26 de marzo de 2015
26.03.2015
Retiro lo escrito

El precio de la pobreza

26.03.2015 | 02:30
El precio de la pobreza

Según el reciente informe de Save the Children sobre pobreza infantil y exclusión social en España en Canarias, donde residen 368.000 menores de 18 años, un 35% de los mismos (casi 130.000 niños) viven en hogares bajo el umbral de la pobreza. Unos 145.000 viven en riesgo de pobreza o exclusión social y 44.000 sufren privación material severa en familias que no pueden pagar un alquiler, o comer carne, pollo o pescado tres veces a la semana, o disponer de una lavadora, o abonar las facturas de gastos corrientes, como el suministro de energía eléctrica o agua a domicilio. La metodología del análisis de Save the Children es sencilla y está basada en estadísticas oficiales: no caben muchas reservas formales. Es la enésima bofetada estadística a los poderes públicos pero se les partirá la mano, como quien pega un puñetazo a una pared de mármol. Solo espero que no aparezca Inés Rojas para afirmar, temblando de indignación, que el Gobierno autónomo hace todo lo que puede y a nadie se le puede exigir más.

La pobreza miserable, por supuesto, es éticamente intolerable y un infierno despiadado para quien la vive, pero también resulta, desde el punto de vista de la salud económica de una sociedad, un desastre sin paliativos. En una situación de desempleo cronificado y superior al 25% durante años y años y de subempleos de supervivencia no cabe esperar un aumento significativo del consumo y sin aumento del consumo no remonta la demanda agregada y el sistema económico renquea. La pobreza miserable, como ocurre con una desigualdad creciente, conspiran contra el desarrollo capitalista a largo plazo y resquebrajan la cohesión social. La pobreza supone la amenaza de una condena vitalicia para los niños y adolescentes de la recesión. En la literatura sociológica disponible se ha acuñado una expresión muy precisa, estrés tóxico, para definir las condiciones en las que los niños que viven en el naufragio cotidiano de la pobreza están obligados a desenvolverse. La angustia interminable, las discusiones, el miedo, la humillación, la falta de atención y estímulos, la incertidumbre de cada mañana afectan directamente al desarrollo cognitivo de los menores, especialmente en sus primeros años, y algunos especialistas indican que podrían reducir el cociente intelectual hasta en quince puntos porcentuales. Simplemente, cuando estás en el borde del abismo de la miseria no puedes pensar en otra cosa. Es una obsesión que castiga el cuerpo y destruye el alma. Desde su sucio trono desdentado la pobreza humilla. La pobreza enferma. La pobreza idiotiza. Más de un tercio de los niños y adolescentes canarios contemplan cómo la pobreza y la miseria esculpen su futuro de mierda, dolor y resentimiento. Una canallada que transcurre en silencio. Un fracaso indecente por el que la sociedad canaria deberá pagar un precio exorbitante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine