Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas Fundacionales

Las Canteras rezuma tradición por la noche de San Juan en Las Palmas de Gran Canaria

Miles de personas disfrutan de la mágica velada en familia o con amistades tras una jornada de sol, playa y mucha alegría por regresar después de la pandemia

Así fueron los fuegos de San Juan en Las Canteras

Fuegos de San Juan en Las Canteras El Coleccionista de Instantes

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Fuegos de San Juan en Las Canteras Christian Afonso

Las Canteras ha recuperado la víspera de San Juan el ambiente animado de las grandes noches de 23 de junio. Miles de personas se han acercado a la playa a vivir la magia del santo patrón de Las Palmas de Gran Canaria en una jornada en la que el sol ha acompañado y la comida y bebida no ha faltado. Familias y grupos de amigos se han dado cita tras dos años de parón por la Covid, con mucha alegría de retomar la tradición de celebrar en comunidad y ganas de pasarlo bien, escuchar buena música y darse un baño nocturno en las aguas del Atlántico mientras la luz y el color del espectáculo pirotécnico ilumina el cielo capitalino.

Desde todas las partes de la isla, han sido muchas las personas que se han acercado hasta la playa de Las Canteras para festejar. Festejar el 544 cumpleaños de la ciudad, pero también festejar que la vida, poco a poco, regresa a algo parecido a la normalidad previa a la pandemia. "Teníamos muchas ganas, es un símbolo de que estamos recuperando nuestras vidas y que todo sigue su curso", ha señalado José mientras bebía una cerveza bien fresquita. La misma opinión compartían los miembros de la familia Artiles, que ven con buenos ojos el poder "volver a disfrutar de los pueblos y ciudades y de sus fiestas", o la familia Hernández, que ha admitido sentirse encantada de "volver a todo este ambiente mágico y único que solo se vive un par de veces al año".

14

Tarde de la víspera de San Juan en la playa de Las Canteras Juan Carlos Castro

Tras tres horas de música en directo desde las plazas de Saulo Torón -con Ruts & La Isla Music y David Bustamante- y de la Música -donde actuó Javier Gurruchaga y la Orquesta Mondragón-, el sonido que ha predominado en gran parte de la playa -más allá de las exclamaciones de las personas asistentes- han sido las detonaciones de los más de 560 kilos de pólvora que han llenado de palmeras, volcanes y otras múltiples figuras lumínicas el firmamento. 

Un espectáculo lumínico que ha dado paso al concierto de Totó Noriega, que llevó el ritmo latino a La Puntilla para poner el broche de oro a la velada. Y es que la gente no ha parado de mover el esqueleto desde las 21.15 horas, y lo ha dado todo cuando el artista cántabro se subió al escenario. De hecho, ya en las pruebas de sonido, un nutrido grupo de personas han coreado sus letras para deleite de Bustamante.

Los Artiles han bajado al arenal desde Tamaraceite. Muy temprano para no tener sobresaltos a la hora de encontrar un hueco en el que meter el coche una noche tan animada como esta, en la que se preveía una afluencia de más de 100.000 almas. "Vamos a estar relajados, a pasar un rato agradable y a la medianoche nos meteremos en el agua y nos daremos un baño, como manda la tradición", ha agregado el padre del clan, cómodamente aposentado ya sobre la toalla. El menú del día se repetía en la mayoría de grupos diseminados por toda la playa: tortilla de papas y los piscolabis de rigor para pasar la noche bien alimentados. En el caso de los Artiles, ello se acompañaba con algo muy típico del Archipiélago, un caldero de carne de cochino.

La madre ha destacado que este tipo de tradiciones "no se pueden perder", por lo que le alegra que en este 2022, y tras los difíciles años previos, haya tanta afluencia de gente, aunque ha pedido también "responsabilidad" para evitar ensuciar un entorno como es Las Canteras. "Hemos traído bolsas suficientes para meter todos nuestros residuos dentro y tirarlas al cubo cuando nos vayamos, si es que no están llenos para ese entonces", ha puntualizado mientras su hijo y su nieto se salpicaban con el agua salada. Lo que sí no han podido hacer, y han echado mucho de menos, es poder saltar sobre las hogueras, en una costumbre muy propia de esta noche de San Juan, aunque su marido ha asegurado entre risas que pondrá el termo del café en la arena y lo saltará.

Los Hernández, por su parte, llevan la tradición sanjuanera muy dentro. Naturales de La Isleta, se mudaron en su momento a Cruz de Piedra, pero esa identidad del barrio portuario sigue presente en sus vidas como una lapa a su roca. "Esta es una noche muy especial, la magia de San Juan es de sobra conocida", ha explicado uno de sus miembros. Una decena de ellos ya habían llegado sobre las seis de la tarde para ir cogiendo uno de los privilegiados huecos cerca de La Puntilla, desde donde podían ver los fuegos artificiales que se lanzarán desde esa zona de la playa y también los de Los Muellitos, en La Cícer.

«Echábamos de menos el poder venir, vamos a pasar un rato tranquilo, escuchando música», según afirma Joana

decoration

Con la nostalgia de los tiempos pasados, sí que han lamentado que haya ciertos aspectos de la festividad que se hayan perdido por el camino, como los fuegos, prohibidas hace un tiempo para evitar contaminar la arena. "En La Punta, hacíamos hogueras inmensas, todo eso era increíble... Se pone uno a recordar cómo era antes y le entra morriña", ha comentado uno de los miembros del clan. Pese a todo, una velada como esta no se podía dejar escapar, sobre todo para inculcar a los más pequeños de la familia el significado que tiene esta festividad y que puedan vivirla con la máxima intensidad, tal y como han hecho ellos durante toda su vida.

Desde Paraguay, aunque llevaba 12 años viviendo en Bruselas, ha llegado Lorena a las sanjuaneras capitalinas, que disfrutará por primera vez. Parte de su familia ya vivía en Gran Canaria desde hace un tiempo y eran asiduos de la festividad desde hace muchos años. En su tierra natal sí que había la tradición de la noche de San Juan, aunque se vivía de un modo distinto, pero ha admitido tener ganas de ver cómo se celebra en la capital grancanaria, antes de salir corriendo para ver a David Bustamante, cantante que ofrecerá su concierto desde las 22.15 horas en la plaza de Saulo Torón, en sus ensayos previos.

Con ella estaba José, quien ha dicho que lo que más le gusta de esta víspera del santo patrón es el "ambiente que se respira". De Guanarteme, saben muy bien cómo es una noche mágica como esta porque la han vivido casi en primera persona: "Es algo muy de aquí, una tradición que se había perdido en los últimos años y que ha regresado con fuerza".

Pocas sanjuaneras lleva tras de sí la hija de Joana y Andrés, una pareja de origen colombiano que llevan muchos años viviendo en la capital grancanaria. Con seis añitos, la pequeña se divertía en las horas previas a la gran cita con los fuegos corriendo por la arena y dándose algún que otro chapuzón en el Atlántico. "Echábamos de menos el poder venir, y en esta ocasión hemos decidido pasar el rato tranquilamente, nosotros tres juntos, escuchando la música en directo y comiendo", ha relatado la mujer. Para ello, se han provisto de guacamole con nachos y costillitas, lejos de la tradicional tortilla española, pero igual de útiles para saciar el apetito.

"Concientizados" con el medio ambiente, esta pequeña familia también ha llevado bolsas de basura para recoger los desechos y contribuir a que, este viernes, la población que vaya a disfrutar de la playa se la encuentre en el mejor estado posible. En esta ocasión, han decidido acercarse hasta La Puntilla porque querían estar cerca del escenario y disfrutar de los conciertos, pero no saben adónde irán el próximo año, ya que cada noche de San Juan van a un sitio distinto.

La Puntilla vibró toda la noche con conciertos de Ruts & La Isla Music, David Bustamante y Totó Noriega

decoration

Juan, Daniel, David y Mariluz eran la pequeña representación que, sobre las seis de la tarde, ya habían empezado a montar el campamento para la noche de San Juan, pero pronto comenzarían a llegar más miembros de su grupo de amistades. Una quincena de ellos van a gozar de la magia del 23 de junio en Las Canteras. Uno de ellos es Paquito, que con sus 73 años, no dudará en meterse al agua a las 12 de la noche para cumplir, como está mandado, con la tradición. También lo hará David, quien, entre risas, ha indicado que va a "hacer un conjuro" para que la Unión Deportiva ascienda a Primera División el próximo año "tras el disgusto que dio este año".

A Daniel, por su parte, le servirá para despejarse después de tener que realizar este mismo jueves por la mañana un examen de Historia Antigua Universal. Cursa primero de la carrera de Historia y este era la última de las pruebas que tenía en este curso, así que, aunque no pueda quemar sus apuntes en las hogueras, sí que se olvidará por un momento de fechas, eventos y personalidades para centrarse en pasar un buen rato. Mariluz, mientras sostiene un vaso con su cerveza de limón, ha aseverado que, aún viviendo en el Carrizal de Ingenio, "me he venido hasta aquí porque como Las Canteras no hay nada mejor". Larga vida a las sanjuaneras y al arenal capitalino.

Compartir el artículo

stats