20 de marzo de 2015
20.03.2015
Ritos de paso

Bono o los huesos de Cervantes

20.03.2015 | 00:40
Bono o los huesos de Cervantes

Curiosa matraca la del que monta una estrategia de feria para vender libros, el segundo tomo de unas supuestas notas seleccionadas. Está en su derecho, igual que los demás estamos en el de no creernos la repetida espontaneidad del contenido del libro. La lectura de la primera entrega lo desvelaba todo, era una manifestación escandalosa de "yomimeconmigo" para dejar constancia de que todavía estaba disponible. Se le pasó el arroz, perdió el congreso del PSOE de 2000 frente a un diputado de León al que le escribieron bien el discurso -"el socialismo libertario"- y le pastelearon los votos en una noche en la que a Blanco se le quedaron para siempre los ojos morados, no se sabe muy bien si por falta de sueño o porque olía lo que le había costado, lo que le iba a costar la ronda: un nuevo estatuto catalán y el "tamayazo" de 2003 en la comunidad de Madrid. Pero esa es otra historia de la que, es un suponer, se escribirá la verdad cuando toque o no haga demasiado daño. En este momento, el actual secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no debe permitirlo por la cuenta que le trae. También es otra historia. Lo importante es el concepto, que dijo un gallego en una película, lo que aquí es igual a huesos. Bono ha escarbado en la gruta de las monjas como los arqueólogos forenses lo han hecho en busca impetuosa de los restos de Miguel de Cervantes. A buenas horas venimos a recuperar el interés por el mal llamado barrio de las letras de Madrid, ciudad en la que los iletrados son montón. Tienen un ayuntamiento nuevo que les costó quinientos millones de euros, y tan contentos. Sólo la liberal que aspira a alcaldesa denuncia lo que su propio partido despilfarró. Otra iletrada: el Gran Wyoming tendrá que pagar sus pecados por haberla hecho famosa en aquel estupendo programa de inspiración porteña, Caiga quien caiga. Y Bono con los huesos, los pactos con Pablo Iglesias para salvar su culo -otra de sus mentiras, la comida amigable- y su libro. Seguro que el martes llena en la presentación. Y seguro que vende muchos ejemplares. Siempre es buena noticia que se vendan libros. Al menos más de ochocientos, para todas las personas a las que cita en su libro a las que oportunamente ha invitando a la presentación, avisándoles, a toro pasado, que les citaba, "¿no te importará, verdad?" Y mi ejemplar, el que me regaló mi hijo ayer. Bendito sea, mi hijo, y su madre, por supuesto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine