ÚLTIMA HORA
A limine

Hipocresía semántica

 

PILAR CÁCERES Desde que tenemos uso de razón, la violencia es una constante en nuestras vidas que sufrimos de forma directa o indirectamente. Sabemos a grandes rasgos, lo que es y sus diversas manifestaciones, tanto físicas como psicológicas. Pero en el fondo, su definición resulta compleja porque sus matizaciones dependen del punto de vista desde el que se considere, llegando incluso en ocasiones, a estar subordinado a criterios subjetivos de tal manera que se definen diversos estándares en cuanto a las formas de violencia, aceptadas o no socialmente y que no siempre son sancionadas por la ley ni por los medios. Un ejemplo de ello, es el caso de Sánchez Gordillo y miembros del SAT, cuando entraron en un supermercado y llenaron varios carros de alimentos de primera necesidad para entregarlos a familias sin recursos, produciéndose un empujón a una cajera que les cerraba el paso. El reproche fue elevado a la categoría de violencia de género por la Defensora del Pueblo, y obligó a pronunciarse a dos ministros calificando el hecho de robo con violencia. Sin embargo, el manotazo del Rey a su chófer por considerar errónea una maniobra de este último, es tratado como gesto campechano del monarca. Lo mismo que cazar elefantes en Botswana. Acaso tampoco merece la consideración de violenta la legislación que ampara el despojo a los ciudadanos de sus derechos fundamentales (a la vivienda, a un trabajo, a la salud y educación públicas, en definitiva a una existencia digna), más si cabe cuando se favorece con ello especuladores con bolsillos sin alma, culpables de la debacle financiera del país.


La subida de impuestos que encarecen productos de primera necesidad y la reducción de los salarios, arroja a muchas familias a la miseria, y ésta no es considerada violencia en los ámbitos mediáticos. Tampoco el hecho de que muchos niños tengan como única comida la del centro escolar, o el tupper casero, penalizado con pagos diarios. Quizás alguien pueda ahorrarnos la vergüenza de escuchar la clasificación de la violencia en justa, injusta, legítima e ilegítima, pretendiendo justificar tanto despropósito. Porque incluso la tipificada en las normas es interpretada a conveniencia.

  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
 
  PROMOCIONES   CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA PROVINCIA |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  AGENCIAS |  CONTRATAR  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de la-provincia.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Avís legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya