Chuck Loeb | Guitarrista de jazz

´Si la música me toca el corazón, ya pueden llamarla como quieran´

Loeb actúa el próximo miércoles en el Rincón del Jazz del Auditorio Alfredo Kraus

 15:14  
Chuck Loeb con su guitarra.
Chuck Loeb con su guitarra.  LP/DLP

A. ZABALETA Loeb actuará el próximo día 16 en el Rincón del Jazz del Auditorio Alfredo Kraus. Reconocido maestro como guitarrista de jazz, aprendió y alternó con los mejores del género para comenzar a forjar su propio camino a finales de los setenta. Ha tocado con formaciones como Steps Ahead, Petit Blonde, Metro y Fantasy Band, además de compartir escenario con músicos de la talla de Gary Burton y Dave Samuels. Completan su currículum importantes labores como productor y compositor.

- ¿Qué música va a ofrecer en su próxima actuación en Gran Canaria?
- Voy a presentar música de mi nuevo CD, Plain 'n' simple", que hace el número 17 en mi discografía. La idea central del disco es el sonido del órgano Hammond B-3 y la música del los años sesenta de los grupos de Jimmy Smith con Wes Montgomery, Don Patterson con Pat Martino, y Jack McDuff y George Benson. Esa época de jazz me influyó mucho y siempre he pensado en hacer un proyecto en esa línea. Los músicos que vienen a actuar conmigo están entre mis preferidos del mundo: Wolfgang Haffner a la batería, Pat Bianchi al órgano y Andy Snitzer como saxofonista tenor.

- Usted ha sido protagonista y testigo de excepción de la evolución del jazz desde finales de los setenta hasta ahora. ¿Cómo ve ese recorrido del género en los últimos treinta años?
- Mucho ha cambiado, y mucho queda igual... En mi opinión el elemento fundamental es la personalidad del músico y como cada uno transmite sus sentimientos al publico. Hay también muchas más mezcla de estilos -combinaciones de jazz puro con funk, pop, soul y latin- y eso da un toque importante para mi gusto. Los músicos jóvenes ahora me impresionan mucho.

- ¿Qué recuerdos tiene usted de Stan Getz, en cuyo grupo actuó en sus inicios?
- Fue una temporada muy importante para mí, tanto como músico como a nivel personal. Con Stan toqué en los clubs y festivales más importantes del mundo del jazz, y en esos momentos aprendí mucho. También durante aquel tiempos conocí a la cantante española Carmen Cuesta, y ya llevamos 32 años casados. ¡Stan era el padrino de la boda!

- Usted tomó lecciones de auténticos maestros del género, como Jim Hall y Pat Metheny. ¿Cuál es, a día de hoy, su influencia principal como guitarrista de jazz?
- Esos dos que nombra son muy importantes. Pero hay otras influencias, como Wes Montgomery, George Benson, Pat Martino, Jimi Hendrix, John Mclaughlin, Jeff Beck y muchos más...

- ¿Le molesta la etiqueta 'smooth jazz' (jazz suave), que algunos críticos aplican a veces a su música?
- No. Entiendo que los que tienen que hacer marketing necesitan nombres, y categorías para la música: smooth, contemporary, latin, etc etc... Pero en el fondo es como el dicho de Duke Ellington: "Hay dos tipos de música, buena y mala, y yo prefiero música buena." Si la música me toca el corazón, pueden llamarla GreenJazz y no me importaría.

- Dicen las críticas que su último sonido recupera los hallazgos del 'eBop'. ¿Es ése, a su juicio, el disco principal de su ya larga trayectoria?
- Hmmmmm.... no sé. Creo que es mejor si otra gente deciden eso... Mis discos son como hijos... no puedo decir cuál de ellos es mi preferido.

- ¿Qué futuro le ve usted al jazz como paradigma de música occidental improvisada?
- Creo que la historia del jazz, y la tradición de improvisar de los maestros: Charlie Parker, John Coltrane, Miles Davis, Lester Young, Wes Montgomery, Bill Evans, etc etc siguen siendo fundamentales para aprender a improvisar. Con cada generación de músicos el vocabulario crecerá con novedades de estilos e ideas. ¡Veo un futuro brillante de improvisación!

  HEMEROTECA