El menor indocumentado y sus padres se hacen la prueba del ADN

El test de paternidad de estos dos vecinos de la Rambla de Jinámar y su hijo lo pagó la TV Canaria

11.02.2014 | 02:10
Asadero en familia. Los padres, familiares y amigos celebraron el sábado en la Rambla de Jinámar un asadero junto al menor de 15 años que no fue escolarizado por sus padres. En la foto, la madre del menor -centro-, con amigos y familiares. | la provincia / dlp
Asadero en familia. Los padres, familiares y amigos celebraron el sábado en la Rambla de Jinámar un asadero junto al menor de 15 años que no fue escolarizado por sus padres. En la foto, la madre del menor -centro-, con amigos y familiares. | la provincia / dlp

El menor de 15 años de Jinámar que no fue registrado ni escolarizado por sus padres y descubierto por el Gobierno regional, se sometió, junto con ellos, al cotejo del ADN en un laboratorio de la capital grancanaria para confirmar de forma oficial que Pedro, conocido por muchos como Peter, y Maravilla, llamada por familiares y amigos como Mara, son sus progenitores, y así podrá volver a vivir con ellos. El resultado de la prueba de paternidad podrá estar en entre dos y tres semanas.


No fue necesario llevar a cabo la recaudación solidaria de 500 euros, como había planteado hacer su familia, para poder costear esta prueba en un centro privado. Si hubiera sido a través de la administración, el resultado se conocería entre tres y cuatro meses, tiempo que no querían esperar ni Pedro ni Maravillas para recuperar la custodia de su hijo, ahora atendido por el Gobierno canario. Finalmente la Televisión Autonómica Canaria costeó este cotejo de ADN que se realizó ayer lunes en un laboratorio de Las Palmas de Gran Canaria


Peter y Mara están más cerca de que su hijo, con el nombre ficticio de Enrique, vuelva a la habitación que le tienen preparada en el domicilio familiar situado en la Rambla de Jinámar, en la capital grancanaria, junto a sus cuatro hermanos de 10, 8, 6 y 5 años. En la actualidad, el menor reside en una casa de acogida, con el derecho de pasar el fin de semana con sus padres, los cuales habían decidido, cuando nació Enrique, en 1998, ocultarlo a las autoridades para no perder su custodia, como les había ocurrido con dos hijos que habían tenido años atrás.


El pasado fin de semana, Enrique estuvo en el piso de sus padres, situación que motivó que su familia y la de su novia organizaran un asadero en el local social de la Rambla de Jinámar, al que fueron, entre familiares y amigos, algo más de medio centenar de invitados.


Lea la noticia completa en la edición impresa de La Provincia, en el PDF del periódico o en Orbyt

Las Palmas GC

Guagua en la capital.
Cumbre de movilidad y turismo en el Elder

Cumbre de movilidad y turismo en el Elder

Expertos técnicos del sector del transporte se reúnen del 18 al 20 de octubre para analizar y...

Ratificada la condena a Jacinto Ortega por mancillar el honor de Ramírez

Ratificada la condena a Jacinto Ortega por mancillar el honor de Ramírez

El concejal de Podemos debe indemnizar al empresario con 4.000 euros

El Centro Cívico La Ballena estrena instalaciones

El Centro Cívico La Ballena estrena instalaciones

El salón de actos llevará el nombre de Susa Cardero

Fomento convoca pruebas para incorporar un nuevo práctico a La Luz

Fomento convoca pruebas para incorporar un nuevo práctico a La Luz

El presidente de la Autoridad Portuaria espera cerrar pronto un acuerdo con el Ministerio para...

El canon del Santa Catalina se invertirá en el Museo Néstor y el Pueblo Canario

El canon del Santa Catalina se invertirá en el Museo Néstor y el Pueblo Canario

La cadena Barceló pagará una renta anual de 600.000 euros durante los 35 años de contrato

"Mami, di que te apuñalaste tú"

"Mami, di que te apuñalaste tú"

El universitario de 21 años que mató a su madre en León y Castillo trató de convencerla para que...

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine