14 de marzo de 2017
14.03.2017
Análisis

'Jane Austen en el país del Brexit'

Escocia se está metiendo en un buen lío, que por otra parte, nada se parece al enredo catalán

14.03.2017 | 21:20

Anda Inglaterra revolucionada sobre el supuesto envenenamiento con arsénico que pudo causar la muerte a la gran Jane Austen. La escritora, de quien me declaro devota, falleció en julio de 1817, con 41 años, cuando Escocia ya llevaba más de un siglo unida a Inglaterra. Ya muy enferma, terminó 'Persuasion' y comenzó 'Sandinton' un relato en el que, ironías del destino, se burla de la hipocondría.

Sandra Tuppen, comisaria principal de manuscritos en la Biblioteca Británica, considera que la autora, enterrada en la catedral de Winchester, pudo fallecer envenenada, aunque no de forma premeditada. Aporta como prueba la diferente graduación de los tres pares de lentes que le pertenecieron, lo que evidencia la progresión de una catarata, agravada a consecuencia de la supuesta sustancia mortífera.

Y fatal, letal y hasta algo 'psicótica', consideran muchos británicos a la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, empeñada en celebrar un segundo referéndum de independencia que ha puesto los tacones de punta a Mrs. May. La primera ministra, adalid del Brexit, no se lleva con la aguerrida lideresa de las Tierras Altas, pero habría hecho amistad con Jane. La novelista era tan 'british' como ella. Además, ambas comparten el amor por Oxford, donde ambas se formaron, Jane Austen en su infancia y Theresa May en su juventud. A lo largo de estos meses me he preguntado que habría pensado Austen del Brexit y la respuesta que se me presenta cada vez más nítida, es que la escritora, enamorada del alma inglesa y crítica, a la vez, con sus defectos, se habría dejado seducir por el hermoso proyecto europeo, ya con sesenta años a la espalda, para nada incompatible con la grandeza del Reino Unido y su milenaria cultura.

Austen era una criatura de su tiempo, la Regencia, inscrita en el periodo georgiano, previo a la época victoriana. En aquellos años se gestaron las revoluciones agraria e industrial y comenzó la gran expansión del Imperio Británico. Las diversiones de una dama de sociedad no pasaban más allá de acudir a la temporada londinense, pasar el verano en Bath, bailar, salir al campo y conocer a apuestos caballeros que casi nunca eran lo que parecían ser.

Pero dentro de aquella sociedad limitada el sentimiento 'british' de Jane tenía amplitud de miras. La visión de aquella adelantada a su tiempo superó con creces a la de los ingleses actuales que toman el roastbeef de los domingos, cultivan rosas en sus soberbios jardines, disfrutan del té de las cinco y conservan en la cartera las libras que nunca han serán reemplazadas por euros. El Brexit no les quita el sueño (de momento) y el hecho de que Theresa May active el artículo 50 del Tratado de Lisboa a finales de mes les parece irrelevante.

Ahora bien, si algo no toleran los habitantes de esas islas que viven perdidas en la nebulosa de grandezas pasadas, presentes y futuras, es que Escocia quiera desgajarse del Reino Unido. Por eso May invoca incluso a España como el gran obstáculo que tendrían en Bruselas los escoceses, a la hora de solicitar el reingreso en la UE. En realidad José Manuel Barroso ya lo dejó claro en 2012: la membresía europea no es hereditaria. Inglaterra no podría ser reemplazada por Escocia de forma automática. En fin, Escocia se está metiendo en un buen lío, que por otra parte, nada se parece al enredo catalán. Toda similitud entre Sturgeon y Puigdemont es mera coincidencia. Como pequeño detalle baste decir que en caso de emancipación Escocia permanecería bajo la corona de Isabel II. Eso a Jane Austen también le habría gustado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mundo

Frauke Petry, copresidenta del Alternativa para Alemania.
Una líder de la ultraderecha renuncia a su escaño

Una líder de la ultraderecha renuncia a su escaño

Frauke Petry, uno de los rostros más mediáticos de la AfD, prefiere no sentarse junto a sus...

Merkel gana las elecciones pero pierde apoyo; la ultraderecha, tercera fuerza

La CDU lograría el 33% de los votos, mientras que los socialdemócratas tocan fondo con cerca del...

Victoria sin sonrisas

Victoria sin sonrisas

Merkel inicia su pugna con Macron por el cetro europeo y aparece ante Bruselas más débil que nunca

Empieza el referéndum de independencia en el Kurdistán iraquí

Tres millones de personas están llamadas a votar en las cuatro provincias bajo autonomía del...

Trump incluye a Venezuela en su nuevo veto migratorio

Trump incluye a Venezuela en su nuevo veto migratorio

"Hacer que EEUU sea seguro es mi prioridad número uno", ha asegurado el presidente tras imponer...

Gráfico: Resultados provisionales de las elecciones

Gráfico: Resultados provisionales de las elecciones

La CDU de la canciller alemana Angela Merkel se ha impuesto en los comicios de este domingo

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine