropuerto de Tenerife a un reemplazo de 80 soldados", relata Socorro en su crónica.

La aeronave perdió contacto con la base de Gando cinco minutos antes del tiempo previsto para la toma de tierra. "El Hércules C-130 se había estrellado contra el Risco Negro, a 1.575 metros de altitud, quedando totalmente destruido" como causa "de un posible fallo mecánico".

No obstante, esta no era la primera vez que se producía una tragedia relacionada con aparatos militares. El 10 de junio de 1959 dos aviones del 363 Escuadrón de las Fuerzas Aéreas del Ala Mixta Número 36 de la Base Aérea de Gando se incendiaron tras intentar aterrizar en las proximidades del Barranco de Pino Gordo en La Aldea al percibir una fuerte turbulencia y pérdida de velocidad.

Uno de los pilotos, el sargento Jaime Bujosa, consiguió sobrevivir tras ser ingresado en el Hospital Militar con quemaduras de pronóstico grave en la cara y ambos brazos. El segundo piloto accidentado no tuvo la misma suerte. El teniente José Martín quedó atrapado por las llamas provocadas tras la colisión de su avión.

Cuatro años antes, el 15 de enero de 1955, otro trágico accidente de aviación había tenido lugar en Agüimes. El motor de una avioneta militar sufrió fallos en pleno vuelo y el aparato se precipitó contra el suelo provocándole en el acto la muerte sus dos ocupantes, los tenientes Marrero y Bermúdez.

Gran Canaria no es la única isla en la que se han producido accidentes de avionetas. El 8 de abril de 1984 una avioneta monoplaza sufrió un siniestro al precipitarse contra el suelo mientras realizaba una exhibición en Los Rodeos. Cinco personas murieron en ese suceso.

Otros tres pasajeros perdieron la vida junto al piloto de un avión que se estrelló en el mar frente a la playa de Los Pocillos en Puerto del Carmen (Lanzarote) el 27 de agosto de 1998. La mujer del piloto, socia de la empresa que explotaba la avioneta con fines turísticos, fue condenada en diciembre de 2007 a cumplir seis años de cárcel por manipular el registros de vuelos para inculpar de la tragedia al controlador.

La isla de Tenerife volvió a registrar un accidente aéreo el 7 de diciembre de 2004, cuando la Cessna en la que volaba un matrimonio sufrió una complicación en el motor y cayó al mar frente al barrio de Añaza. Agustín Enríquez falleció mientras que su mujer, Rosa María Abrantes, consiguió sobrevivir después de que los equipos de emergencia desplazados hasta la zona de la catástrofe le practicaran maniobras cardiovasculares. Ambos eran naturales de La Palma y se dirigían hacia El Aaiún.

Dos años después, el 14 julio de 2006, dos alumnos y su instructor de vuelo perecieron al caer la avioneta en la que viajaban en un área agrícola del municipio tinerfeño de El Rosario. Los tres se dirigían a Gran Canaria en un vuelo de aprendizaje tras arreglar una avería en el sistema de comunicaciones del aparato. En esta ocasión también se trató de una Cessna.

El 26 de junio de 2009, un accidente en El Paso (La Palma) se cobró la vida de dos hombres. La avioneta Tecnam-P96 Golf 100 en la que viajaban cayó al vacío tras dar varias vueltas y precipitarse hasta una zona conocida como La Tajuya. Los fallecidos fotografiaban las obras de remodelación del aeropuerto palmero.

Gran Canaria

Gran Canaria pedirá ampliar Infecar y la depuradora Jinámar con fondos del IGTE

Entre las certificaciones de 2016 y las acciones hasta 2019, la propuesta que el Cabildo al...

Nueva Canarias propone tres alternativas para evitar el cierre de El Pinillo

La primera fórmula para remediar este problema que afecta a cerca de 2.000 usuarios, pasa por...

Gran Canaria rinde homenaje a los artesanos de más de 85 años

Estos se encuentran aún en activo y atesoran con su contribución a la pervivencia del legado...

Álamo reprocha a Socorro que utilice su dimisión para marcharse del pacto

Álamo reprocha a Socorro que utilice su dimisión para marcharse del pacto

El concejal de Deportes critica la marcha de Oneida y la tacha de "mezquindad política"

Gáldar celebra el Día de la Policía Local en honor a San Miguel Arcángel

Una comisión entrega el pergamino Capitán Quesada a Sebastián Monzón Suárez en la primera edición...

Vecinos de Castillo del Romeral critican que la suciedad invade sus calles

Vecinos de Castillo del Romeral critican que la suciedad invade sus calles

Los contenedores de la urbanización Santa Cruz rebasan su capacidad máxima

Enlaces recomendados: Premios Cine