LP Confidencial

Trabajar o no trabajar

15.02.2014 | 02:10

En internet hay mucha gente que no sabe qué hacer con su vida y que lo expresa así: "No sé qué hacer con mi vida". Significa que hablamos de la vida como de un objeto que no tenemos dónde colocar.

- Hazme un sitio para la vida, por favor.

Si la vida se pudiera poner encima de la tele, como la foto de la primera comunión, la colocaríamos ahí. Pero la vida no es un objeto tangible ni espiritual. Bueno, no sabemos muy bien, parece un discurrir€ Una sucesión de lunes y de eneros y de años€ John Lennon decía que la vida era eso que pasaba mientras hacíamos planes. A veces, nos precipitamos en la vejez proyectando futuros imposibles. Una chica de las que no saben qué hacer con su vida, asegura en Internet que le gustaría estudiar "fotografía, diseño publicitario, idiomas, literatura, antropología y turismo". No dice que le gustaría ser físico nuclear porque la gente que quiere dedicarse a la física se pone a estudiar, igual que la que desea entregarse a las matemáticas o a la ingeniería. Cuando alguien desea dedicarse a la fotografía, el diseño publicitario, los idiomas, etc., etc..., es que no quiere hacer nada en realidad. Me recuerdan a los que quieren ser escritores sin escribir, actores sin actuar o directores de cine sin dirigir. Hay una serie de actividades que atraen a los indecisos como la luz a las polillas. Igual que las polillas, se abrasan al acercarse a su deseo. He conocido a mucha de esa gente en talleres de lectura.

- ¿Usted por qué quiere escribir?

- Porque no sé qué hacer con mi vida.

Piensan que escribir es fácil, que basta con tener un poco de vida interior y todo eso. Pues no, para escribir hay que estudiar también. La conclusión a la que llegas es que mucha de la gente que no sabe qué hacer con su vida, sí lo sabe. No quiere hacer nada. Y eso es perfectamente legítimo, tan legítimo como estudiar arquitectura, solo que la arquitectura da más trabajo. Al final, casi todo es una cuestión de trabajar o no trabajar. No pasa nada por no trabajar, pero conviene confesarlo y confesárselo: yo no quiero hacer nada con mi vida. Vale.

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine