Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los concejales no adscritos de Teror abandonan el pleno de junio al no poder intervenir

El alcalde rechaza la participación por separado de los antiguos ediles de NC

Salón de plenos de Teror durante una convocatoria en una imagen de archivo. AYTO. TEROR

La celebración del pleno ordinario en el Ayuntamiento de Teror se vio trastocada este jueves por el abandono de los cuatro concejales del grupo mixto, tres de ellos no adscritos, que decidieron no sumarse a la convocatoria después de que se les denegara la participación por separado en la reunión. El edil Antonio Rodríguez, que se presentó a los pasados comicios por Nueva Canarias (NC) aunque acabó renunciando a la representación de esta formación, explicó que él y sus compañeros, que en la actualidad han pasado a formar parte de Coalición Canaria (CC), se reservan la posibilidad de acudir a los tribunales para reclamar sus derechos.

La denegación de su participación se precipitó durante la mañana de este jueves, según Rodríguez, que explica que recibió un correo electrónico al mediodía en el que se le notificaba la decisión de incluirle en el grupo mixto. Tanto él como otros dos concejales que en su día se presentaron por NC para acabar renunciado a estas siglas –Juan Jesús Quintana Rivero y Marlene Rodríguez Cabrera– defienden que tienen derecho a intervenir por separado al ser concejales no adscritos, pese a su actual pertenencia a CC.

El edil argumenta que les asiste la Ley de Municipios de Canarias y una sentencia del Tribunal Constitucional. En un fallo de 2017, el órgano de interpretación de la Carta Magna señalaba que hay derechos políticos ligados a la condición de concejal y derivados del mandato representativo de los electores, una serie de derechos que constituyen el núcleo de la función representativa. En concreto, la participación en plenos con voz y voto, ejercer funciones de control político y presentar preguntas, mociones, enmiendas o votos particulares, entre otras prerrogativas. Agrega, asimismo, que existen resoluciones del Tribunal Supremo en el mismo sentido.  

Antes de que tuviera lugar el pleno, el cuarto concejal del grupo mixto, Francisco López Peña (Podemos), planteó la situación como cuestión de orden sin obtener una resolución satisfactoria. Ante la respuesta, tanto él como los tres ediles no adscritos decidieron abandonar la convocatoria. «El alcalde buscaba una fricción con el edil de Podemos», asegura Rodríguez. En lugar de la confrontación entre los cuatro concejales, el grupo en conjunto optó por salir de la sala. 

Como consecuencia del abandono, las mociones que habían presentado los ediles no llegaron a ser tratadas. Rodríguez insiste en que el derecho les ampara y estudia la presentación de acciones legales para defender su posición. 

Los ediles no adscritos que protagonizaron la salida del pleno forman parte del grupo de concejales que han ido abandonando las filas de NC desde las elecciones de 2019, en las que esta formación obtuvo el mayor número de votos y actas en Teror. El primero en renunciar para incorporarse a CC –partido al que ya había pertenecido casi 20 años atrás– fue el propio Rodríguez en mayo de 2020. En febrero de 2022 hizo lo propio Juan José Quintana y hace solo un mes, en mayo, también lo anunció Marlene Rodríguez. 

Compartir el artículo

stats