28 de octubre de 2016
28.10.2016
Opinión

La Playa Chica sin arena

28.10.2016 | 01:45

Para los que hemos vivido aquí gran parte de nuestra vida, observar la actual disminución de arena en nuestra playa chica, situación que se prolonga un año aproximadamente, nos inquieta y preocupa; se han descubierto rocas o "mariscos", incluso los de "barro", que llevaban muchos años sin aparecer. Esto ocurría también hace unos 50 o mas años, cuando había mareas fuertes o "rebosos", pero volvía a la normalidad poco tiempo después. Creemos que lo que esta pasando puede ser lo siguiente:

Como ya se ha dicho por muchos, yo mismo en marzo de 2008, la arena proveniente de la baja que hay un kilómetro fuera de la Barra Grande, a marea "llena" pasa sobre esta y se decanta rellenando, poco a poco, el espacio entre La Barra y la orilla de la playa. Esto ocurre todos los días de todos los años, en mayor o menor magnitud según sean las mareas. La corriente dominante durante la bajamar, a marea "vacía" (modismo de la playa de Las Canteras), es de dirección Este-Oeste o sea hacia el Pasadizo en La Playa Chica, vacía el volumen de agua, que antes había llenado, de La Barra a la orilla y desde la Puntilla hasta el Muro Marrero. Al reducirse este volumen por la aportación de arena citada, al ser la cantidad de agua, día a día, la misma y como tiene que salir en el mismo tiempo, el correspondiente a la duración de la bajamar, la corriente de agua se acelera y esta mayor rapidez, quita arena de la orilla de la playa Chica, desde el muro Marrero hasta el Charcón, donde comienza la playa de La Peña de la Vieja, descubriendo todos esos "mariscos" que antes citábamos y , me parece, que será difícil que se vuelvan a cubrir de arena, salvo un temporal fuerte que invierta el flujo de agua señalado. Pero volverán a descubrirse en poco tiempo todas las peñas, rocas, "mariscos", etc., antes citados.

La solución a todo esto esta contemplada en el Libro blanco de la bahía del Confital y La Playa de Las Canteras, tantas veces aludido y tantas veces ignorado por nuestras autoridades: Ayuntamiento de las Palmas, Cabildo y Costas, el primero el principal responsable, aunque la única actuación llevada a cabo tímidamente, la hizo la alcaldesa Luzardo. La arena seca retirada en la orilla, esta hoy en el Sur, uniendo la playa del Cochino con el principio de la playa del Ingles.

Si han llegado leyendo hasta aquí, me gustaría que los playeros, viejos y jóvenes, que aman y disfrutan de Las Canteras y sobre todo los que usamos la Playa Chica, presionáramos, escribiéramos, utilizáramos la Red, etc. y convenciéramos al concejal de playas de Ayuntamiento a poner en marcha la actuación descrita en el citado Libro Blanco, que solucionaría, por muchos años, la colmatación producida por la arena, aunque al cabo de un tiempo, unos 50 años aproximadamente, habría que volver a repetir la operación, pues el mar es como una maquina, siempre en movimiento y de ahí su belleza, su riqueza, su necesidad, etc. Una maravilla que los isleños tenemos la suerte de disfrutar. Me llegan noticias de que hay cierto pesimismo entre algunas de las personas que participaron en la redacción del Libro Blanco, que no saben con exactitud como se mueve la arena, lo que entiendo, pues debe ser difícil, pero lo antes descrito se puede hacer y su resultado será positivo, no perfecto. Un refrán aplicable a esta situación es "Lo mejor es enemigo de lo bueno", que incita a no hacer nada. Espero que no sea este "no hacer" la decisión de nuestras autoridades, pues podría ocurrir que nos tuviésemos que bañar fuera de la Barra y entonces ¡Adiós Las Canteras!, una de las mejores playas urbanas del mundo (prensa internacional dixit). Luchemos para que esto no ocurra.

No puedo terminar sin dedicar un recuerdo a los playeros de mi generación y las siguientes, familiares muchos y amigos todos, vivos unos idos otros, que a buen seguro estarán de acuerdo con este escrito: Los Marrero, los Correa, los Naranjo y Fuentes, los Bosch y Sintes, los Massanet, los Roig, los Esteva y mis amigos de infancia Santiago y Juan Nuez, Manolín, Manolo Montas, magnifico portero, Juan Rodríguez Gallardo, delantero centro y gran pescador, etc. Nuestra ocupación , principal y dominante, era el mar; todos aprendimos a nadar y a caminar casi a la vez ( por cierto descalzos las 24 horas del día). Primero y según la edad, el reto natatorio era llegar a la Barra Chica, de la que nos tirábamos de cabeza a marea llena, pues había menos arena que ahora; luego al crecer, nadar hasta la Barra Grande, con marea vacía, al principio y llena después.

Caminábamos por ella descalzos, llena de erizos, lo que requería cierta destreza, que todos los playeros tenemos, bajábamos como si fuera un tobogán por "los resbaladizos", cuando el agua discurría suavemente por ellos; nos lanzábamos al agua por detrás de La Barra, entonces una aventura (el fondo no se veía bien pues no existían las gafas submarinas) y volvíamos a subir a La Barra, usando lo que se llama el "ascensor", cuando la ola nos subía a La Barra. Otra diversión acuática era "sebar" olas, antecesor del surf, al menos en Las Canteras, cosa que hacíamos muy bien todos los antes citados; y por ultimo pescar: en La Barra Chica, en el Charcón, desde El Peñón, en el Pasadizo, en La Barra Grande, desde un bote delante y detrás de La Barra, etc.

Pero no sigamos con los recuerdos y la nostalgia del tiempo ido. La razón de este articulo es la invasión de arena en Las Canteras, e intentar concienciar a todos: autoridades, playeros, usuarios de la playa, ciudadanos de Las Palmas G.C. y de Gran Canaria, de la necesidad urgente de actuar tal como dice el "Libra Blanco", tantas veces citado. No podemos asistir impávidos a la "destrucción" y no exagero, de nuestra Playa de Las Canteras. Espero que este escrito sirva para algo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine